Cultura

Lecciones de supervivencia

  • Mickey Rourke estrena 'El luchador', la película por la que el cotizado actor aspira al Oscar

Un castigado Mickey Rourke protagoniza en El luchador, que se estrena hoy, una de esas resurrecciones que tanto agradan en Hollywood. Su dramático papel de Randy Robinson, un luchador que afronta su declive profesional, ha situado al intérprete de El corazón del ángel como favorito a la estatuilla al mejor actor en los Oscar del próximo domingo.

En su beneficio tiene haber sido distinguido ya con el Globo de Oro y el Bafta; en su contra está que el galardón del Sindicato de Actores se le escapara -fue a parar a manos de Sean Penn- y esa impresión que proyecta de no haberse reformado del todo: fragmentos de sus discursos de agradecimiento en los galardones han sido censurados en televisión por la sonora vulgaridad de algunos términos, él no ha tenido reparo en fotografiarse en las galas bebiendo champán directamente de la botella y, además, ha provocado un altercado en un aeropuerto londinense por la excentricidad de llevar en su equipaje 36 kilos de zapatos.

Rourke no es el único que ostenta ahora un inesperado prestigio: El luchador ha supuesto un impulso también para el director Darren Aronofsky, vapuleado por su filme anterior, La fuente de la vida, y que parece haber recuperado el pulso con esta cinta, ganadora del León de Oro en el pasado Festival de Venecia.

Marisa Tomei, en una espléndida madurez que ya exhibía en Antes que el diablo sepa que has muerto, presta su físico en El luchador a una stripper con la que el protagonista combatirá su soledad, un papel por el que es candidata al Oscar a la mejor actriz secundaria. La joven Evan Rachel Wood completa el reparto como la hija del personaje de Rourke.

Otros dos títulos galardonados se suman también a la oferta del fin de semana. Se trata de la israelí Vals con Bashir, de Ari Folman, y La teta asustada, de la peruana Claudia Llosa. La primera -la aspirante más fuerte al Oscar a la mejor película extranjera, después del Globo de Oro y de un gran número de reconocimientos- es un filme en el que su realizador reconstruye episodios de la Guerra del Líbano en un novedoso experimento que convierte el documental en cinta de animación gracias a los procedimientos del rotoscopiado. La segunda, confirmación de Claudia Llosa tras Madeinusa, se impuso en el reciente Festival de Berlín, donde se alzó con el Oso de Oro. Para su relato, la directora se inspira en la creencia popular que aseguraba que las mujeres violadas en los años de Sendero Luminoso transmitían el miedo a sus hijos al darles de mamar.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios