Real Balompédica Linense La Balona tendrá su nuevo estadio terminado en 2023

  • El Ayuntamiento linense logra que Diputación financie el proyecto con 4,5 millones

  • Las gradas serán reemplazadas de manera paulatina sin que se suspenda la actividad deportiva

  • La capacidad será de unos 8.000 espectadores y la pista de atletismo desaparece

La Tribuna del Municipal de La Línea, sin visera La Tribuna del Municipal de La Línea, sin visera

La Tribuna del Municipal de La Línea, sin visera / Erasmo Fenoy

La Real Balompédica contará con un nuevo estadio, con una capacidad para unos 8.000 espectadores y sin pistas de atletismo alrededor del terreno de juego, que deberá estar finalizado a lo largo de 2023. Lo hará gracias al trabajo realizado por el equipo de gobierno de La Línea que encabeza Juan Franco, que ha logrado que la Diputación Provincial incluya en sus presupuestos del año próximo 1,5 millones de euros para este fin y ha arrancado el compromiso de que repetirá dicha cantidad en los dos años siguientes, hasta un total de 4,5.

La puesta en marcha del nuevo estadio supone otro paso adelante para La Línea del futuro y una puerta abierta para que la centenaria Balona pueda aspirar a jugar en divisiones superiores, si bien la fórmula jurídica de la explotación no está aún decidida. Una de las posibilidades es que se lleve a cabo una concesión de obra pública.

La Línea recibió este miércoles el empujón definitivo para contar con un estadio del siglo XXI en apenas tres años. La Línea 100x100 hizo valer su acuerdo de gobierno con el PSOE en Diputación y logró la financiación de alrededor de dos tercios del presupuesto total del recinto, que estará ubicado exactamente en el mismo espacio que el actual, respetando el terreno de juego, y que como desveló Europa Sur el pasado 28 de junio, tendrá capacidad para unos 8.000 espectadores y no contará con pista de atletismo.

Estas últimas estarán en las inmediaciones del Parque Princesa Sofía y a más largo plazo en la futura Ciudad Deportiva Norte (entre las barriadas de La Atunara y el Zabal), en la que estarán ubicadas la mayor parte de las instalaciones deportivas locales.

Mucho ha llovido desde que el equipo de Gobierno pensó en prolongar la vida útil del Municipal a la espera de contar con el nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU). La decisión de los técnicos de obligar a hacer desaparecer la visera (cuya sustitución barajó el Consistorio, para luego descartarla) y, hace ahora un año, la caída de una torreta de luz artificial que propició la desaparición de las tres restantes, convirtió el proyecto del estadio en una imperiosa necesidad.

Después de doce meses de intenso trabajo, el Ayuntamiento de La Línea sacará en un plazo muy breve de tiempo la licitación de un contrato de servicios para la redacción del proyecto de la rehabilitación del Municipal, que consistirá en la paulatina sustitución de las gradas por unas nuevas, de manera que la Balompédica siempre podrá jugar en ese escenario. Algo muy similar a lo que sucedió, sin ir más lejos, con los estadios de Cádiz y Málaga.

El futuro nuevo estadio de La Línea no tendrá pistas de atletismo, pero sus bajos podrán ser utilizados para usos complementarios, siempre de carácter deportivo (tiendas de material o alimentación deportiva, gimnasios…). 

Asimismo, el recinto no solo albergará competiciones futbolísticas, sino que se convertirá en un espacio alternativo para conciertos y otro tipo de espectáculos públicos una vez finalice la crisis sanitaria generada por el Covid-19 (coronavirus) y estos puedan volver a celebrarse con normalidad.

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios