Cultura

El baile centrará la próxima Bienal, que durará cinco días más

  • Los organizadores valoran "positivamente" la edición, a pesar de que ha contado con menos espectadores que la de 2008 · Se han recaudado 900.000 euros en la taquilla

Con los datos en la mano, las cifras de la recién clausurada XVI edición de la Bienal de Flamenco son ligeramente inferiores, en cuanto a recaudación, espectadores y ocupación de las salas, respecto a la edición de 2008, un retroceso en las cifras absolutas que los organizadores achacan a que esta edición ha tenido seis días (y siete funciones) menos que la última y a que ha habido dos espectáculos con un índice de ocupación inferior al 50%. En cualquier caso, Domingo González, director artístico del certamen, valora "positivamente" el resultado de esta convocatoria que, en términos númericos, sería el siguiente: se ha alcanzado un nivel de ocupación del 90,24%, respecto al 95% de la edición de 2008, con un total de 41.251 entradas vendidas de las 57.501 que se pusieron a la venta para los 56 espectáculos programados, que se han podido ver en 66 funciones, 36 de las cuales -de 32 espectáculos diferentes- han colgado el cartel de "localidades agotadas". Acogida que se ha traducido en una venta de billetes por un valor de 899.129 euros, un resultado económico y de público que celebran desde el Ayuntamiento y desde la dirección de la Bienal.

Con un "presupuesto de gastos" de 2.351.818 euros -"un 18% menos que en 2008", apuntó ayer González en la rueda de prensa de balance numérico del festival, no así el balance artístico-, los datos de 2010 sitúan la Bienal, según su director, "20 puntos por encima de la media de ocupación de espacios escénicos, que a nivel nacional está en un 70%", lo que demuestra que el certamen jondo, una de las citas decanas en la programación cultural de la ciudad, "es un producto con una aceptación de público importante". Según las cifras de la organización, las propuestas ofrecidas durante estos 25 días de flamenco en la ciudad no sólo interesan al público local, mayoritario no obstante, sino también a visitantes de fuera. Se ha pasado de un 40% a un 50% de visitantes no sevillanos, de ellos el 15% corresponde a aficionados de nuestro país y el 35% a turistas procedentes de países como Francia, EEUU, Japón, Italia y Alemania, por citar los cinco primeros.

Respecto al impacto económico que la Bienal ha tenido en el sector turístico de Sevilla, Domingo González maneja unas cifras cercanas a los 18 millones de euros, un abultado resultado que "los políticos debían atender porque para superar la crisis no estaría mal pensar que invertir en cultura es rentable", dijo. Rentabilidad justamente es lo que se espera obtener de la gira nacional e internacional del espectáculo inaugural -y única producción propia de la Bienal-, Historias de viva voz, a cargo de Miguel Poveda, aunque, en palabras de González, "falta concretar los términos contractuales" de la gira.

Tras una edición de teatros llenos, González cree que es necesario "crecer" ya que, argumenta, "el modelo actual ha llegado al tope de las posibilidades, y no tenemos la capacidad de atender a toda la demanda, ya que se queda pequeño el número de butacas por espectáculo". La necesidad de ir a más se ha plasmado, en principio, en un aumento de días de programación de la próxima edición. Así, según adelantó Domingo González, cuya continuidad en el cargo pasa, entre otros aspectos, por los resultados electorales de las elecciones municipales en 2011, la próxima Bienal se desarrollará entre el 7 de septiembre y el 6 de octubre; es decir, 30 días de programación frente a los 25 de la recién clausurada. Y si la Bienal de los 30 años ha estado, en su lema, dedicada al cante con el subtítulo Flamenco de viva voz, la próxima estará dedicada al baile con el epígrafe De cuerpo y alma. En este sentido, cabe resaltar que los espectáculos más aplaudidos por la crítica han sido precisamente montajes de baile como los de Pastora Galván e Isabel Bayón.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios