La Línea, ciudad autónoma Juan Franco: de vecino indignado a líder del 'Linexit'

  • El alcalde de La Línea, uno de los más votados de España, lidera un proyecto que nació en 2014 por la desidia de los grandes partidos hacia el municipio

  • La propuesta de ciudad autónoma responde a la falta de ayudas para la localidad en el Plan Integral para el Campo de Gibraltar de 2018 

Juan Franco.

Juan Franco. / Rosell

La Línea ha dado esta semana su primer paso para intentar convertirse en ciudad autónoma como respuesta a su disconformidad con el Plan integral para el Campo de Gibraltar aprobado por el Gobierno central en noviembre de 2018. El alcalde linense, Juan Franco, lamentó entonces que en este proyecto del Ejecutivo de Pedro Sánchez para paliar los efectos del narcotráfico y de un posible Brexit sin acuerdo, no contemplara ayudas específicas para el municipio -solo un juzgado adicional y más presencia policial- y sí incluyese mejoras en carreteras e infraestructuras para otras localidades.

La idea surgió solo cuatro años después de que se fraguara el partido que a día de hoy gobierna el municipio con mayoría absoluta (La Línea 100x100, con 21 de los 25 concejales de la corporación municipal) y con uno de los alcaldes más votados de España, hitos logrados en mayo de 2019 con la propuesta de convertir La Línea en ciudad autónoma como una de sus principales propuestas electorales.

La fulgurante carrera de Juan Franco y su partido comenzó en septiembre de 2014, cuando se empezó a fraguar una plataforma ciudadana “formada por linenses que están cansados de ver cómo, día a día, nuestra ciudad se deteriora mientras las administraciones y los partidos políticos que la gobiernan no cesan de echarse la culpa unos a otros de los graves problemas que vive la ciudad”, según rezaba la formación en sus perfiles de las redes sociales.

Juan Franco. Juan Franco.

Juan Franco. / Rosell

Entre las exigencias para formar parte de este proyecto -a escasos meses de las elecciones de mayo de 2015- estaba la necesidad de tener el presente económico resuelto y no dejar siquiera la duda de que el afectado se acercara a la política con intención de obtener beneficio.

Juan Franco, entonces jefe del Área de Gestión Tributaria del Ayuntamiento de La Línea, fue nombrado candidato a la Alcaldía tras un proceso interno y comenzó a llevar su programa a las cafeterías de todas las barriadas del municipio. Este acercamiento y un proyecto basado en sanear las arcas municipales -los trabajadores municipales estuvieron hasta 11 meses sin cobrar- fueron claves para que los linenses dieran su apoyo en las urnas a una formación que apenas tenía ocho meses de vida cuando se celebraron los comicios. El PSOE, hasta entonces en el poder, consiguió nueve ediles y fue la fuerza más votada, pero La Línea 100x100 logró el mismo número de concejales.

Con el apoyo del PP, que obtuvo cinco actas, y de Ceferina Peño, que salió de Izquierda Unida con polémica tras dar su apoyo al partido localista, Franco se hizo con la Alcaldía con un panorama complicado: el presupuesto municipal estaba agotado a mitad de año y había que hacer frente a la gestión de un municipio maniatado por los planes de ajuste y con los ingresos por la Participación de Impuestos del Estado bloqueados.

Tras un intenso trabajo para normalizar la situación económica, se comenzaron a ver los resultados en forma de inversiones en una ciudad en la que durante los últimos años de gobierno del PP y en el mandato del PSOE de 2011 a 2015 apenas se acometieron mejoras en el municipio. Hasta el punto que en 2019 Franco y su equipo refrendaron una mayoría absoluta que superó a la lograda por Juan Carlos Juárez en 2003, cuando se pasó del Grupo Independiente Liberal (GIL) al PP y logró 20 ediles en los años de mayor esplendor, pero también derroche, de la ciudad.

La fuerza de La Línea 100x100 en 2019 se vio reflejada en la Mancomunidad de Municipios del Campo de Gibraltar y en la Diputación de Cádiz, instituciones de las que forma parte del equipo de gobierno tras dar su apoyo al PSOE. En la institución comarcal, la formación que lidera Juan Franco cuenta con cinco representantes, entre ellos un vicepresidente, Juan Macías, responsable de Servicios Mancomunados y consejero delegado de Arcgisa, empresa responsable de la recogida de residuos y abastecimiento del agua en casi todos los municipios de la comarca.

En la Diputación, el apoyo de La Línea 100x100 fue clave para que Irene García (PSOE) repitiera mandato. El linense Mario Fernández es vicepresidente y responsable del área de Transición Ecológica y Desarrollo Urbano Sostenible. Gracias a estar en el Gobierno provincial, la formación localista ha conseguido inversiones importantes para su municipio, como 4,5 millones de euros para la construcción de un nuevo estadio de fútbol.

Según el estudio encargado por el Ayuntamiento al catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad Complutense Antonio de Cabo, la conversión de La Línea en ciudad autónoma es posible, aunque será un proceso largo y costoso, y podría hacerse sin que La Línea tenga que salir de la provincia de Cádiz, pero sí de Andalucía. Franco asegura que con este informe se emprende un camino para conseguir un fin: "Mejorar las condiciones de vida de los vecinos de esta ciudad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios