España

El PP se desmarca de Barberá, que pide ahora la reforma del Código Penal

  • La alcaldesa insiste en equiparar los trajes de Camps con las anchoas de Revilla y pide que se regule qué regalos son cohecho

Comentarios 1

Dirigentes del PP se desmarcaron ayer de las palabras que la víspera pronunció la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, que volvió a comparar los presuntos trajes y regalos recibidos por el presidente valenciano Francisco Camps con las anchoas que recibe el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de parte del presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla. Con estas declaraciones, Barberá aseguró buscar "llamar la atención" para denunciar la "barbaridad que se está haciendo sufrir" a Camps, al tiempo que se preguntó sobre la necesidad de cambiar el artículo 426 del Código Penal para "poner las cosas claras".

Durante una visita institucional al Parque Natural de la Albufera, en El Saler (Valencia), la alcaldesa de Valencia insistió en la polémica analogía que, a su juicio, existe entre las anchoas que regala Revilla a Zapatero y los trajes que habría recibido Camps y por el que podría haber incurrido en un delito de cohecho en el marco del caso Gürtel. En este sentido, explicó que quien se ha reído o criticado de este paralelismo no conoce el Código Penal, por lo que se cuestionó si "hay que cambiar el Código Penal y poner las cosas claras". Barberá solicitó que se aplique la legislación "a todos" con "el mismo rasero" o bien, "cambiarlo si estamos en una espiral de locura, que es donde parece que estamos". No obstante, aseguró que esta comparación la realizó "desde el desenfado", "sin ánimo de enfadar a nadie" e, incluso, afirmó que el propio Revilla le había dado las "gracias por hacer publicidad de sus anchoas, que son buenísimas".

El desmarque interno llegó de la mano del líder del PP de Cantabria, Ignacio Diego, quien consideró "desafortunada" la comparación de su compañera. Eso sí, Diego señaló que no le ha hecho llegar su apreciación a la alcaldesa porque no le parece que "tenga trascendencia" para ello, suavizando así su reproche a Barberá. Otro dirigente del PP que expresó en público sus diferencias con Barberá fue el secretario general del PP de Madrid, Francisco Granados, quien dijo confiar en la "absoluta inocencia" de Camps, al tiempo que manifestó que no le parece "pertinente" que se compare su caso con las anchoas que recibe Zapatero.

En relación con la insinuación de Barberá de reformar el Código Penal, varios diputados consultados por Efe coincidieron en que los cargos públicos diferencian perfectamente entre un regalo por cortesía o un cohecho, y por ello no ven necesario regular qué tipo de obsequios pueden aceptarse.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios