Real Balompédica Linense | El rival El Real Murcia: un gigante que se limita a sobrevivir

  • Los granotas, se conjuran para romper una racha de ocho jornadas sin ganar 

  • Los murcianistas, sin Nahuel, recuoperan a Chumbi y Víctor Curto

Víctor Curto rescata la pelota de la portería tras empatar un partido Víctor Curto rescata la pelota de la portería tras empatar un partido

Víctor Curto rescata la pelota de la portería tras empatar un partido / La Verdad de Murcia

El Real Murcia que recibe este domingo (17:00) a la Real Balompédica Linense lo hace en una situación límite. Los murcianistas, uno de los presupuestos más fuertes de toda la Segunda B, se han ganado a pulso ser el segundo peor equipo del grupo IV en las últimas ocho jornadas, en las que no conocen el triunfo, lo que les ha costado la liguilla (a quince puntos). Los pimentoneros, en crisis institucional y encomendados al técnico del filial –Javi Motos–, se conjuran para vencer y romper su mala racha ante la Balompédica. Los granotas, sin Nahuel y con la duda de Charlie Dean, recuperan a Miñano, Chumbi y Víctor Curto.

Toda esta mala situación en lo deportivo relegó de su cargo a Manolo Herrero hace dos semanas en favor del técnico del Murcia Imperial, Javi Motos, que no ha conseguido enderezar el rumbo del equipo tras dos jornadas. Y es que la historia del Murcia esta temporada va camino del fiasco. Lo dicen los números. El conjunto murciano, décimo con 37 puntos, era a principios de temporada uno de los claros candidatos a pelear por el salto de categoría.

Sobre el papel, una plantilla para soñar, pero la realidad es que el Murcia ostenta el segundo peor registro del grupo IV en las últimas ocho jornadas de competición. Cuatro empates y otras tantas derrotas que le hacen sumar cuatro puntos en este periodo, sólo El Ejido (2) sumó menos. Este hecho les deja al borde del precipicio, aunque todavía el Murcia está a tiempo de dar un golpe de timón para, por lo menos no andar hablando de permanencia hasta última hora. El vestuario prefiere ir partido a partido y se limita a sobrevivir jornada tras jornada.

El último tropiezo murciano fue la semana pasada, cuando el Talavera le mandó para casa de vacío en su visita a El Prado (1-0), que agravó aún más el estado de emergencia murciansita.

Los pimentoneros se conjuran ante su afición en busca de ese golpe de efecto que les dé la primera victoria con Javi Motos –el extécnico del filial– al mando. Todo ello, en medio de una disyuntiva institucional que mantiene a la entidad al límite y que provocó la salida de la entidad en el mercado invernal de jugadores diferentes como es el caso de Dani Aquino, cosa que ha acusado el equipo en estos últimos meses.

El entrenador murcianista recupera a Chumbi y Víctor Curto, lesionados, así como a José Luis Miñano, que cumplió sanción. Nahuel, tocado ya en el partido de Talavera, es la única baja local, mientras que Charlie Dean es duda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios