Fútbol | Primera RFEF Primera RFEF: la silla eléctrica preventiva

  • Ocho de los 20 equipos del grupo II no han renovado a sus técnicos

  • Balompédica, con Romerito, y Algeciras, con Iván Ania, dos de los que estrenan

El entrenador de la Balona, Romerito, con su segundo, Fernando Niño, en la presentación

El entrenador de la Balona, Romerito, con su segundo, Fernando Niño, en la presentación / RAG

Una de las imágenes icónicas de cada ascenso es, sin duda, la del entrenador del equipo de turno siendo manteado por sus futbolistas a modo de reconocimiento. No está escrito en ningún manual, pero alcanzar el objetivo suele llevar implícita la renovación del contrato. Sin embargo la recién creada Primera RFEF rompe con las estadísticas. Ocho de los veinte equipos que militan en el grupo II, entre ellos los del Campo de Gibraltar, arrancarán la andadura del estreno de esa división con un inquilino diferente en su vestuario del que finalizó la campaña.

La particularidad de un sistema de competición sin margen de error, consecuencia de la crisis sanitaria generada por el Covid-19 (coronavirus), que dio lugar a muchas tensiones, especialmente después de cada resultado adverso y que desgastó a los preparadores de forma nada habitual en las temporadas al uso. El convencimiento de los clubes de que la campaña próxima será muy exigente. El desembarco de nuevos propietarios. Las causas son infinitas, pero lo cierto es que la tan temida silla eléctrica en la que se convierten los banquillos ha funcionado incluso de manera preventiva en la Primera RFEF.

Entre los casos en los que el técnico que condujo a su equipo hacia el éxito pero no estarán en la inminente pretemporada se encuentran los de la Real Balompédica Linense y el Algeciras Club de Fútbol. Los balonos fueron de los primeros en anunciar un “mutuo acuerdo” que suponía la salida de Antonio Calderón. Un pacto de no agresión que sepultaba diferencias internas. Pronto llegó un carismático exjugador de la casa, Antonio Ruiz Romerito. En el caso de los de La Menacha la historia se dilató en el tiempo. La posible renovación de Salva Ballesta estuvo en el alero hasta que Europa Sur desveló que el nuevo responsable de la entidad, Félix Sancho, se había decantado por Iván Ania, cuyo fichaje se dio a conocer de manera oficial casi una semana después.

Entre los casos más significativos en los que se ha producido el relevo están el del sempiterno García Pimienta en el Barcelona B –que muchas veces asomó como candidato para el primer equipo-, el de Alberto González, quien abandonó el Linares por decisión propia o el Jovan Stankovic, que tenía contrato en vigor en el San Fernando, el único de los 40 equipos de la categoría que, a día de hoy, no ha dado a conocer el nombre del próximo jefe de su vestuario.

Los clubes que han cambiado de técnico son: Real Balompédica (Antonio Calderón/Antonio Ruiz Romerito); Algeciras Club de Fútbol (Salva Ballesta/Iván Ania); Linares Deportivo (Alberto González/Alejandro Sandroni); Albacete Balompié (Fran Noguerol/Rubén de la Barrera), Barcelona B (García Pimienta/Jordi Barjuán); Nàstic de Tarragona (Toni Seligrat /Raúl Agné), UD Cornellá (Guillermo Fernández Romo/Raúl Casañ) y el mencionado San Fernando CD (Jovan Stankovic/¿?).

Los renovados

En el apartado de los renovados hay truco. Son 12, pero en realidad deberían contabilizarse como once, ya que el Castellón puso al frente del equipo blanquinegro a Sergi Escobar a dos jornadas del final, cuando su descenso desde la Segunda división ya se había concretado. Es decir, fue un relevo concretado a priori.

Sin duda, en ese grupo destaca el nombre de Raúl González Blanco como técnico del filial del Castilla, pero tampoco debe pasar por alto el de Éder Sarabia –el polémico segundo de Quique Setién en el Real Betis y en el Barça- que se mantiene en el Andorra de Gerard Piqué.

En esa relación de los que podrán disfrutar de la nueva categoría en el mismo club en el que terminaron aparece el exbalono Pedro Buenaventura (Atlético Sanluqueño) y otros nombres menos conocidos para el gran público, como es el caso de Antonio Hidalgo, que después de ascender y descender con el Sabadell de Stoichkov y Pierre Cornud sigue contando con el respaldo de la directiva o el del jiennense Miguel Álvarez, que hilvana su quinta andadura al frente del filial del Villarreal, sin olvidar a Oriol Alsina, que entre su época como jugador y sus diferentes etapas como entrenador (seis ascensos le contemplan) lleva una década en la Unió Esportiva Llagostera.

Los técnicos de la continuidad son: Paco Gallardo (Sevilla Atlético); Manuel Ruano (Betis Deportivo); Pedro Buenaventura (Atlético Sanluqueño); Raúl González Blanco (Real Madrid Castilla); Xavi Calm (Atlético Baleares);  Vicente Parras (Alcoyano);  José María Salmerón (CAM Murcia); Sergi Escobar (Castellón); Eder Sarabia (Andorra);  Antonio Hidalgo (Sabadell), Oriol Alsina (U.E. Llagostera) y Miguel Álvarez (Villarreal B).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios