Comarca

Milanos surferos

  • Un estudio de la Fundación Migres confirma que los milanos navegan sobre las olas de aire para tomar altura y cruzar el Estrecho de Gibraltar

Ejemplares de milano negro descansan sobre una valla. Ejemplares de milano negro descansan sobre una valla.

Ejemplares de milano negro descansan sobre una valla. / e. s.

Un estudio de la Fundación Migres ha verificado que los milanos negros no sólo ascienden en círculos antes de iniciar el cruce del Estrecho de Gibraltar, sino que también usan las olas de aire caliente para surfearlas linealmente y así situarse a la altura necesaria para sobrevolar el mar rumbo a África. Se trata de uno de los descubrimientos que los emisores instalados a estas grandes rapaces han permitido publicar, en concreto en la revista especializada Scientific Reports.

El salto de los milanos hacia el otro continente, al producirse sobre el mar, es decir, sin corrientes de aire caliente, obliga a asegurar bien la posición de salida. Aún así, los emisores GPS-GSM (descargan la información a través de la telefonía móvil) constatan que el último tramo no se hace planeando, sino batiendo alas, en un tremendo gasto energético, a veces insuficiente y por tanto mortal.

A final de mes comenzará un nuevo anillamiento masivo de estas grandes rapaces

El surfeo es una tercera forma de vuelo ascendente que no se había verificado, tras las más habituales de subir en círculo y aprovechar los vientos de ladera.

Precisamente en la última semana de julio se instalarán un año más las jaulas con las que capturar milanos negros para tomarles datos y ser marcados. Este año no se les ubicarán emisores, sino anillas. Esta tarea de los expertos de la Fundación Migres contará con la ayuda de los colaboradores, que realizan en verano al conteo de aves migratorias entre los dos continentes.

Las rapaces son especies difíciles de marcar en buen número y más difíciles de recuperar, por eso la información de orígenes y destinos está todavía muy incompleta. El marcaje permite conocer las fechas de paso, si migran de manera diferente según su edad o el sexo, la condición física de las aves o sus estrategias de migración.

El marcaje de 2018 utilizará, como siempre, una jaula con cebo. Cuando hay dentro un número de milanos suficientes, y aproximadamente cada diez días, se cierra para proceder al anillado, que abarcará también a alimoches, buitres y milanos reales. Según la temporada, se ha conseguido en unos 200 a 500 milanos, una cifra extraordinaria, que suma más de 3.000 a lo largo de los años. Esta estación de marcaje es una excelente escuela para formar a anilladores y científicos sobre técnicas de captura, y manejo de aves rapaces. Cientos de personas han participado en los años, lo que constituye una excelente oportunidad formativa.

Alrededor del 5% de los capturados vienen anillados de otros países, al igual que los marcados por la Fundación Migres han sido analizados en Europa y África, desde Alemania a Costa de Marfil. Los científicos de esta fundación -dedicada al estudio de las migraciones en el Estrecho y, en general, de las aves más frecuentes en la región geográfica- han verificado también que el milano cambia el plumaje en plena migración, algo muy extraño por el esfuerzo energético que supone en un periodo tan delicado.

CONGRESO INTERNACIONAL

El paso post nupcial de los milanos negros coincidirá con el tercer Congreso Internacional sobre Migración de Aves y Cambio Global, que se desarrollará del 3 al 5 de septiembre en el Centro Internacional de Migración de Aves (CIMA) que tiene en Tarifa la Fundación Migres. La inscripción para el encuentro estará abierta hasta el 20 de agosto.

Los edificios del CIMA sirvieron en su día para una batería artillera de vigilancia militar, y hoy se han reconvertido en una dotación para acoger los periodos de investigación de expertos de todo el mundo, que hacen de este enclave natural un punto de encuentro para la ciencia. El CIMA es también un centro expositivo sobre las migraciones en el Estrecho, con personal y dotación para las visitas escolares. El congreso, que ofrece un cupo máximo de unos 100 inscritos, cuenta con el patrocinio de la Consejería de Medio Ambiente, Red Eléctrica Española, Fundación EDP y Fundación Cajasol, además de la Unión Europea.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios