Real Balompédica Linense El Municipal de La Línea, más cerca de la Primera RFEF

  • La visita de la Federación deja moderado optimismo en la Balompédica

  • El club habla de "absoluta normalidad" a la espera del informe oficial

Vista del Municipal linense desde la zona alta de la Preferencia

Vista del Municipal linense desde la zona alta de la Preferencia

La visita del delegado de la Real Federación Española de Fútbol al estadio Municipal de La Línea se ha saldado este viernes con un ambiente de moderado optimismo en la directiva de la Real Balompédica Linense. A la espera de que le sea remitido el informe cada vez se antoja más probable que el equipo albinegro logre el visto bueno para jugar en suelo linense sus partidos como local en la temporada del estreno en la Primera RFEF.

Ayuntamiento de La Línea y Real Balompédica han hecho frente común este viernes para recibir a la delegación de la Federación, mostrar la realidad del Municipal y, lo que es más importante, exponer el plan de futuro a muy corto plazo del estadio para que pueda cumplir los requisitos exigidos para poder jugar en la categoría de nuevo cuño.

El teniente de alcalde Juan Macías ha sido el encargado de informar de las obras que se llevarán a cabo desde el mes de septiembre (octubre en el peor de los casos) que están encaminadas, en primer lugar, a que el recinto cuente con iluminación artificial lo antes posible. El reglamento de la Primera RFEF exige que los estadios cuenten con luz con una potencia de 600 lux, que garanticen que pueda ser televisados partidos en horario nocturno.

El coliseo balono no cuenta con ese tipo de servicio desde diciembre de 2019, pero la modificación realizada en el proyecto de reforma del estadio contempla que pueda hacerlo en el arranque de 2022. Esta situación ya había sido puesta en conocimiento de la Española, que comunicó al presidente de los albinegros, Raffaele Pandalone, que baraja soluciones transitorias, como puede ser que en la primera vuelta la Balona siempre fije sus encuentros como local en horario matinal.

La Balompédica estuvo representada por su director general, Mario Galán, el responsable de los servicios jurídicos, Álvaro Pérez Bonmatí y el directivo Marc Juliá, quienes mostraron el terreno de juego, que cumple de sobras con las dimensiones exigidas (98x60), las gradas (cuya capacidad es muy superior a las 4.000 plazas exigidas), los vestuarios –tanto local, como visitante y el reservado a los árbitros- la sala de doping, la que se destinará al servicio médico (en la actualidad en obras), la sala de prensa, los banquillos (que cumplen con las 12 plazas exigidas), el marcador electrónico… y en estos apartados apenas parece que se vayan a exigir pequeñas modificaciones que Ayuntamiento y club entienden que podrán realizar sin demasiadas complicaciones.

Entre los apartados que necesitarán un pequeño esfuerzo está la conversión de la zona en la grada reservada a los medios de comunicación o el acceso a los vestuarios, sin que tampoco sean necesarias obras de gran envergadura.

El club hizo pública una nota que dice: “La Real Balompédica Linense informa que la Real Federación Española de Fútbol ha realizado su protocolaria visita de supervisión al estadio Municipal de La Línea, las instalaciones de juego de la Real Balompédica Linense, para su homologación como terreno de juego para la temporada 2021-2022 en Primera RFEF. La visita  ha transcurrido con total normalidad y el club está atento a posibles modificaciones a efectuar para adecuar el campo a la nueva categoría”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios