Real Balompédica Linense ¿Lo imposible?

  • La Balona visita por quinta vez el Nuevo Colombino, en el que nunca ha ganado

  • El único triunfo linense en Huelva fue en noviembre de 1990, con un gol de Miguel Ángel

Edición de Europa Sur con palabras del goleador del último triunfo en Huelva, en 1990 Edición de Europa Sur con palabras del goleador del último triunfo en Huelva, en 1990

Edición de Europa Sur con palabras del goleador del último triunfo en Huelva, en 1990 / Reproducción

La Real Balompédica Linense persigue este domingo (18:00, en director por Footters) un objetivo inédito: ganar en el Nuevo Colombino de Huelva, inaugurado en 2001 y que sólo ha visitado en cuatro oportunidades. Los albinegros sí que han derrotado a domicilio al Decano, pero de su único triunfo hace casi tres décadas y fue en el antiguo coliseo albiazul. Un gol de Miguel Ángel Colmenarejo el 4 de noviembre de 1990 dio la victoria a los visitantes, que vistieron camisola morada y pantalón negro. Desde entonces han acudido a la casa del abuelo de la categoría en seis oportuniades, con un balance de tres empates y otras tantas derrotas.

Se da la curiosa circunstancia de que empates y derrotas siguen un turno escrupuloso, así que después de que el curso pasado los albinegros cayeran con un gol de penalti, la estadística dice que le corresponde sumar un punto.

En el cómputo histórico de los enfrentamientos, la Balona ha logrado esa única victoria, ocho empates y catorce derrotas.

Para que aflore el único triunfo de los de La Línea hay que remontarse nada menos que a noviembre de 1990. Balona y Recre llegaban a aquel duelo de la décima jornada del grupo III de la Segunda B, disputado en horario nocturno y bajo un importante aguacero, en medio de lo que este periódico calificaba de “drama deportivo”.

El añorado Alvarito, que sería destituido y devuelto a su cargo, dirigía a los balonos, que visitieron de morado

Los onubenses acababan de ser apeados de la Copa por el San Roque de Lepe, lo que precipitó la destitución de su técnico, Pepe Rivera, sustituido de manera transitoria por Isabelo Ramírez. En los linenses era un secreto a voces que su técnico, el añorado Álvaro Rodríguez Alvarito, se jugaba el puesto después de no haber ganado más que en la primera jornada al Ceuta (3-0). Tanta era la ansiedad que existía en La Línea después de aquella racha de marcadores adversos que había comenzado en El Palmar de Sanlúcar (4-1) que este periódico tituló su crónica “Al fin ganó la Balona”, que había sido recibida (y posteriormente despedida) de una manera especialmente cariñosa por el público de Huelva, bastante más hostil con los suyos.

La Balompédica ha recuperado su principal característica” subrayaba la reseña de Europa Sur, que hablaba de la implicación de los jugadores visitantes y del espectacular encuentro ofrecido por Alberto Torremocha, que había sido dueño y señor del tiempo del juego.

La Balona se tuvo que sobreponer a la temprana lesión del exbarcelonista Lucendo, relevado en el primer tiempo y a la posterior del sanroqueño José Manuel García, que se mantuvo sobre el césped ya que el técnico había realizado las entonces preceptivas dos sustituciones.

Después de haber disfrutado de un par de ocasiones de esas que hicieron llevarse las manos a la cabeza a los aficionados, no pocos, que se habían desplazado desde La Línea, en el minuto 81 Chema Serna burló la vigilancia defensiva y se plantó solo ante Salva y cuando el meta trataba de achicarle la portería, envió a Miguel Ángel, que había seguido la jugada y que empujó el balón a puerta vacía. Un día después el jugador dedicó el triunfo a su entrenador.

El final del encuentro estuvo rodeado de incidentes, ya que los aficionados locales se agolparon a las puertas de la salida de vestuarios para increpar a los jugadores, pero muy especialmente a los gestores del Recreativo. Por el contrario hacían un pasillo y aplaudían a los futbolistas de la Balompédica cuando estos abandonaban la instalación por esa zona y se dirigían al autocar.

Aquella Balona que logró vencer por última vez en la capital onubense estuvo formada por Pablo Caballero; Mancilla, José Manuel García, Agustín Cabrera, Javi; Lucendo (Tomy, 26’), Eguileor (Felipe, 61’), Elorduy, Miguel Ángel, Serna y Torremocha.

Por los de casa jugaron: Luna Eslava, Pedraza, Cristóbal (Oliveira, 84’), Maravert, Miguel Ángel (Quino, 22’), Óscar, Perico Medina, Vicente, Luzardo y Alzugaray. El arbitraje corrió por cuenta del sevillano Guzmán Gil, que en opinión de este periódico estuvo aceptable.

La Balompédica evitó el descenso aquella temporada, en la que Alvarito fue destituido y más tarde devuelto a su puesto. Lo hizo en la última jornada al vencer 3-1 al Toledo y producirse un sinfín de carambolas en el resto de los grupos. El Recre jugó la entonces bien denominada liguilla de ascenso, pero el Real Madrid B acabó primero del grupo, por delante del propio Decano, del Manlleu y del San Sebastián.

La Balompédica volvería al viejo Colombino en las campañas 91-92 (1-1) y 92-93 (5-0) y no volvería a viajar a Huelva hasta la andadura 2015-16. El duelo, disputado en horario matinal, finalizó con empate a dos tantos después de que los locales llegaran a gozar de una renta de 2-0, pero Joe y José Ramón igualaron para los que dirigía Manolo Ruiz. El curso pasado, queda dicho, un gol por un discutido penalti dio origen al triunfo onubense.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios