Real Balompédica Linense Antonio Calderón: "Representar a la Balona ha sido todo un privilegio"

  • "Mi salida es un punto y aparte; no sé cuándo pero nuestros caminos volverán a cruzarse"

  • "Hace tiempo que veía indicios de que esto acabaría con mi marcha", sostiene

  • "Me voy con la espinita de que las circunstancias me han impedido disfrutar más de esa afición"

Antonio Calderón en la bocana de vestuarios del estadio Municipal

Antonio Calderón en la bocana de vestuarios del estadio Municipal / M.C.I.C.

Antonio Calderón puso el lunes fin a un ciclo. A un periodo de un año y medio al frente de la primera plantilla de la Real Balompédica Linense en el que logró una clasificación para la Copa del Rey y un ascenso a la Primera RFEF (Liga Pro). La marcha del técnico gaditano ha sorprendido a muchos en el entorno del conjunto de La Línea, pero bastante más a quienes la analizan desde la distancia, como queda patente en redes sociales. “No es un punto final, sino un punto y aparte”, se apresura a aclarar el preparador en ese tono mesurado que ha utilizado siempre. “Estoy convencido de que mi camino y el de la Balona volverán a cruzarse. No sé cuándo, pero lo harán. Estoy orgulloso de haberla representado todo este tiempo”, desliza como si tuviese la certeza de que ese vaticinio se va a cumplir.

Calderón se muestra esquivo a resolver dudas sobre los motivos de su salida de la entidad. “Hace tiempo que vengo viendo indicios de que esto acabaría así”, se limita a responder cuando se le cuestiona sobre ese tema. “¿Que cuáles son esos indicios? Creo que lo mejor es dejarlo así”.

El preparador contesta con un “no” rotundo a la pregunta de si en alguno de los momentos complicados, especialmente de la temporada que acaba de finalizar, se arrepintió de haber dirigido a la Balompédica o de haber aceptado la renovación el pasado verano. “Jamás se me pasó esa idea por la cabeza, jamás”, dice en un tono imperativo. “Siempre he estado muy a gusto en la Balona, lo he comentado cada vez que he tenido ocasión porque era lo que sentía”.

Me siento superorgulloso de haber defendido a un club con el historial de la Balona. Ha sido un privilegio en todos los sentidos”, abunda.

Eso sí, el ya expreparador albinegro dirige de manera muy concreta sus agradecimientos en medio de una larga conversación que las más de las veces no se antoja una entrevista, sino más bien una charla de despedida... temporal. “Ya dije en Twitter que estaba agradecido a todos los estamentos del club, pero tengo un gran reconocimiento a todos los jugadores que han trabajado conmigo en estas dos etapas. Puede que en la segunda tuviésemos un proyecto más modesto, con menos experiencia, pero se identificaron y trabajaron al máximo hasta conseguir el objetivo. Del primero al último fueron ejemplares”, recalca el míster, que antes de hacerse oficial su adiós ya se había deshecho en elogios para los miembros de su cuerpo técnico a través de Europa Sur.

“Y de la afición lo único que lamento, la espinita que me llevo clavada, es que las circunstancias me han impedido disfrutar más de ella”, comenta en referencia a las limitaciones de aforo –las más de las veces totales- como consecuencia de la crisis generada por el coronavirus. La Línea es una ciudad que siente el fútbol y a su Balona, en la que se vive el día a día de una manera especial y en el vestuario siempre hemos sentido el respaldo de los seguidores”.

“Hasta en los momentos más complicados la gente te paraba por la calle para darte ánimos”, recuerda sin ocultar en su tono su reconocimiento a la hinchada. “Una afición como ésa se merece, como mínimo, estar en la nueva categoría”.

Tras anunciarse su marcha, las redes sociales se han salpicado de elogiosos comentarios hacia el trabajo del entrenador y de los mejores deseos para su futuro. “Ya digo que siempre les estaré agradecido", se limita a señalar como si estuviese un poco superado por tantas muestras de respeto y cariño, que igual ni esperaba porque muchas veces el ruido distorsiona la realidad.

“Creo que la grada ha sabido valorar lo que hemos hecho”, reflexiona. “La gente sabe cual era el presupuesto, cuales eran nuestras limitaciones… y en La Línea se sabe mucho de fútbol y se comprende la dificultad de llegar donde lo hemos hecho, pero no ha sido un éxito de Antonio Calderón, sino de todos, incluidos por supuesto nuestros seguidores. Ya dije que en este club cada logro es un logro compartido”.

El gaditano defiende a capa y espada no solo que aún no tiene decidido cuál será su futuro sino incluso que ni siquiera había recibido llamada alguna de otros clubes al menos hasta que se sometió a las preguntas de este periódico, tras finalizar la entrevista con el presidente, Raffaele Pandalone, en la que las partes corroboraron una decisión que el técnico, o eso dicen quienes le rodean, había tomado hace semanas. “Ahora es cuando estoy en el mercado. No sé qué pasará. Espero ser este verano el soltero de oro del fútbol español y encontrar pronto una compañera de baile”, finaliza la que promete ser, de momento, solo la penúltima entrevista como entrenador de la Balona.

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios