Coronavirus La Línea logra bajar su tasa de incidencia por debajo de los 1.000 casos

  • El parámetro supone el límite para la reapertura del comercio no esencial y la hostelería, si bien la decisión depende de la evaluación de los técnicos del comité de alertas

  • La tasa se sitúa este lunes en 842,4 casos frente a los 1.056,1 del viernes y los más de 2.500 del 21 de enero

  • Tesorillo baja de los 500, lo que permitiría levantar el cierre perimetral

La calle Real de La Línea con sus comercios cerrados. La calle Real de La Línea con sus comercios cerrados.

La calle Real de La Línea con sus comercios cerrados. / Erasmo Fenoy (La Línea)

La ciudad de La Línea ha logrado rebajar este lunes la tasa de incidencia de la Covid-19 por debajo de los 1.000 casos por cada 100.000 habitantes que suponen el límite para autorizar las actividades comerciales no esenciales y la hostelería.

El pasado viernes 5, la tasa de incidencia se quedó a las puertas con 1.056,1 casos mientras que este lunes se ha situado en 842,4 casos por cada 100.000 habitantes, según la información facilitada por la Consejería de Salud y Familias. La caída de la tasa es espectacular, teniendo en cuenta que el pasado 21 de enero se situaba en más de 2.500, tres veces que en la actualidad.

El área sanitaria del Campo de Gibraltar Este, en la que se agrupa la ciudad junto con los municipios de San Roque, Jimena, Castellar y Tesorillo, se encuentra este lunes con una tasa de 926,1 casos (1.164,6 el viernes), por lo que ha salido de los parámetros correspondientes al nivel de alerta 4 en grado 2. El municipio tesorillero ha bajado en esta ocasión de los 500 casos, con una tasa de 499,8, lo que podría conllevar incluso el levantamiento del cierre perimetral.

La decisión de reabrir las actividades no esenciales y la hostelería (bajar al nivel de alerta 4 en grado 1 o inferiores) depende de la comisión provincial de seguimiento del Comité de Alertas de la Junta. Esta entidad se reúne y analiza los datos de incidencia cada lunes y jueves de manera que la revisión de los municipios y áreas sanitarias en torno a los cierres perimetrales (que se adoptan a partir de una tasa de incidencia de 500 casos) y de las actividades no esenciales (a partir de 1.000) entran en vigor las madrugadas de los miércoles y sábados, respectivamente. 

La Línea fue el primer municipio del Campo de Gibraltar en entrar en el nivel de alerta 4 en grado 2, el pasado 11 de enero. Cuando se aplicó la medida, la tasa de incidencia en la ciudad se situaba en 1.455,3 casos por cada 100.000 habitantes, batiendo entonces récords en el cómputo nacional. El conjunto de la comarca apenas superaba los 500 casos por cada 100.000 habitantes.

A partir de ese momento, la tasa de incidencia en La Línea comenzó a crecer de manera muy acusada hasta alcanzar su máximo el 21 de enero, superando los 2.500 casos de incidencia en 14 días. 

Ese mismo 11 de enero estaba fijada la vuelta a las clases, pero el 95% de los padres linenses decidieron no llevar a sus hijos al colegio ante la alta incidencia de la enfermedad en el municipio. Una situación que aún se mantiene y que el Ayuntamiento de la ciudad ha señalado como uno de los factores para lograr rebajar la tasa de incidencia de la Covid-19.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios