Desayunos de Redacción | Zona Franca El recinto fiscal Bahía de Algeciras, un aliado para el crecimiento económico de Andalucía

  • La captación de proyectos empresariales con alto valor añadido y vinculados al comercio internacional, reto para la Zona Franca de Cádiz en el Campo de Gibraltar

  • El Puerto de Algeciras y las grandes industrias aportan atractivo y oportunidades de negocio

Los participantes en el Desayuno de Redacción con Zona Franca, a las puertas del Edificio Nexus de la entidad en Algeciras. Los participantes en el Desayuno de Redacción con Zona Franca, a las puertas del Edificio Nexus de la entidad en Algeciras.

Los participantes en el Desayuno de Redacción con Zona Franca, a las puertas del Edificio Nexus de la entidad en Algeciras. / Erasmo Fenoy

El Campo de Gibraltar arropa a la Zona Franca de Cádiz para que el recinto fiscal Bahía de Algeciras sea desde sus primeros compases un instrumento eficaz para el desarrollo y el crecimiento económico que se apoye en los grandes activos de la comarca: el Puerto de Algeciras y las grandes industrias, junto con sus respectivos entramados empresariales logístico y auxiliar.

La Zona Franca y el Campo de Gibraltar aspiran a que esa generación de actividad y empleo no solo repercuta en este territorio de la provincia gaditana, sino que extienda su efecto al conjunto de Cádiz y Andalucía.   

Para lograrlo, el recinto fiscal Bahía de Algeciras ofrece un espacio productivo con importantes ventajas fiscales y aduaneras a las operaciones comerciales con un control fiscal permanente las 24 horas. Suma 130.000 metros cuadrados de superficie en el término municipal de Los Barrios y posee una ubicación clave, con acceso directo tanto al Puerto como a las autovías A-7 y A-381.  

Superada la burocracia, en torno al recinto fiscal Bahía de Algeciras continúan las tareas para acoger a los primeros inversores en 2021. Pero, ¿qué tipo de empresas? Todas las que permitan elevar las cotas del comercio exterior a través de la importación y exportación canalizada por los muelles algecireños a todos los rincones del mundo. Y también son bienvenidas aquellas que aporten valor añadido en sus producciones, según la visión de los agentes institucionales y económicos campogibraltareños. La estimación de Zona Franca es que se instalen 70 empresas, que crearían alrededor de 800 puestos de trabajo.

Bajo estas premisas, el director de Europa SurJavier Chaparro, moderó un Desayuno de Redacción del Grupo Joly, patrocinado por Zona Franca de Cádiz, en el que una completa representación campogibraltareña debatió con el delegado especial para la Zona Franca de Cádiz, Francisco González, sobre a qué debe aspirar el recinto fiscal Bahía de Algeciras para ser un generador de oportunidades. De hecho, ese era el título de la jornada: "Recinto fiscal Bahía de Algeciras. La oportunidad para la comarca".

Un momento del debate. Un momento del debate.

Un momento del debate. / Erasmo Fenoy

La docena de invitados contribuyó a enriquecer y a completar la visión que Zona Franca ya tiene del potencial que otorga un enclave geoestratégico como el Campo de Gibraltar, en el centro de las rutas marítimas del comercio mundial. Pero también de sus demandas, como la modernización de la conexión ferroviaria, y sus amenazas, como la competencia de Marruecos y otros puertos de la Península, entre los que se encuentran Valencia y Sines (Portugal). 

Participaron José Ignacio Landaluce, alcalde de Algeciras; Miguel Alconchel, alcalde de Los Barrios; Juan Lozano, presidente de la Mancomunidad de Municipios; Gerardo Landaluce, presidente del Puerto de Algeciras; Pilar Cañete, secretaria general de la Asociación de Grandes Industrias (AGI); Carlos Fenoy, presidente de la Cámara de Comercio del Campo de Gibraltar; Francisco Arroyal, presidente del consejo territorial de la Confederación de Empresarios de Cádiz; Mar Cerbán, vicerrectora de la Universidad de Cádiz; Miguel Cózar, presidente de la asociación logística Ateia; Bernardino Copano, vicepresidente del Depósito Aduanero y Logístico Sur de Europa (Dalse) y Arantza Montero, portavoz de la plataforma Andalucía Bay 20.30.   

"Las oportunidades no pasan, se crean", comenzó el delegado de Zona Franca para presentar a la entidad como un instrumento al servicio del territorio, en sintonía con todos sus actores. Francisco González defendió la necesidad de partida de implicar al Puerto y a las industrias para vertebrar el proyecto del recinto fiscal y la provincia. "Venimos a ayudar y buscamos la colaboración plena de los agentes del Campo de Gibraltar sin generar falsas expectativas", comentó González, quien también se ofreció a "tirar" del Gobierno central para colmar varias de las aspiraciones de la comarca recogidas en el Plan Integral para el Campo de Gibraltar aprobado por el Ejecutivo pero que hasta el momento carece de respaldo presupuestario. 

Francisco González, delegado de la Zona Franca de Cádiz. Francisco González, delegado de la Zona Franca de Cádiz.

Francisco González, delegado de la Zona Franca de Cádiz. / Erasmo Fenoy

González palpó la ambición planteada durante el debate por los invitados para hacer del recinto fiscal un lugar en el que las empresas que se instalen aporten tecnología, innovación y elementos diferenciadores que, a su vez, entronquen con los mercados internacionales a los que el Puerto de Algeciras tiene acceso por su altísima conectividad. Ocupa, de hecho, el puesto 17 a escala mundial, tal y como defendió Gerardo Landaluce. 

El 58% de la producción anual de la quincena de industrias agrupadas en la AGI tuvo como destino el comercio exterior, según agregó Pilar Cañete, por lo que definió al recinto fiscal como "el complemento imprescindible" para las empresas. 

Las ventajas fiscales para las sociedades que ocupen el recinto Bahía de Algeciras se erigen como un argumento de peso para encarar la recuperación económica que palíe los efectos de la pandemia de coronavirus. Pero también ante la inminencia del Brexit, dado que a partir del 1 de enero Reino Unido pasará a ser considerado un tercer país (al que se pueden aplicar estas ventajas fiscales y aduaneras en las relaciones comerciales) pero con un enclave territorial de su órbita a apenas 25 kilómetros: Gibraltar, tal y como apuntó el representante de la CEC, Francisco Arroyal.

Francisco González también asumió la demanda del alcalde algecireño, José Ignacio Landaluce, de tener prevista una ampliación del recinto fiscal en terrenos de este municipio de dos polígonos industriales: La Menacha y el Cortijo Real. "Debemos activarlos para ser complementarios", reconoció el delegado. El presidente de Ateia, Manuel Cózar, alertó en esta línea de las relativamente pequeñas dimensiones del recinto fiscal y el riesgo de convertirlo en un parque empresarial más, sin elementos que aprovechen las especiales condiciones fiscales frente a la necesaria altura de miras para un proyecto que ha costado tanto tiempo cristalizar.

Hubo consenso y ofrecimiento de todos los agentes económicos e institucionales para que los próximos meses, en los que se afrontará la comercialización de los terrenos, sea una labor conjunta. El resultado de este frente campogibraltareño implicado en su futuro inmediato dependerá, por tanto, en gran medida de su propio esfuerzo para mostrarse ante los inversores empresariales como un lugar atractivo. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios