Real Balompédica Linense La Balona, a un triunfo de los 300 en Segunda B

  • La primera victoria, sobre el Córdoba, el 25 de septiembre de 1983

Paquito, uno de los artífices del primer triunfo de la Balona en Segunda B Paquito, uno de los artífices del primer triunfo de la Balona en Segunda B

Paquito, uno de los artífices del primer triunfo de la Balona en Segunda B / E.S.

La Real Balompédica Linense está a un triunfo de conseguir los 300 como equipo de Segunda división B. En los 848 partidos que ha disputado desde que ascendió por primera vez a la categoría de bronce ha logrado 296 victorias en liga regular y tres en sus dos participaciones en fases de ascenso a Segunda.

Las dos éxitos en las jornadas inaugurales de la temporada 2019-20, las que le han llevado al liderato del grupo IV, han puesto a la Balompédica a un paso de un registro histórico, las 300 victorias en Segunda, lo que podría suceder si vence el próximo domingo (19:00) en Mérida, según advierte Diario de La Línea.

La Balona sumó su primer triunfo como conjunto de bronce en la cuarta jornada de la campaña 1983-84, la de su desembarco en la categoría tras ascender en el estadio Ipurúa de Éibar.

En aquella Segunda B de solo dos grupos, después de perder en Zaragoza ante el Aragón (4-2) empatar en casa con el Parla (2-2) y caer en Zamora (2-0) se produjo por fin el primer triunfo, el 25 de septiembre de 1983 nada menos que sobre el Córdoba (2-1), con el que volverá a cruzarse esta temporada.

En un partido marcado por la desafortunada labor del árbitro valenciano Sáez Dahán, que señaló tres penas máximas, los albinegros formaron con: Pedro Clavijo, Charlo, Lorenzo, Bautista, Lorant, Garrido, Paquito, Rojas I, Varela (Borrell, 60’), Márquez y Barreiros.

Lorant (37’) y Antoñito (45’), ambos desde el punto de penalti, inauguraron el marcador para ambos conjuntos y en el 57’ Rojas I dio el triunfo a los de La Línea.

En todo este periplo en Segunda B, la campaña con más victorias fue la 2011-12, la que finalizó en Tenerife, con 22. Una de ellas en la mal llamada liguilla, sobre el Amorebieta en el Municipal, que le valió la clasificación para la segunda eliminatoria.

Por el contrario, la más desafortunada fue la 1992-93, en la que los balonos descendieron por primera vez después de sumar solo seis triunfos en toda la competición.

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios