Campo de Gibraltar

La Mancomunidad busca solución a la difícil situación económica de Arcgisa

La Junta de Comarca en la que se aprobó la subida del agua

La Junta de Comarca en la que se aprobó la subida del agua / R. M.

En la tarde del jueves, los alcaldes de los municipios del Campo de Gibraltar se reunieron en la Mancomunidad de Municipios en un discreto encuentro para analizar la difícil situación económica por la que pasan la entidad y sobre todo su brazo empresarial, la empresa de Agua y Residuos del Campo de Gibraltar. Tras varios años con resultados negativos, la pandemia ha terminado por arrasar las cuentas de la sociedad en una tormenta perfecta de reducción de ingresos y aumento de gastos y ha reactivado la preocupación por su evolución económica. Por ello, los regidores tienen sobre la mesa una propuesta de aumento de las aportaciones a la Mancomunidad y otra para adelantar la subida de las tarifas ya aprobada para 2022 y 2023, con el objetivo de devolver los números negros a la contabilidad de Arcgisa.

La necesidad de dar una nueva vuelta de tuerca a las cuentas de la Mancomunidad se puso de relieve a final de marzo. Las cuentas presentadas ante el Consejo de Administración registraban una facturación de 46,1 millones de euros, con un balance negativo de 4,2 millones. En ellas ha pesado la pandemia, con una pérdida de facturación como consecuencia de la situación económica y por la congelación de los plazos administrativos, hecho que ha impedido la actualización de las tarifas durante gran parte del año. A esto se une un incremento de los costes para garantizar la prestación de los servicios en condiciones de seguridad, que en el caso de Arcgisa son servicios esenciales.

También tuvo su efecto la sequía, que ha incrementado el coste eléctrico por el uso de recursos alternativos, los costes de mantenimiento, así como el de productos de tratamiento para el agua potable por el incremento de los niveles de hierro y manganeso en los embalses.

El resultado fue un nuevo ejercicio en negativo con pérdidas aún mayores que en los anteriores. Y una deuda que a finales de 2020 el presidente de la Mancomunidad, Juan Lozano, cifraba en unos 19 millones de euros.

Con esos datos se estudia un paso más en las medidas que ya se pusieron en marcha el pasado año. En 2019, un informe de la dirección de la empresa alertó de que Arcgisa presentaba pérdidas que “ponen en riesgo la viabilidad a corto plazo si no se toman las medidas necesarias”. La política de no actualizar los precios de los servicios durante varios años había provocado que la sociedad no tuviese capacidad para generar recursos con los que amortizar la deuda acumulada, para financiar nuevas inversiones y para mejorar los periodos de pago a proveedores. 

Otro informe de la Cámara de Cuentas también alertaba de que la sociedad "podría verse abocada a una situación de insolvencia en el caso de que no se tomen medidas necesarias" ante el estancamiento de la cifra de negocio, la deuda mantenida por los ayuntamientos con la empresa (unos 11 millones de euros) y el incremento del endeudamiento a largo plazo.

Los ayuntamientos aprobaron entonces un plan que incluía medidas para actualizar el pago de la deuda municipal y reestructurar el débito existente, cambios laborales y de gestión y subidas de las tarifas de agua y recogida de residuos. Este incremento tarifario se repartiría durante cuatro años y el primero se aprobó en febrero de 2020, un 1,41%, bastante inferior al 2,54% propuesto inicialmente. Pero la suspensión de los plazos administrativos provocada por el primer estado de alarma supuso que esa subida tarifaria (en la que estaba incluido el IPC) se aplazase en el tiempo y la recaudación fuese inferior a lo previsto. Ahora se plantea que las subidas de 2022 y 2023 se adelanten para compensar los ingresos perdidos, algo que tendrían que aprobar los ayuntamientos. 

Pero por otra parte, está por resolver la relación económica de los consistorios con la Mancomunidad. La Cámara de Cuentas también advertía precisamente de que era necesario cambiar algunos aspectos de la relación económica de la empresa de servicios con su institución matriz. Y Arcgisa aseguraba estar trabajando en encontrar la fórmula adecuada. 

Esta cuestión fue la base de una reunión de alcaldes que, según uno de los presentes, se desarrolló en un "tono constructivo". Los regidores son conscientes de la necesidad de lograr una fórmula que permita enderezar las cuentas de la empresa de la que son consejeros. En palabras del presidente de la Mancomunidad, "hay que evitar que Arcgisa entre en quiebra".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios