Real Balompédica Linense Gastón: "Estoy a gusto, nunca pensé en irme de la Balona"

  • El punta argentino admite los contactos con Rangers y Sport Boys, pero asegura que aclaró la situación con Pandalone

Gastón, durante un entrenamiento Gastón, durante un entrenamiento

Gastón, durante un entrenamiento / Rafael Cerpa

El interés primero del Rangers de Telca de la Primera B chilena –en el que ya había militado– y más tarde del Sport Boys peruano hicieron temer a los aficionados de la Real Balompédica que durante el mercado de invierno el equipo de La Línea se viese desprovisto de su referente ofensivo, Gastón Cellerino. Después de que ambos clubes hayan admitido que se veian obligados a interrumpir las negociaciones, el punta balono sale a la palestra y es rotundo: nunca tuvo intención de irse, porque tanto él como su familia se sienten muy a gusto en La Línea. Gastón sostiene que la sanción que le impide jugar el próximo lunes (12:00) ante el Cartagena es injusta, por cuanto, dice, ni siquira cometió falta en la jugada en la que fue expulsado en el último duelo de 2018.

“Antes de marcharme yo ya había aclarado con el presidente que seguía en la Balona, pero no puedo controlar lo que publica la prensa, ni tampoco es algo que me compete”, asegura el ariete argentino.

“Yo entiendo que mi obligación era hablar con Pandalone y por eso le expliqué que tenía una oferta de Chile y otra de Perú y ese mismo día, sin necesidad de negociar nada, decidimos que seguía en la Balona, porque los dos estábamos contentos”, detalla.

“Después de eso es verdad que han salido cosas en varios medios, pero yo ya tenía claro que me quedaba”, repite una y otra vez.

“De verdad que en ningún momento me planteé que podía marcharme, lo que pasa es que hay que actuar con honradez y tenía que presentarle al presidente cuál era la situación, que había un club que me ofrecía un contrato”, explica el delantero. “Para evitar que luego saliese por detrás y me anduviese preguntando ¿qué es lo que pasa Gastón?”.

Actué como creo que debía hacerlo, charlamos, quedamos bien y ahí acaba la historia”, recalca.

“Es evidente de que a uno le gusta que se acuerden de su nombre, porque eso significa que está haciendo las cosas bien, pero tanto mi familia como yo estamos contentos en La Línea y en la Balona y solo cuando uno no está contento es cuando hay que dar un paso al costado”, reflexiona en voz alta. “Por eso voy a seguir aquí y voy a cumplir con mi contrato”.

Gastón es, a priori, la única baja de la Balona para el encuentro del próximo lunes ante el Cartagena. El Comité le impuso un encuentro de sanción tras ser expulsado en la última jugada del partido de Don Benito por derribar al meta local Sebas Gil. El futbolista balono sostiene que no cometió ni falta.

"No merecía ninguna sanción, no hice ni falta; el árbitro se equivocó y el Comité le rectificó hasta donde pudo"

“Para mí lo que ha pasado es que el árbitro se equivocó y el Comité lo rectificó hasta donde pudo, sacándome solo un partido”, dice en referencia a su sanción. “Hay jugadas en ese partido mucho peores, por ejemplo al jugador que le entró fuerte a Pierre no solo deberían haberle expulsado, que no lo hizo, sino haberle sacado cuatro partidos”, se defiende.

“Lo que hizo él fue mucho más grave, yo solo me tiré, pero ni toqué al portero; el fútbol es para jugarlo fuerte y si no, mejor no se juega”, continúa.

“Cualquiera puede mirar mi currículum y no solo es que tenga pocas expulsiones, sino que tampoco tengo muchas amarillas y mi juego fue siempre igual, al límite, pero con respeto”, desliza el punta argentino.

“Ahí está el ejemplo de lo que me sucedió en Talavera, que me rompieron la ceja y no volví al por el jugador”, recuerda.

“Para mí que el árbitro de Don Benito estaba muy presionado, por la hinchada, por los propios jugadores, que durante el partido nos tiramos encima de él varias veces y el quiso quedar bien, pero se equivocó”, reitera el jugador, que actúa como su propio defensor.

“De hecho yo hablé con el juez de línea cuando terminó el partido y me dijo que él no había cobrado falta porque no había visto nada y el árbitro, al que agarra de espaldas y corriendo es el que me expulsa”, detalla.

“Para mí se equivocó, pero bueno, todos nos equivocamos”, acaba en tono conciliador.

Gastón Cellerino advierte de la dificultad que entrañan los dos encuentros consecutivos que la Balompédica debe afrontar ahora ante su público ante Cartagena y UCAM. “Hay que estar alerta, porque de un parón siempre es complicado, pero viendo como estamos entrenando yo creo que va a estar bien, que vamos a hacer bien las cosas”.

“Pero no hay que pensar aún en el UCAM, sino en el partido que viene primero, tratar de rescatar los tres puntos y ya luego habrá tiempo de pensar en otras cosas”, finaliza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios