Real Balompédica Linense Pablo Santana-Balona: el reencuentro programado

  • El centrocampista se enfrentará a los linenses el domingo con el Marino

  • "La gente de La Línea no vio al verdadero Santana, no me dejaron demostrar mi potencial", reivindica

Pablo Santana conduce el esférico durante el Balona-UCAM de la anadura 2018-19 Pablo Santana conduce el esférico durante el Balona-UCAM de la anadura 2018-19

Pablo Santana conduce el esférico durante el Balona-UCAM de la anadura 2018-19 / Erasmo Fenoy

Cualquiera diría que el destino estaba deseando reunir de nuevo a Pablo Santana y a la Real Balompédica Linense. El centrocampista canario jugó en el equipo de La Línea en la campaña 2018-19, recaló en la UD San Fernando de Maspalomas, en Tercera división, y este verano fue reclutado por el Club Deportivo Marino para que tomase el timón en la temporada del regreso a la Segunda B. El conjunto azulino no estaba inicialmente en el grupo de la Balona y una vez fue ubicado en el mismo, unió a ambos en la primera jornada, la que se juega el próximo domingo. Una enorme alegría para el jugador que se queda “con lo bueno” de su paso por un Municipal que, siente, nunca tuvo la oportunidad de ver todo el fútbol que lleva dentro y que en su día le convirtió en una de las piezas cotizadas de los filiales de la Unión Deportiva Las Palmas.

“La verdad es que cuando volví a Canarias para jugar en Tercera pensé que nunca más me cruzaría con la Balona, pero se ve que estaba escrito y la verdad es que me hace mucha ilusión, porque me va a permitir reencontrarme con gente conocida”, comienza el exalbinegro.

“Lo de vernos tan pronto incluso lo he hablado con mis padres y con mis amigos, la verdad es que es la mayor casualidad del mundo”, abunda. “Vuelvo a la categoría, nos toca en el mismo grupo, que no estaba previsto y nos vemos en la primera jornada”.

“Igual me hubiese hecho hasta más ilusión ir a La Línea, pero bueno si no sucede nada raro tendré la oportunidad de ir en la segunda vuelta y cumpliré ese deseo”, finaliza el mediocentro.

Preguntado por su paso por la Real Balompédica, donde nunca contó con la confianza del actual preparador del Atlético Baleares, Jordi Roger, responde: “Cuando analizas algo con el prisma que te da el tiempo valoras mejor las cosas. Y yo soy de quedarme con las cosas positivas y aprendí a manejarme con la cara mala del fútbol, que es la de no tener muchos minutos, la de esperar una oportunidad que no solo no me llegó, sino que en los últimos tres meses casi estaba apartado…”

“Pero bueno, era mi primera experiencia fuera de casa, aprendí muchísimo, no solo en el apartado deportivo, sino en el personal", reflexiona en voz alta. "Aunque la verdad que me quedé con el sabor amargo de que la gente de La Línea nunca llegó a ver al verdadero Pablo Santana, no me dejaron mostrar mi potencial”, se reivindica.

"Somos un equipo joven, con tanta ilusión como falta de experiencia"

De su nuevo equipo, el primer rival liguero de la Balona, Pablo Santana destaca, por encima de cualquier otro apartado, la juventud. “Creo que los mayores tienen 28 años. Eso supone que tenemos muchísima ilusión, pero también que somos un equipo inexperto, con muchos jugadores que no han participado de la categoría y que aún tendrán que adaptarse a la Segunda B, pero que tienen ganas de debutar, de hacerlo bien y que seguro entre todos vamos a hacer del Marino un equipo competitivo”.

“Estoy convencido de que podemos hacer un buen papel, pero también de que al principio nos va a costar un poco a la categoría, pero de verdad que creo que hay buenos mimbres”, recalca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios