Fútbol | Crisis del coronavirus

Segunda B y Tercera temen que la Federación suspenda el fútbol hasta enero

  • Futbolistas, técnicos y directivos claman ante una posibilidad que sería una herida de muerte para muchos clubes modestos

  • Algeciras y Balona han congelado su actividad hasta el lunes

Rubiales, con los presidentes de Los Barrios, Balona y Algeciras. Rubiales, con los presidentes de Los Barrios, Balona y Algeciras.

Rubiales, con los presidentes de Los Barrios, Balona y Algeciras. / Erasmo Fenoy

Del rumor al temor y, muchos, a la indignación ante un futuro incierto. Segunda B y Tercera división se han puesto en alerta roja ante la posibilidad de que la Federación Española suspenda toda actividad en el fútbol no profesional hasta enero por los rebrotes de coronavirus extendidos por todo el país. Muchos de los profesionales que viven de este fútbol que algunos insisten en llamar amateur se han reivindicado ya de manera pública en contra de una decisión que podría herir de muerte a miles de futbolistas y técnicos, por no hablar de los clubes más modestos.

La Real Balompédica Linense y el Algeciras CF, los representantes del Campo de Gibraltar en Segunda B, han congelado su actividad hasta el lunes, día previsto por Luis Rubiales, el presidente de la RFEF, para reunirse con los dirigentes de las Territoriales. La Unión Deportiva Los Barrios, que milita en Tercera, ni siquiera ha comenzado con la confección de su próxima plantilla (al menos de forma oficial). Todos están a la expectativa de lo que pueda ocurrir la semana que viene.

El comunicado -poco aclaratorio- de la Federación el pasado viernes deja abierta la puerta a toda tipo de interpretaciones: desde un retraso de varias semanas hasta una suspensión indefinida. Lo que parece claro es que Rubiales va a trasladar su recomendación de posponer la fecha anunciada del 26-27 de septiembre como pistoletazo de salida para Segunda B y Tercera. Las categorías que dependen del régimen autonómico lo deberían hacer una semana después, ya en octubre.

En la comarca, la Balona acaba de presentar su campaña de socios y abonados para la 20-21. El club que preside Raffaele Pandalone, como otros que ya han puesto en marcha sus campañas, tendría que modificar su plan si la Federación toma una medida drástica. El Algeciras, por su parte, tenía previsto presentar sus abonos a finales de esta semana también, pero optó por esperar a la siguiente. Los albirrojos, como es lógico, aguantarán hasta conocer la decisión de la Española y las Territoriales.

La Federación ya ha deslizado que "ante la evolución de la situación pandémica de las últimas semanas y especialmente de los últimos días en el conjunto del país, resulta imprescindible una reflexión conjunta sobre la procedencia de iniciar la nueva temporada deportiva con unas garantías sanitarias y jurídicas suficientes para todos los deportistas, clubes y federaciones, dado que en estos momentos las condiciones han cambiado en relación con lo previsto en las semanas anteriores".

Un aplazamiento de meses supondría un auténtico desbarajuste en la planificación deportiva de todos los clubes, en los contratos de jugadores y técnicos, y en la supervivencia diaria de la mayoría de los equipos. Para muchos, un golpe casi definitivo.

Entre las cientos de reacciones que se vierten en las redes sociales, el gremio de Segunda B y Tercera pide soluciones y en su mayoría es contrario a una suspensión tan prolongada.

"La categoría "no profesional", como nos llaman, vivimos de esto, necesitamos pan que llevar a casa como cualquier otro trabajador. Llevamos meses trabajando en la sombra con los pocos recursos que tenemos para llegar en las condiciones óptimas a la próxima temporada...", afirma el guardameta Julio Iricibar.

"Ya está bien de ver al fútbol de Segunda B como amateur. Seguridad Social 370.000 euros; IRPF 280.000 euros; 48 trabajadores dados de alta en la Seguridad Social y otros puestos indirectos. Si no se puede jugar por salud, no se juega, pero amateur no somos", clama Manuel Gómez Fontao Noly, presidente del San Fernando.

"Solo espero que la decisión que se tome esté a la altura de las miles de personas que nos dedicamos profesionalmente y de las miles que dependen directa e indirectamente. Somos sentimiento e industria", sentencia Raúl Garrido, el entrenador del Olot.

"Muchas familias dependemos de esto. No existe el riesgo cero como hemos visto en Primera y Segunda, así que se deben tomar medidas y establecer protocolos, pero nunca parar la actividad", manifiesta Sascha, jugador de la Llagostera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios