Navieras

Comisiones Obreras reclama un plan de viabilidad laboral para Trasmediterránea

  • La plantilla comienza a cobrar este lunes la nómina de diciembre aunque temen que suponga el primero de más retrasos en el pago

  • Los trabajadores protestan en Algeciras para evidenciar su situación

Los trabajadores de Trasmediterránea, este lunes en Algeciras. Los trabajadores de Trasmediterránea, este lunes en Algeciras.

Los trabajadores de Trasmediterránea, este lunes en Algeciras. / Nacho Marín

Los trabajadores de la naviera Trasmediterránea en Algeciras han protestado este lunes para reclamar al grupo Naviera Armas, propietario de la histórica compañía, un plan de viabilidad que garantice el futuro de la compañía y de sus puestos de trabajo frente a la crisis que atraviesa el grupo, evidenciada por la caída de actividad por la pandemia de la Covid-19.

Los empleados de Trasmediterránea, unas 170 personas en el Puerto de Algeciras, han comenzado a cobrar sus nóminas este lunes, 14 de diciembre. Tanto la plantilla como el sindicato Comisiones Obreras consideran que este retraso en el pago de sus sueldos sienta un grave precedente que, apuntan, no debe repetirse en el futuro. Por ello se han concentrado a las puertas de la estación marítima algecireña, para hacer visible su situación.    

El secretario comarcal de la Federación de Servicios Públicos de CCOO, Miguel Alberto Díaz, y el secretario de Marina Mercante para Andalucía de CCOO, Rafael Álvarez, han acompañado a los trabajadores en la concentración. 

El grupo Naviera Armas, tras comprar Trasmediterránea, posee varias empresas y subcontratas a su cargo y las navieras mantienen sus marcas comerciales. En Algeciras, Trasmediterránea cuenta con tres barcos y los ya citados 170 trabajadores: dos dedicados a la ruta Algeciras-Tánger y un tercer buque para unir Algeciras con Ceuta. 

Armas opera con un buque y una plantilla de medio centenar de personas, aproximadamente, mientras que la filial para operaciones en tierra Artra y una subcontrata para servicios auxiliares cobraron días antes que el personal de Trasmediterránea, según CCOO. 

"Desde que se produjo la compra de Trasmediterránea por Armas ya veíamos la situación. Los acontecimientos nos han dado la razón. No hay capacidad económica y no se cuenta con los trabajadores. Esta situación de retrasos en los pagos no puede repetirse más", ha criticado Miguel Alberto Díaz. 

Comisiones Obreras demanda un plan de viabilidad con la supervisión del Gobierno para mantener a flote la centenaria compañía. Naviera Armas recurrió el mes pasado a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) para pedir una inyección económica a modo de rescate. Apenas tres semanas después de solicitar esta ayuda se ha producido el primer retraso en el cobro de los salarios, algo que preocupa a CCOO y la plantilla, que teme que se convierta en la tónica general en los próximos meses.  

"No vemos lógica en algunas actuaciones de Armas en Algeciras. Por ejemplo, alega falta de capacidad de los buques de Trasmediterránea para atender el tráfico de mercancías de Algeciras a Ceuta y ha introducido su buque propio en esta ruta de Trasmediterránea, cuando los buques de Trasmediterránea son capaces. Todo apunta muy mal y hay inestabilidad e incertidumbre en la plantilla y una caída de la calidad de atención a la tripulación", ha agregado Rafael Álvarez. 

Crisis en la naviera

La Naviera Armas, el grupo naviero propietario de Trasmediterránea, acudió el pasado noviembre a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) para solicitar su rescate a través de una inyección de fondos públicos, según confirmaron entonces a Efe fuentes empresariales.

A comienzos de aquel mes, la compañía canaria ya confirmó que estaba trabajando en un plan de restructuración de la deuda que mantiene con sus acreedores, y desmintió que se encontrara en situación de quiebra.

En declaraciones a Efe su director de Relaciones Institucionales, Paulino Rivero, explicó que, al igual que otras empresas vinculadas a sectores estratégicos como el del transporte, estaban trabajando en un plan de restructuración de deuda para hacer frente a sus compromisos y poder superar la situación adversa provocada por la pandemia de coronavirus.

El Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas, gestionado por SEPI y dotado con 10.000 millones de euros, está concebido para dar un balón de oxígeno a empresas de valor estratégico para la economía española que antes de la pandemia fueran rentables y que a causa de ella hayan visto comprometida su viabilidad.

Tras una detallada evaluación por parte del consejo gestor del fondo -en el que están representados SEPI y los ministerios involucrados en el ámbito empresarial, económico y fiscal-, se inyectan recursos en las empresas que así lo hayan pedido a través de préstamos convencionales o participativos que han de ser devueltos, así como a través de otros instrumentos que se concretan según cada caso.

Los responsables del fondo estudian ahora la petición de ayuda de Naviera Armas, cuyo importe no ha sido difundido, aunque las citadas fuentes apuntan a que supera los 100 millones de euros. La cuantía final y los términos del rescate dependerán de la evaluación que se haga de la situación real de la empresa, que también ha presentado al consejo gestor un plan de viabilidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios