EUROPA SUR En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Semana Santa

El Señor conoce San Roque en el séptimo día de Pasión

  • El Resucitado sale por primera vez de la iglesia de Santa María la Coronada, ante una plaza repleta

Y el Resucitado conoció, por fin, las calles de la ciudad. Por primera vez, tras el intento fallido de 2011, el Señor recorrió el centro del municipio en el séptimo día de Pasión. Quiso Lorenzo dar un descanso este domingo, ayer, a la Semana Santa local. San Roque se levantó con el sol presidiendo en lo alto; y los fieles acudieron puntuales a la primera salida del Cristo de la parroquia de Santa María La Coronada.

La talla nunca antes, hasta ayer, había procesionado por las calles sanroqueñas. Tan sólo, cuando se produjo la misa de bendición de la imagen, pudo asomarse brevemente a la puerta. Y quizás, por todo ello, la plaza de la Iglesia se encontraba ayer repleta de creyentes, ansiosos por ver al Señor pasear por los recovecos del municipio. Y el público observó el andar elegante, pausado y cauto del Cristo; su dulce procesión por las calles de su San Roque.

El reloj marcaba las 12:23 horas cuando el Resucitado cruzaba el umbral del templo. Abandonaba entonces su refugio, para abrazar a los fieles que aguardaban sus salida. Una emotiva ovación arrancó en ese momento. El pueblo recibía a su Señor con vítores y aplausos. Y sus doce costaleros ofrecían, con cada refinado paso, muestras de la fe de todo un pueblo.

La ciudad se vistió de gala ayer, para cerrar una Semana Santa marcada por la lluvia -ese maldito bien, tan poco querido en estos días de Pasión-. El punto final resultó espléndido, magnífico. Un regalo para los fieles. Un presente que bajó San Felipe, por fin, por primera vez.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios