EUROPA SUR En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Obituario

Inmaculada Pérez

Gracias, don Venerando

La comunidad salesiana de Algeciras despide a don Venerando Conde, fallecido el miércoles y que durante 44 años ejerció en la Casa algecireña

La celebración de sus 60 años de ordenación sacerdotal. La celebración de sus 60 años de ordenación sacerdotal.

La celebración de sus 60 años de ordenación sacerdotal.

“En las horas de la lucha, sé mi consuelo y al dejar esta vida, llévame al cielo”. Con estos versos del Rendidos a tus plantas escribo estas líneas para despedir al amigo. La Virgen ha querido que este año celebre su fiesta junto a Ella en el paraíso. Damos gracias al Señor por su larga vida de 93 años, por el regalo que ha supuesto para todos nosotros compartirla con don Venerando Conde Araujo.

Atraído por el santo de la alegría ingresó en la Congregación Salesiana con muy pocos años, dejando a su numerosa familia y su querida Siota en Orense donde vio la luz por vez primera, siempre ha llevado su querida tierra gallega en el corazón y nos ha hecho conocerla y quererla, entregando su vida definitivamente al servicio de los jóvenes. De carácter fuerte difundió la devoción a María Auxiliadora, haciendo realidad como D. Bosco las palabras de María: Haced lo que Él os diga. Será recordado como buen salesiano, muy trabajador, gran amigo, siempre dando ánimo y entregado con la mayor generosidad y dedicación a toda misión que se le encomendaba. Cuántos buenos ratos hemos pasado junto a él.

Venerando, tu voz se pierde en Sevilla donde quiso Dios que pasaras esta última etapa de tu vida, en la casa Pedro Ricaldone te encontrabas con mucha serenidad y recibiendo mucho cariño, como nos lo hacías saber cada vez que te visitábamos.

Natural de Orense, dejó muy joven a su familia para ingresar en la Congregación Salesiana

Gracias Don Venerando, por todo y por tanto, por el bien que has hecho, con ese estilo que te caracterizó, por tu entrega en todo momento siempre disponible, por transmitir esperanza a nuestros enfermos, por estar siempre dispuesto para dar palabras de aliento y consuelo a todos sin excepción. Gracias por la alegría que repartiste a manos llenas en nombre de Dios. Hemos aprendido de ti muchas cosas, a ver la vida con un gran angular, a tener siempre como modelo a María como Auxilio en nuestras vidas. Ha sido un regalo tenerte. Con tu compañía, tus reflexiones, formación, retiros, charlas, ejercicios espirituales... has hecho que todos seamos partícipes del mensaje que Cristo vino a traernos, también a tantas personas a través de tus acertados consejos en el día a día. Tu acompañamiento espiritual ha sido fundamental en estos años, sobre todo con los Antiguos Alumnos a los que has estado siempre muy unido. Has sido padre, hermano, maestro y amigo siguiendo las huellas de Don Bosco. Cuarenta y cuatro años entregados al Señor en Algeciras, cuarenta y cuatro años de servicio, de amor… cuarenta y cuatro años de ser signo y portador del amor de Dios a los jóvenes y no tan jóvenes, bajo la mirada siempre atenta de María Auxiliadora.

Estas líneas son solo unas pequeñas pinceladas de lo que ha sido su paso por nuestra tierra, nos cuesta despedirle y mucho más en estas circunstancias en que no podemos hacerlo como se merece, esto ocurre cuando alguien marca, cuando alguien deja una huella tan grande. Muchos momentos, vivencias y celebraciones, el día a día… están plasmadas en fotografías, pero es mejor, que los recuerdos, los verdaderos, los que son difíciles de olvidar se guarden en el cajón del corazón, ahí quedarán para siempre… ¡Cómo olvidar tus enriquecedoras homilías y escritos que nos han renovado por completo! Y por supuesto tus libros, magníficos, el último aún por editar, pero terminado de escribir, se estaban escaneando las fotografías cuando nos han confinado.

El religioso publicó varias obras literarias, la última de ellas está pendiente de editar

No te decimos adiós Don Venerando, porque no se muere el que se recuerda con tanto cariño, y como decía Umbral: “Está vivo en mí lo que está vivo de ti, el recuerdo”. Te vamos a encontrar en cada rincón de nuestra Casa Salesiana de Algeciras, y en todas en las que has trabajado, predicando y acompañando, en la alegría de tantos niños con los que has compartido en los distintos colegios por los que has pasado, la belleza de tantas celebraciones que hemos compartido contigo, excelentes homilías y charlas que quedarán para siempre en nuestro corazón, el aroma de tu saber estar en los momentos importantes. Estás en esa paz, que nos acompaña y perdura en el tiempo cuando uno se siente amado, protegido, en esa luz que se transmite de generación en generación. Seguirás presente en aquellas cosas que siempre has amado, en tu familia de sangre y en la familia salesiana, en los patios con los juegos de los niños, seguro te cobijarás en la madera de Jesús de Medinaceli, a lomos de una Borriquita repartiendo Amor, o entre los pliegues del manto de nuestra querida Auxiliadora llenándonos de Alegría y Esperanza y por qué no, en las aguas de nuestra Bahía, en una calle de Algeciras o en un rincón de tu Galicia natal. En este tiempo de espera, de volar de campanas entre momentos tristes y alegres, de vivencias en nuestras Casas, de ratos de fiesta en la familia salesiana rendidos a las plantas de la Reina, la Virgen de Don Bosco a la que tantas veces tú acudiste, te sentiremos presente siempre siempre…. rodeado de alegría.

Don Venerando, nos sobran recuerdos y nos faltan palabras, te marchas con un pesado equipaje ya que en él va todo el cariño de una ciudad, así me lo hacen saber muchas personas, algunos ejemplos detallaremos a continuación. Pasarás a la historia de Algeciras como un gran sacerdote y un gran Salesiano. Permaneceremos unidos en la oración.

Hermano en las creencias de nuestra fe y hermano en el cariño de todo lo que nos une, sigue con nosotros en el camino de la vida.

Descansa en paz, Venerando, amigo, descansa en la paz de Dios.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios