Elecciones Municipales Tarifa: el turismo como impulso tras huir de la tempestad

  • La ciudad somete a examen la gestión del PSOE al frente del tripartito con caras nuevas en cuatro de las seis candidaturas

Dos personas practican kitesurf en Tarifa. Dos personas practican kitesurf en Tarifa.

Dos personas practican kitesurf en Tarifa. / Erasmo Fenoy

El mandato más convulso de la historia reciente de Tarifa toca a su fin. Y ahora es el momento de que tomen la palabra los tarifeños para dilucidar quién guía el Ayuntamiento en los próximos cuatro años, un periodo vital para seguir huyendo del pozo económico en el que andaba metido y para poner en orden un desarrollo turístico que está en los cimientos de su futuro.

A mediados de noviembre de 2015, apenas cinco meses después de que levantara el bastón de mando de la ciudad, el popular Juan Andrés Gil tuvo que dejar la Alcaldía a raíz de que una alianza entre el PSOE, IU y el PA hiciera que prosperara una moción de censura. Tres años y medio después, sólo uno de los tres artífices de aquella medida vuelve a concurrir a las elecciones. Se trata de Francisco Ruiz Giráldez, el actual alcalde, el líder local de un PSOE que aspira a consolidar con un nuevo proyecto de cuatro años los avances logrados en una etapa que ha dedicado a “resolver problemas y recomponer muchas situaciones”, como los impagos a la Seguridad Social y Hacienda.

La gestión económica es quizás el mayor aval de Ruiz Giráldez para buscar el voto de los tarifeños. En julio de 2016, el equipo de gobierno informó que el Ayuntamiento de Tarifa se encontraba en quiebra técnica y acusó al anterior alcalde, Juan Andrés Gil, de ejecutar gastos sin justificar. A finales de mayo de 2017, el Ministerio de Hacienda desbloqueó el 25% de la PIE –los ingresos que el Estado aporta a los ayuntamientos procedentes de determinados impuestos– tras el cumplimiento del compromiso del Ayuntamiento de Tarifa y la Diputación Provincial del pago –durante un año y de forma continuada– de las cuotas mensuales correspondientes a Hacienda y la Seguridad Social.

En este camino acompañaron a los socialistas Izquierda Unida y el ya disuelto Partido Andalucista. Ezequiel Andréu, el entonces líder de la primera formación, decidió no repetir como candidato –ya de la confluencia Adelante Tarifa, junto a Ganar Tarifa– y dar paso a José Francisco Castro Romero, un hombre muy conocido en la ciudad y con cartel de gran gestor público.

Sebastián Galindo, el concejal andalucista que también propició la moción de censura contra Gil y que ha acompañado a PSOE e IU en los últimos tres años y medio, tampoco ha dado el paso de presentarse en ninguna lista. El hueco dejado por el andalucismo pretende ocuparlo Andalucía por Sí, en coalición con Entre Todos, que presentan como candidato al joven Francisco José Araujo Kiki, un hombre que vive su primera experiencia en política, con tan poco bagaje como mucha ilusión y que es muy conocido por su vinculación con todas las tradiciones de la ciudad, especialmente el Carnaval.

En el PP no estará Juan Andrés Gil, que dio un paso al lado envuelto en varias causas judiciales. A principios de 2018 se puso al frente de la formación María González Gallardo, una mujer que había sido concejala por la Unión Liberal por Tarifa (ULT) en el mandato de 2011 a 2015 y que tuvo responsabilidades de gobierno bajo el mandato que encabezó Gil como número tres en las municipales de 2015.

ElAyuntamiento quedó en manos de PSOE, IU y PA tras una moción de censura a Gil (PP)

El repóquer de candidatos se completa con una novedad y una que repite. La novedad es el abogado penalista Juan Luis Pérez Zardaín, cabeza de lista de Vox, partido que en las últimas generales experimentó un crecimiento abrumador en la ciudad, donde pasó de 24 votos a 1.313. La que repite en la alemana Rosemarie Hennecke-Gramatzki, que promovió la llegada de Equo a la ciudad a través de la plataforma Somos Tarifa y en las últimas elecciones consiguió 115 votos.

Los socialistas defienden su gestión no solo por el lado económico, sino por el de las infraestructuras, tras poner en marcha dos fundamentales para el municipio: la depuradora, con la eliminación de problemas históricos de saneamiento en la Marina y el colegio Virgen de la Luz, y el Parque de Bomberos.

¿Qué se juega Tarifa en los próximos cuatro años? Los propios partidos dan las claves. Todos hablan de culminar la revisión del Plan General de Ordenación Urbana, poner en marcha el Plan Municipal de Vivienda y Suelo e impulsar los diferentes proyectos turísticos, entre los que destacan el del hotel en el campo de fútbol Antonio López Púa y el desarrollo de Albacerrado, donde se contempla otro hotel de al menos 200 habitaciones para potenciar el turismo de congresos. Todo ello con el objetivo de –promocionando a Tarifa como destino para la práctica del kite, el windsurf, el paddle surf, el senderismo o la bicicleta de montaña, así como los parques naturales y el patrimonio cultural (léasde Baelo Claudia y Castillo de Guzmán el Bueno)– lograr la tan perseguida desestacionalización del turismo. La apuesta por la movilidad, un plan anual de asfaltado y de arreglo de caminos rurales, ampliar y reordenar las plazas de aparcamientos principalmente en verano, reforzar la plantilla de la policía en doce plazas más y el respaldo a los sectores productivos tradicionales (agricultura, ganadería y pesca) son algunas de las medidas en las que coinciden en que pondrían en marcha en el futuro mandato.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios