La Línea

El Gato Andaluz, al borde de la extinción

  • El terreno del camino Torrenueva donde estaba ubicada la protectora ha sido vendido

  • Los voluntarios están buscando un nuevo solar para evitar el cierre

Los voluntarios de la asociación han tenido que paralizar sus labores habituales y dedicarse en exclusiva a la adopción. Los voluntarios de la asociación han tenido que paralizar sus labores habituales y dedicarse en exclusiva a la adopción.

Los voluntarios de la asociación han tenido que paralizar sus labores habituales y dedicarse en exclusiva a la adopción. / Jorge del Águila

La organización sin ánimo de lucro El Gato Andaluz es una de las protectoras más conocidas de la comarca. Tras diez años de trabajo y más de 1.500 gatos dados en adopción, se encuentran al borde del cierre, el terreno en el que se encontraba su refugio de animales ha sido vendido. La parcela de más de 10.000 metros cuadrados está ubicada en el Zabal, en el camino de Torrenueva. Esta fue cedida, mediante un contrato verbal, hace unos años por el Ayuntamiento de La Línea para establecer una perrera municipal. En este enclave nacieron dos asociaciones: El Gato Andaluz y Prodean, que realiza su trabajo junto a la organización holandesa Animal in Need.

El problema comenzó en el mes de marzo, con el fallecimiento de Peter Koekebakke, conocido como Pedro el Holandés, uno de los activistas más importantes de Prodean y Animal in Need. Al morir este, el terreno apalabrado con el Ayuntamiento pasó casi de forma automática a estar en venta. Así lo hacían saber los voluntarios de la asociación holandesa mediante sus redes sociales: “El propietario de la parcela colocó el día de la cremación un cartel de venta. Un día después de su muerte decidió dejarnos en la calle. Todos los acuerdos verbales habían muerto junto con Pedro. La crueldad de este gesto nos golpeó a todos como una bomba”, sentenciaban.

El colectivo holandés inició una recogida de fondos con la intención de recaudar los 165.000 euros en los que, inicialmente, había sido valorado el suelo para evitar una mudanza que ahora será forzosa. La logró la cifra exigida gracias a donaciones llegadas desde Holanda, pero el terreno fue vendido a otro postor.

Tras la muerte de Pedro el Holandés, el terreno apalabrado con el Ayuntamiento pasó automáticamente a estar en venta

El Gato Andaluz lo tiene bastante más difícil. Aunque compartían la parcela con Prodean son organizaciones diferentes. “Somos una asociación independiente y local. Al contrario que ellos nosotros no tenemos el respaldo de ninguna fundación en el extranjero”, explicaban a Europa Sur el pasado mes de julio.

El problema no termina ahí, según informa la vicepresidenta de El Gato Andaluz, para llevar a cabo la actividad de una protectora es necesario estar en un suelo que esté catalogado como no urbanizable. Las parcelas deben estar calificadas como suelo rústico, agrario o ganadero, o industrial de 4º categoría. Con la puesta en marcha del Plan General de Ordenación Urbana que tiene previsto el Ayuntamiento, la parcela de Torrenueva pasará a ser urbanizable, por lo que por un motivo u otro las protectoras deberán abandonar el terreno.

“Al morir Pedro se puso la parcela en venta y desapareció el contrato verbal con el propietario del terreno. Se vendió y ya solo queda una firma para hacerla legal”, explican desde la asociación. “Es decir, o nos vamos porque el comprador nos echa o porque el suelo es incompatible con nuestra labor”, añaden. La asociación está especializada en el control de colonias felinas mediante el método CES, es decir, captura, esterilización y suelta. Con el intento de búsqueda de una nueva parcela, y el abandono de la actual, han tenido que paralizar su trabajo y dedicarse en exclusiva a la adopción de los gatos que tienen en su poder. “En el momento que consigamos dar en adopción todos los gatos se decidirá qué hacer, si seguimos o cerramos”, explica la vicepresidenta.

Para llevar a cabo la actividad de la protectora es necesario un suelo no urbanizable

A diferencia de Prodean, el respaldo económico de El Gato Andaluz es mínimo. Al ser una organización sin ánimo de lucro, sus ingresos vienen de las donaciones y los voluntarios. Desde la asociación han lanzado varias campañas de recogidas de firmas y montado varios stands solidarios. 

El Ayuntamiento de La Línea no cuenta actualmente con solares disponibles para ceder a la protectora. Según informan, la única opción viable que les ofrecen es una parcela ubicada en Sierra Carbonera, cerca de la Estación de Bomberos. A pesar de ello aún no tiene conocimiento de cuánto puede costar o quién es el propietario de esta, si el terreno fuese viable desde la asociación confirman que lanzarían una campaña de crowfunding para intentar recaudar el dinero.

Otra alternativa sería encontrar un suelo disponible en algún municipio de la comarca. La reticencia de la organización está en la lejanía, ya que todos los voluntarios y clínicas son linenses y los costes salen de su bolsillo. “Actualmente estamos manteniendo reuniones con el Ayuntamiento de San Roque para conseguir un acuerdo. No nos han dado un sí con todas las letras pero se han mostrado receptivos y están valorando entre sus terrenos disponibles cuál nos podrían ceder”, confirman.

Aunque los voluntarios no han perdido las esperanzas por seguir luchando y encontrar un terreno válido, son conscientes de que de no conseguir pronto una solución se verán obligados a cerrar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios