Comarca

La CEP califica de "narcoterrorismo" las agresiones a los agentes de policía

  • La AUGC denuncia las trabas que sufren los agentes por la burocracia y la falta de recursos

Una intervención de la Policía Nacional en Algeciras. Una intervención de la Policía Nacional en Algeciras.

Una intervención de la Policía Nacional en Algeciras. / erasmo fenoy

La Confederación Española de la Policía (CEP) considera que las agresiones a agentes en La Línea, donde recibieron el lanzamiento de piedras y cócteles molotov hace unos días, responde a un fenómeno de "narcoterrorismo" y que "recuerda a la época en la que se luchaba contra ETA".

El colectivo entiende que si la agresión se produjo por la detención de algunos miembros de las diferentes organizaciones o bien por las incautaciones, se entendería como una clara "declaración de guerra" a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, así como al Estado de Derecho.

"Si, por el contrario, se hubiese producido en previsión a repeler cualquier actuación de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado en reprimir cualquier alijo de sustancia estupefaciente o del contrabando del tabaco, lo entenderíamos como narcoterrorismo", señala en un comunicado.

El sindicato considera que la falta de personal y medios que padecen las comisarías del Campo de Gibraltar agrava la situación y critica que el Ministerio del Interior se ha dedicado a "hacer oídos sordos y desentenderse de las demandas diarias" de colectivos de profesionales.

La CEP espeta una respuesta a las necesidades de la zona por parte del nuevo Ejecutivo central y "que no deje las visitas para realizar la imposición de medallas a título póstumo".

Por otro lado, la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC) denuncia la "frustración y la impotencia" que sufren los agentes destacados en el Campo de Gibraltar ante las "trabas" que afrontan por la burocracia o la falta de recursos en su intento de "acabar con el narcotráfico y la violencia que genera en una sociedad que se va acostumbrando a convivir o vivir de los narcotraficantes".

La organización apela al nuevo ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, al que recuerda que las autoridades "sólo han tratado de sortear el temporal, intentando engañarnos mostrando un acercamiento de personal ficticio y con promesas que nunca llegan a materializarse".

"Estamos desbordados ante la frustrante situación, hacemos sobreesfuerzos que nunca se ven recompensados, suplimos las carencias con el coraje, la dignidad y la profesionalidad", asevera la AEGC sobre los guardias civiles de la comarca, avisando de que el sistema de juzgados, depósitos judiciales y organismos movilizados en la lucha contra la delincuencia "está desbordado", mientras "la burocracia, la mala gestión, la falta de colaboración o de asunción de competencias por quien corresponde agrava la situación y causa un mayor desánimo".

"Cuando logramos decomisar géneros tenemos problemas para depositar el vehículo recuperado, la droga o el combustible aprehendido y nuestra jornada se alarga buscando una solución temporal, la mayoría de las veces recurriendo a favores personales, a otros estamentos o empresarios de la zona para resolver un problema que no son capaces de solucionar otros desde sus cómodos sillones a cientos de kilómetros", pone como ejemplo la organización.

Para la AEGC, es "inadmisible" que la Junta de Andalucía no haga nada en el Puerto de La Atunara, "donde todos saben que los narcos almacenan gasolina. Es inadmisible que al localizar cuartos con miles de litros de combustible los guardias civiles nos tengamos que limitar a denunciar a estas personas sin poder requisar el combustible objeto de sanción al no disponer de un lugar habilitado para guardarlo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios