Campo de Gibraltar

Miles de voces claman por la Sanidad del Campo de Gibraltar

  • Una multitud se manifiesta en Algeciras para reclamar mejoras urgentes en los dos hospitales y los centros de atención primaria

  • "La situación está al límite, nos están dejando morir", alerta la plataforma organizadora de la protesta, que se expresa a través de testimonios reales

La cabecera de la manifestación por la Sanidad Pública. La cabecera de la manifestación por la Sanidad Pública.

La cabecera de la manifestación por la Sanidad Pública. / Erasmo Fenoy

Francisca García es una algecireña, casada y con tres hijos, a la que hace justo un año le cambió la vida. A su marido Víctor, de 41 años, le dio un infarto el 15 de noviembre de 2018 y a la semana lo echaron del trabajo. Empezó una pesadilla. Le salvó la vida, según cuenta, el doctor Juan Luis Gutiérrez Chico, entonces jefe de Hemodinámica del Punta de Europa. Para poder estar pendiente de Víctor, Francisca tuvo que cambiar de trabajo a uno en el que ganaba menos de la mitad del sueldo. Lloraba mucho. A primeros de octubre al hombre volvió a darle otro infarto. Han acudido varias veces al hospital, pero ya no está Gutiérrez Chico. "No lo atienden en condiciones por falta de especialistas. Es paciente de alto riesgo, hemos acudido al Punta de Europa con las pulsaciones muy bajas y nos han dicho que no había ningún cardiólogo, que había un hemodinamista, pero que no lo veían con síntomas como para que lo atendiera", explica Francisca, que ha tenido que pagar un cardiólogo privado -más de 400 euros- para que lo valorasen en condiciones. Francisca está muy cansada. Tiene "alma rota". Pero va a salir adelante. Este viernes, varios miles de personas han escuchado emocionados el testimonio de esta mujer "agotada" en la Plaza de Andalucía de Algeciras, donde ha culminado una manifestación de ciudadanos tan enfadados como Francisca con el estado de la Sanidad Pública en el Campo de Gibraltar.         

La situación está al límite. Y es ese estado de emergencia el que ha llevado a una marea de miles de personas, en una tarde fría, casi invernal, a recorrer durante dos horas el trayecto que va desde el hospital Punta de Europa de Algeciras hasta la Plaza de Andalucía. Precisamente para que Víctor tenga una "calidad de vida digna".  "Hay que dotar de materiales y equipo humano los dos hospitales de la comarca, que a nadie le tengan que decir 'esa prueba que usted pide no existe', que contraten más especialistas, que nos jugamos la vida y las de nuestras familias", exclamó Francisca ante un auditorio sobrecogido.

La manifestación, completamente desprovista de inclinaciones políticas, discurrió encabezada por los taxistas de Algeciras, antes de una pancarta -en la que se leía: "Por una Sanidad Pública, digna y de calidad"- costeada por los estibadores del Puerto. La convocó la Plataforma de Afectados en Defensa de la Sanidad Pública del Campo de Gibraltar, con ayuda de la Coordinadora Comarcal en Defensa de la Sanidad Pública, pero marcharon muchos colectivos. Entre otros, la Asociación de enfermos de Crohn y Colitis Ulcerosa del Campo de Gibraltar, la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer y la Asociación de Fibromialgia de Tarifa, Agaden-Ecologistas en Acción, APDHA Campo de Gibraltar, Apoyo Mutuo San Roque, Asamblea Feminista de Tarifa, asociación Avanza, la Asociación de Comerciantes del Mercado Ingeniero Torroja, la Asociación de Diabéticos del Campo de Gibraltar, la Asociación Mujeres del Mundo, la Asociación Tarifeña de Amigos y Familiares de Enfermos Mentales, la Coordinadora Comarcal en Defensa de la Sanidad Pública, Cooperación Alternativa y Acción Solidaria, Emersan, Epilambaneim, Facua Cádiz, Fapacsa, Fegadi, Flavi, Grupo Cooperación Mutua, Jusapol, distintas mareas blancas, la Marea de Pensionistas, Marea Verde, Marea Violeta, Portuarios Algeciras, Radio-Taxi Algeciras, SOS Tarifa y Vejer sin Fronteras. 

"Nos tienen abandonados, nos están dejando morir", se escuchó durante el recorrido y ya en la Plaza de Andalucía, donde los asistentes guardaron un minuto de silencio por la muerte de un alumno del Colegio Público de Educación Especial Virgen de la Esperanza de Algeciras, donde el profesorado y los padres reclaman la contratación de un enfermero.  

Los organizadores se dirigieron desde un primer momento a cuatro mujeres: María del Pilar Pintor Alonso, Ángela Rodríguez Aguilar, Ángela Aguilera Clavijo e Inmaculada Nieto Castro. Son las parlamentarias andaluzas del Campo de Gibraltar. "Ustedes viven aquí y trabajan para nosotros en la Junta de Andalucía, escuchen esto", le dijo la portavoz de la plataforma, Alejandra Pajares.   

También acudieron algunos representantes políticos. El presidente de la Mancomunidad, el socialista Juan Lozano, con varios miembros de su partido. También el alcalde de Algeciras, el popular José Ignacio Landaluce, con buena parte de su Corporación. Estuvo el alcalde de San Roque, el socialista Juan Carlos Ruiz Boix, que tuvo que marcharse para atender otro compromiso, el de Los Barrios, Miguel Fermín Alconchel (100x100), y el de Castellar, Adrián Vaca (PSOE). De Jimena acudió la concejala de Sanidad, Irene Godino

Faltan, entiende la plataforma, 40 especialistas en el Punta de Europa y 11 en La Línea. No se cubren las bajas, tampoco de otros trabajadores de los centros sanitarios. "Nos están obligando a movilizarnos por una Sanidad Pública gratuita y de calidad", explicó una de las portavoces del colectivo que tomó la palabra. "Ambulancias que llegan tarde y con un conductor, enfermos a los que les dicen que mejor se vaya a otro hospital porque no hay cita, no queremos estar dos años y medio pendiente de una operación de rodilla", continuó. "Queremos que los médicos quieran trabajar aquí. No somos ciudadanos de segunda", acabó.

En La Línea hay una viuda que se llama Eva Bazán. No pudo acudir a la manifestación porque padece una hernia de hiato por deslizamiento de gran tamaño. Sufre dolores terribles. No puede ni comer. Vive sola. Es mayor. Está jubilada. No duerme. No tiene calidad de vida ninguna. Este viernes la veía el cirujano. Estaba esperando desde enero. Se habló en la manifestación de Eva Bazán, víctima de la burocracia para suplicar la libre elección. La aplaudieron. "No hay especialistas suficientes por mucho que diga el SAS", explicó una de las organizadoras de la manifestación. "Señores de la Junta, ustedes nos dijeron que los médicos no quieren venir aquí, cómo si eso fuera culpa nuestra", continuó.     

Tomó la palabra Patricia Teodoro. Su hijo nació prematuro pero sano hasta que un día sufrió un ataque de epilepsia. En el Punta de Europa lo atendieron bien y le pusieron un tratamiento. A partir de los dos años notó que algo no iba bien. Cuando el niño tenía tres, a Patricia le dijeron que Santi era autista. A los ocho años, que tenía un retraso mental. Cansada de diagnósticos erróneos, la madre pidió que le hicieran un TAC. Le detectaron un tumor benigno cerebral. Fue el 22 de mayo de este año. le dieron cita para el 5 de septiembre. Más de tres meses y medio para atender a un niño con un tumor cerebral. La llamaron y le dijeron que le aplazaban la cita hasta el 30 de octubre. "No entiendo cómo pueden jugar así con la vida de un ser humano", dijo Patricia. El 30 de octubre volvieron a anularle la cita. "Es una vergüenza lo que están haciendo con nosotros", apostilló.

La de Santi es otra historia de las miles que recorrieron el camino entre el Punta de Europa y la Plaza de Andalucía por un cambio en la Sanidad del Campo de Gibraltar. Bastaba con ver las caras para percatarse de que los ciudadanos están muy preocupados y no menos enfadados. Y que no tienen intención de rendirse.      

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios