Nieves

"No había que añadirle su apellido: Saavedra. Una gran mujer, que entonces compartía pupitre, banca y ambiente con algunos de los más brillantes estudiantes que han pasado por las aulas de nuestro querido Instituto".