Comarca

La Policía deriva a menores a una comisaría de Sevilla ante la saturación en Cádiz

  • Ayer, 88 niños y jóvenes migrantes esperaban a ser realojados en todas las provincias salvo la gaditana

  • El centro de La Línea alberga a 220 en solo 24 plazas y el de Algeciras, 51 en 16

Los menores migrantes en el patio de la comisaría sevillana. Los menores migrantes en el patio de la comisaría sevillana.

Los menores migrantes en el patio de la comisaría sevillana. / e.s.

La total saturación de los centros de acogida de menores en la provincia de Cádiz obligó ayer a la Policía Nacional a trasladar a 88 menores migrantes llegados a la costa gaditana a Sevilla. Pero no fueron directamente derivados a un centro de menores, sino que a las 4:30 de la madrugada llegaron a la Jefatura Superior de Policía de Sevilla para esperar mientras eran realojados en espacios tutelados por la Junta de Andalucía. La Administración autonómica preveía distribuirlos a lo largo de la jornada por todas las provincias andaluzas salvo Cádiz, cuyos centros están colapsados desde hace semanas.

Cuando los menores migrantes no acompañados llegan a puerto, son identificados. Si no hay dudas sobre su minoría de edad, son trasladados directamente a un centro de menores. En caso contrario, el protocolo marca que hay que practicar primero las pruebas oseométricas de determinación de edad. Pero los centros de acogida de menores de la provincia de Cádiz, donde suelen ser derivados en una primera instancia aunque después sean repartidos a otros, están colapsados desde hace semanas, por lo que la Policía no puede llevar allí a más personas. Y en esta ocasión, 88 niños y jóvenes han acabado en una comisaría a la espera de destino.

Se trata, recoge Efe, de 84 varones y 4 chicas, que fueron alojados en el patio de la comisaría mientras se realizaban las gestiones necesarias para comprobar su edad y determinar su ubicación final. Todos son de nacionalidad marroquí.

No es la primera vez que la Policía Nacional encuentra problemas para el alojamiento de los menores. Los centros gaditanos ya se han visto obligados en alguna ocasión a rechazar acoger más personas al no tener espacio físico para hacerlo.

La situación en Cádiz es límite desde hace semanas: en la mañana de ayer amanecían en el centro de menores La Concepción de La Línea 220 niños y jóvenes, repartidos en colchones y colchonetas por el suelo en un edificio que está preparado para albergar a 24 personas. El centro ha sobrepasado en las últimas semanas en muchas ocasiones la cifra de 200 alojados. Esta situación se ha denunciado reiteradamente desde distintos ámbitos ante la imposibilidad de dar una atención adecuada a los menores tutelados por la Junta de Andalucía, que tienen que comer en turnos, se duchan en el exterior y escapan incluso del recinto saltando un muro.

Las dificultades se repiten en el centro de menores El Cobre, de Algeciras. Allí dormían ayer 51 niños pese a que hay solo 16 plazas, con el agravante de que el edificio presenta importantes problemas estructurales.

La Consejería de Igualdad trabajaba para distribuir por toda Andalucía "excepto Cádiz" a los 88 menores no acompañados. Alojarlos a todos en Sevilla también era inviable por falta de plazas, así que activó toda la red regional para calibrar las posibilidades de acogida en siete provincias andaluzas. Un procedimiento por otra parte que ya viene utilizando para la distribución de los menores migrantes no acompañados que van llegando a las costas, ante la imposibilidad de que sean albergados todos en Cádiz. Hasta el 31 de julio habían desembarcado en Andalucía 3.700 menores, según datos de la Consejería.

138 rescatados

Salvamento Marítimo rescató ayer en aguas del Estrecho a 138 personas que iban en 9 pateras. La mayoría de ellas, 136, fueron trasladadas por el buque María Zambrano a distintas ubicaciones de la Autoridad Portuaria Bahía de Algeciras.

Los migrantes de nacionalidad marroquí fueron desembarcados en el Puerto de Algeciras, desde donde la Policía Nacional los traslada a comisarías. Este procedimiento se utiliza con las personas procedentes de Marruecos porque su expulsión está garantizada al existir acuerdo de repatriación (excepto en el caso de los menores).

En cambio, a los migrantes de origen subsahariano se les deriva al muelle de Crinavis, en San Roque, para pasar al centro de atención temporal al extranjero. Allí se cumplen los trámites de identificación, se tramita la orden de expulsión y después se transfiere a estas personas a los espacios de acogida gestionados por ONG, como el centro de Campano que Cruz Roja dirige en Chiclana de la Frontera. Allí serán atendidos para poder continuar su camino al ser virtualmente imposible su expulsión.

En la mañana de ayer, el centro de Crinavis albergaba a 160 personas, mientras que en la comisaría de Algeciras había 136 y 14 en la de La Línea.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios