Miguel Pérez de la Blanca | Presidente de la AGI “La industria y sus empleados tienen un compromiso con el medio ambiente”

Miguel Pérez de la Blanca, presidente de la AGI Miguel Pérez de la Blanca, presidente de la AGI

Miguel Pérez de la Blanca, presidente de la AGI / Erasmo Fenoy

Miguel Pérez de la Blanca (Granada, 1963) es desde hace unas semanas el nuevo presidente de la Asociación de Grandes Industrias del Campo de Gibraltar. Ingeniero industrial, ha desarrollado toda su carrera profesional en Cepsa, buena parte de ella en la refinería de San Roque de la que es director. Asume ahora el reto de impulsar la actividad industrial en una comarca que “tiene muchas posibilidades”.

–Hace un mes que llegó al cargo, ¿cuál es su programa de gobierno?

–Hay que reconocer la labor realizada por Manuel Doblado al frente de la AGI. Mi intención es continuar el trabajo realizado, darle continuidad, y tratar incluso de mejorar. Retos hay muchos, la industria es una fuente importante de creación de riqueza y empleo y en ese sentido es importante que la industria crezca, su peso se incremente, y poner en valor lo que la industria aporta a la sociedad.

–¿Considera que la industria tiene una buena imagen en el Campo de Gibraltar?

–La industria lleva más de 50 años en el Campo de Gibraltar y en ese tiempo ha habido una evolución y a día de hoy tiene un peso importantísimo. Hemos pasado una crisis muy dura y la industria ha ayudado mucho a superarla. Su imagen creo que es buena en general, aunque evidentemente se pueda mejorar. Las empresas y los trabajadores tienen un compromiso claro, fuerte y decidido con los aspectos que puedan afectar a la comarca, como son las cuestiones medioambientales. La seguridad también es fundamental, trabajamos para que nuestros procesos sean lo más seguros posible.

–¿Y en el exterior?

–En el exterior y en el interior. En Andalucía ahora mismo el peso de la industria está en el entorno del 12-13% y el objetivo es llegar al 20%, que supondría un mayor equilibrio en los sectores productivos. Andalucía tiene dos polos importantes, Huelva y Algeciras, y tienen que ser la punta de lanza para incrementar el peso de la industria.

–¿Qué es necesario para llegar a ese porcentaje? En el último año se ha retrocedido en peso industrial en el conjunto del país.

–Muchos aspectos. Uno fundamental es tratar de mejorar e incrementar la actividad que ya tenemos. La industria llama a más industria y para favorecer que lleguen es muy importante el desarrollo de infraestructuras. Aquí, en el Campo de Gibraltar, el proyecto del Corredor Mediterráneo es un punto crítico. Estamos en un punto estratégico entre el Mediterráneo y el Atlántico, África y Europa, y no tener esa salida que nos conecta con el resto de España y la Unión Europea es muy importante. Tenemos una industria base de mucho peso, una acería importantísima, el refino, industrias químicas, y durante los años no se ha desarrollado una industria manufacturera. Si tuviésemos unas infraestructuras mejores seguramente sería más fácil.

–¿Hay espacio para más empresas?

–Hay algunos polígonos, pero eso se podría desarrollar más. Cuando traes industrias lo que te interesa es compartir, que estén lo más cerca posible para compartir materias primas por tuberías, servicios auxiliares. Es importante que estén cerca y posiblemente ahí sería posible mejorar un poco y tratar de desarrollar un poco mejor el tema urbanístico.

–¿Las empresas ven la instalación de otras de su sector como competencia o es un incentivo?

–El problema no es que vengan, la competencia ya existe porque los mercados son globales y tenemos que ser muy competitivos, mejorar día a día. Incluso dentro de nuestras propias matrices, que son internacionales, tenemos que competir con otras instalaciones a la hora de invertir. El mundo global está ahí y o jugamos la partida de verdad o es muy fácil quedarse fuera. Luego hay un aspecto importante: crear industria cuesta mucho, que desaparezca es muy rápido, muy fácil. El valor que tiene crear una industria es algo que hay que cuidar y poner en valor.

–¿Se sienten cuidados por el entorno, por las administraciones con las que tienen relación?

–En general creo que sí, que todas las administraciones saben la importancia que tiene la industria. Creo que el problema está más en la propia reglamentación que tenemos en España, que es excesivamente garantista y compleja. Hay una cantidad de reglamentos, normas y normativas que hacen que sea muy complicado sacar adelante nuevos proyectos e inversiones y ello no quiere decir que queramos tener menos compromiso o seguridad de cara al medio ambiente. Nosotros somos capaces de desarrollar proyectos que requieren unos plazos, unos tiempos, y que cumplimos con una agilidad enorme. Lo que requerimos de la administración es más celeridad y rapidez. Estamos haciendo unos esfuerzos enormes en la transformación digital, pero necesitamos que la administración entre también ahí y sea capaz de dar unos servicios más rápidos y ágiles.

–¿Hay diferencias entre administraciones?

–En general son todas. Hay funcionarios que hacen su labor perfectamente, el problema es la complejidad de los procesos. Hay que seguir desenmarañando la madeja legislativa.

–¿Qué sensaciones tienen del nuevo Gobierno?

–Hemos tenido algunos encuentros con el consejero de Economía y el de Hacienda. Creo que son muy conscientes de esta situación y nos han demostrado su compromiso por tratar de facilitar, analizar procedimientos y agilizarlos. Hay otro aspecto importante, que es que algunos proyectos por su tamaño, complejidad o importancia merecen un calificativo de proyecto de interés estratégico, recogida en una ley de 2011. Esa ley es importante que funcione y se aplique.

–¿No se está aplicando en todos los casos en los que podría hacerse?

–La ley la quieren potenciar. Se aplica fundamentalmente a medio ambiente, pero no a urbanismo. Parece que quieren analizar la posibilidad de hacer una ley un poco más global.

–Tenían un proyecto de formación de personal especializado con la Junta de Andalucía. ¿Sigue adelante?

–Hicimos un trabajo con el anterior Gobierno de la Junta de Andalucía para fomentar la formación dual. Es un convenio que llegamos a firmar con ellos, pero que no se llegó a implantar. Al nuevo Gobierno se lo hemos transmitido y estamos tratando de impulsarlo de nuevo. Es un convenio que facilita el poder realizar la formación dual con nuestras empresas y también con las de servicios.

–¿Se encuentran problemas a la hora de contratar a personal de la comarca?

–Depende de la industria, del sector y la especialización. Puede que haya necesidades que no se estén cubriendo. Puntualmente hay que traer mano de obra de otros sitios.

–¿Cómo están abordando las industrias del Campo de Gibraltar la transición energética?

–Tenemos compromisos y metas a nivel europeo y mundial que tendremos que ir cumpliendo. Dentro de esa transición lo que nos gustaría es que fuese ordenada, práctica, que permita implantar las mejores tecnologías y que vayan desapareciendo aquellas que tengan más emisiones. Estamos haciendo una apuesta por ser más eficientes, emitir lo menos posible.

–La eficiencia también viene obligada por el elevado coste de la energía.

–Evidentemente.

–El Gobierno ha dado algunos pasos, como el estatuto de los consumidores electrointensivos, ¿van en la dirección correcta?

–Si nos comparamos con nuestros competidores a nivel europeo y mundial queda mucho por andar, pero parece que sí, que se están dando los pasos. Entre nuestros asociados tenemos industrias para las que la factura eléctrica es capital, su punto crítico. Es muy importante para ellos tener un coste de la energía competitiva. Esperemos que se aclaren y busquen fórmulas para que sobre todo la energía eléctrica tenga un precio más equiparable a lo que está pasando en otros países.

–Las industrias de la AGI cerraron 2017 con un aumento de las ventas. ¿Puede adelantar algo de 2018?

–Aún no tenemos los datos, posiblemente en términos de ingresos habrá un dato parecido. En cuanto a empleo parece que sí seguimos con esa tendencia de constante crecimiento.

–¿Están preparados para el Brexit?

–En principio afecta más a la comarca que a las empresas. Para la comarca y sobre todo para La Línea está claro que es un asunto muy relevante y ojalá termine con acuerdo, en las mejores condiciones para que no haya cambio traumático. A nosotros en general nos afecta menos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios