Real Balompédica Linense

Omar Perdomo, un tipo agradecido

El delantero del Estepona Omar perdomo

El delantero del Estepona Omar perdomo

Omar Perdomo le ha dado “muchas vueltas” al descenso que llevó a la Real Balompédica Linense a Segunda Federación el pasado mes de mayo. Era el primero de su carrera. “Yo estaba dispuesto a quedarme para ayudar” al equipo de La Línea a regresar a Primera Federación “pero se marchó Pandalone y la nueva directiva no me hizo oferta alguna”. Así que no se lo pensó cuando recibió la llamada del Estepona, donde ahora es “feliz” y en el que es el segundo máximo anotador, con cuatro tantos, solo por detrás de Tahiru, que suma cinco. El domingo (12:00) será partícipe del duelo que enfrenta a costasoleños y linenses en el Muñoz Pérez en el que los locales tratan de defender la tan ansiada quinta plaza y los visitantes, de asaltarla.

El descenso fue un palo muy duro, yo nunca había vivido algo igual”, recuerda, con talante serio. “Todos los que estábamos en la caseta lo pasamos muy mal, porque cada uno a nivel individual nos sentíamos culpables, sentíamos que teníamos una deuda con todos los balonos, que no habíamos estado a la altura y eso para un profesional es muy difícil de digerir".

“En el apartado deportivo, excepto algunos momentos fue un año muy difícil”, recuerda. “Pero en lo personal tanto mi esposa como mi hijo, que hizo muchos amiguitos y yo mismo fuimos muy felices. Fue muy sencillo adaptamos porque nos trataron muy bien y por todo eso nos dio más pena no quedarnos, pero ahora también estamos muy bien en Estepona, es otro lugar magnïfico".

Un proyecto ese del conjunto esteponero para el que muchos analistas vaticinaban poco menos que un paseo en verano y al que se le atragantó el comienzo de temporada, que incluso se llevó por delante al primer entrenador, Javier Sánchez. “Nadie pareció tener en cuenta que éramos un equipo con muchísimos jugadores nuevos y que casi siempre en esos casos es necesario un proceso de maduración. Ahí está el Yeclano que igual con menos nombres ha sido muy compacto desde el comienzo y está haciendo un temporadón”.

El Estepona afronta el encuentro del domingo con la Balona después de cosechar solo dos derrotas en 13 jornadas y de enlazar dos empates a domicilio -en campos complicados como los de Marbella y Cádiz Mirandilla- en las dos últimas jornadas. “Siempre es positivo puntuar y ahora lo que nos hace falta es hacernos un poquito más fuerte en casa para terminar de asegurar el objetivo”.

Eso para por el duelo con los que entrena Baldomero Hermoso Mere que tiene “una carga especial” y no solo porque a Omar Perdomo le suponga enfrentarse a su ex equipo. “Los dos estamos peleando prácticamente por lo mismo, de hecho si la Balona nos gana nos adelanta. Va a ser un encuentro complicado para los dos, pero yo ahora no puedo hablar de sentimentalismos, tengo que pelear por lo mío y lo mío ahora es el Estepona. Otra cosa es que desee de todo corazón que al final estemos los dos en el play-off”.

En este caso a Omar Perdomo no le cuesta hablar del rival porque lo sigue “cada semana”. “No descubro nada si digo que la Balona tiene un potencial increíble. Cuenta con excelentes jugadores. Todos sabemos que allí tienen una presión especial, porque la pasión es grande, pero eso ya lo sabes cuando fichas en La Línea y hay que saber vivir con ella”.

En ese vestuario, solo sobrevive de la temporada pasada un jugador, el brasileño João Pedro, para el que solo tiene palabras de elogio en lo deportivo y en lo personal, y Nando Copete, que ha sido su compañero en el Muñoz Pérez hasta hace poco menos de un mes. “Me preguntó y le recomendé que fichase cien por cien y además estoy convencido de que va a ayudar y mucho”.

“Le dije la verdad, que aquel es un espectaculo de club, que la gente le va a querer y le va a ayudar y que va a ser feliz cien por cien, como lo fui yo”. Poco queda que añadir.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios