Seguridad

España lidera el ranking de recepción de correo spam

  • Los españoles fueron quienes más correos electrónicos peligrosos recibieron en el primer trimestre del año. Los atacantes aprovecharon la crisis sanitaria.

Los atacantes aprovecharon la pandemia del coronavirus para distribuir correo spam.

Los atacantes aprovecharon la pandemia del coronavirus para distribuir correo spam.

España lidera el ranking de países en la recepción de correos electrónicos peligrosos (con archivos adjuntos maliciosos o enlaces a sitios de phishing peligrosos). Según una reciente investigación de Kaspersky, durante el primer trimestre de 2020, el 9,66% de los usuarios de las soluciones de seguridad de Kaspersky que se toparon con malware en sus bandejas de entrada eran españoles. Alemania ocupó el segundo lugar (8,53%) y Rusia el tercero (6,26%).

Además de los ganchos de noticias como los incendios forestales en Australia, los Óscars o los Emmys, los ciberdelincuentes utilizaron principalmente la situación actual en torno a la pandemia del coronavirus para atraer a sus víctimas, disfrazando los correos electrónicos de información sanitaria de la OMS o de los gobiernos, ofertas de mascarillas protectoras o notificaciones de entrega de un paquete.

Tatyana Shcherbakova, analista principal de contenidos web de Kaspersky, ha expresado su preocupación asegurando que “España se ha puesto a la cabeza en cuanto a recepción de correos peligrosos. Los actuales ganchos de noticias utilizados en el spam y phishing, como la actual pandemia, han sido extremadamente efectivos”, algo que suele ocurrir “especialmente en tiempos de crisis, cuando los usuarios quieren o esperan recibir tanta información sobre el tema como sea posible, incluso a través de correos electrónicos de remitentes desconocidos”. Esto es algo diferente de los correos electrónicos que prometen “ofertas súper únicas”, que en su mayoría y obviamente no son reales. “Si una víctima de un ataque de phishing llega a revelar sus datos, las consecuencias pueden ser devastadoras, desde el robo de datos hasta la pérdida financiera. Por lo tanto, los usuarios deben asegurarse de la autenticidad de los correos electrónicos que reciben, incluso si no son necesariamente una sorpresa; y en caso de duda, no introducir nunca datos sin verificar antes con el remitente”.

Para evitar caer en la trampa del spam y el phishing conviene seguir algunas recomendaciones básicas, como comprobar siempre el enlace y la dirección de correo electrónico del remitente antes de hacer clic, no abrir o descargar los archivos adjuntos de correos electrónicos de remitentes desconocidos y no compartir con terceros datos sensibles como información de acceso, contraseñas, datos bancarios o similares; las empresas serias no solicitan esos datos.