Pleno La Línea inicia el camino hacia la ciudad autónoma

  • El Pleno aprueba el expediente para solicitar al Gobierno central la celebración de una consulta popular sobre un posible cambio de régimen

  • Busca ventajas fiscales, un régimen especial para los funcionarios y un trato diferenciado para los trabajadores transfronterizos

El alcalde de La Línea, Juan Franco, durante el pleno de la ciudad autónoma

El alcalde de La Línea, Juan Franco, durante el pleno de la ciudad autónoma / Jorge del Águila

La Línea da un primer paso en el incierto camino para convertirse en ciudad autónoma. El Pleno municipal, con el respaldo de los concejales de La Línea 100x100, ha dado luz verde esta tarde al primer trámite para la realización de una consulta popular en la que los linenses voten si quieren o no reclamar al Gobierno central el cambio de régimen como fórmula para hacer frente a las dificultades del municipio, situado en el vagón de cola de muchos de indicadores socioeconómicos, desde la tasa de paro a la esperanza de vida. Lo que desde la oposición se ha denominado el pequeño proces ha comenzado.

"¿Cree usted conveniente que el Ayuntamiento de La Línea de la Concepción eleve al Gobierno de la Nación y a las Cortes Generales una petición para instar la conversión del municipio en comunidad autónoma, de acuerdo con el art. 144 a) de la Constitución Española?". Esa es la pregunta que el equipo de Gobierno de La Línea quiere hacer a los ciudadanos en un plazo de entre 6 y 8 meses. Para poder hacer esa consulta, el Gobierno central tiene que autorizarla y si no lo hace, ha advertido durante el Pleno el portavoz de La Línea 100x100, Helenio Fernández, el Gobierno local acudirá al Tribunal Supremo a demandar ese derecho.

La propuesta de convertir este municipio campogibraltareño en una ciudad autónoma con un régimen similar, pero no idéntico, al de Ceuta y Melilla parte del mandato anterior y formó parte del programa electoral de La Línea 100x100. Para el alcalde, Juan Franco, se trata de buscar una solución a un “maltrato histórico” de La Línea más allá de la singularidad especial que se ha venido reclamando, un concepto que según ha recordado no tiene un respaldo jurídico: “La posibilidad de un estatuto de autonomía sí existe, un marco jurídico específico”. Correspondería a las Cortes Generales apreciar la concurrencia del interés nacional que fundara la conveniencia y oportunidad de dotar a La Línea de la Concepción, a través de una Ley Orgánica, la condición de ciudad autónoma.

¿En que se basaría ese interés nacional? El Ayuntamiento sostiene la petición debatida hoy en “diversas claves diferenciadoras” del municipio: La Línea es el único municipio español que comparte frontera con un enclave extranjero pendiente de descolonización, según Naciones Unidas; la dependencia del municipio respecto a la economía del Peñón; su contigüidad con un aeropuerto internacional; la necesidad de dotarla de recursos e infraestructuras para paliar su déficit notable en múltiples ámbitos socio-económicos; la importancia de que sus intereses específicos y los de sus ciudadanos afectados por todo lo anterior, se vean representados en comisiones multilaterales o trilaterales con el Peñón; y la necesaria adaptación de su régimen fiscal y tributario a la realidad de la comarca, donde La Línea de la Concepción coexiste con un territorio en el que las condiciones fiscales son sumamente laxas.

Esa fiscalidad es una de las principales claves para la petición que hoy se ha tramitado en el Pleno. Desde hace largos años, el municipio viene reclamando un marco fiscal que le permita impulsar su desarrollo. Pero no se mira tanto en el espejo de Canarias, Ceuta o Melilla como en el del Peñón. “Hace falta un régimen fiscal diferenciado que estudie el régimen de Gibraltar para aquellas actividades que se han tenido que ir como consecuencia del Brexit”, ha reclamado Juan Franco. Como por ejemplo, casas de apuestas o aseguradoras que a su juicio podrían haberse quedado al otro lado de la Verja al salir del Peñón. Algo que no se conseguiría a su juicio con un régimen jurídico específico como el que dota la carta de Barcelona, alternativa propuesta por el PSOE.

Otra de las cuestiones principales es lograr un régimen especial para los funcionarios que radiquen en la ciudad, tanto de los cuerpos de seguridad como del sector sanitario o educativo. “Hay claustros que tiene un 70% de rotación cada curso”, recuerda el alcalde, en un municipio donde la falta de profesores de algunas asignaturas durante el curso escolar se ha hecho frecuente.

Y también se incluye dentro de las claves por las que demandar una autonomía propia la necesidad de contar con “un tratamiento diferenciado para los trabajadores en Gibraltar”, que cuando se jubilan “tienen una situación más que complicada. Porque esta es una ciudad que emigra a diario”.

La oposición no ve viable la propuesta y así lo ha expresado el socialista Juan Chacón. “Somos firmes defensores de la participación pública”, ha asegurado, explicando el por qué de su abstención en lugar de votar en contra. Pero “no compartimos que la solución para La Línea sea convertirse en una ciudad autónoma”, más cuando los datos de Ceuta y Melilla no son positivos en los distintos indicadores de renta, pobreza, sanitarios o educativos, argumenta.

Chacón ha llamado también la atención sobre los costes de un procedimiento de consulta, administrativo o incluso judicial, pero también sobre los costes políticos. “¿Quién pagará los costes de usar el derecho a decidir como los catalanes para una guerra contra el Gobierno central?”. La propuesta supondría la salida de La Línea de la comunidad autónoma andaluza, ha apuntado Chacón, requiriendo para ello un referéndum andaluz. “Al igual que el PSOE catalán, consideramos que los problemas se arreglan con el diálogo. La confrontación no es el camino ni en el caso catalán ni en el nuestro”.

Sin representante del PP en el Pleno, el PP de La Línea enviaba un comunicado previo para participar del debate. Su secretaria general, Susana González, recordaba la oposición rotunda de los populares calificando la propuesta de “populismo y “engaño político”. Entre otras cuestiones, reprocha a Franco que quiera ser ciudad autónoma “sin salir de la provincia de Cádiz” y recuerda que hay un informe de la secretaria general del Ayuntamiento que advierte que varias localidades solicitaron ser ciudad autónoma “sin conseguir nada, solo pérdida de tiempo y un gasto costoso en el proceso”.

“Estamos intentando activar un procedimiento reglado en leyes de consultas populares”, ha contestado Franco a Chacón. “No tengo el más mínimo interés ni en acabar en la cárcel ni exiliado en Bruselas ni en Gibraltar, tampoco inhabilitado, ni en meter a los que están aquí sentados en un lío”, ha ironizado en respuesta a la comparativa con el proces. E insiste en que habría posibilidades de mantenerse en la Mancomunidad de Municipios del Campo de Gibraltar (“la ley de Autonomía Local de Andalucía prevé la posibilidad de que en casos concretos se constituyan mancomunidades con municipios de otras comunidades”) y, rizando el rizo, en la provincia de Cádiz: “En la Constitución no se prohíbe que un territorio que forme parte de una provincia forme una comunidad autónoma”. Cuestiones que “en el momento se hablarán siempre que haya un respaldo mayoritario de la población. Nuestro compromiso es debatir el asunto”. El siguiente paso serán las alegaciones a la propuesta y después tendrá que pronunciarse el Consejo de Ministros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios