Real Balompédica Linense La apuesta de la Balona se llama... Bandaogo

  • Pandalone está decidido a que el mediocentro repita de blanco y negro el próximo curso

  • Solo una oferta elevada, de la que nada se sabe, provocaría la salida del burkinés

Bandaogo se dispone a parar el balón con el pecho en el Balona-Sanluqueño Bandaogo se dispone a parar el balón con el pecho en el Balona-Sanluqueño

Bandaogo se dispone a parar el balón con el pecho en el Balona-Sanluqueño / Erasmo Fenoy

El presidente de la Real Balompédica Linense, Raffaele Pandalone, está decidido a que Abdoul Bandaogo siga jugando la próxima temporada en el equipo albinegro. El mandatario exige una oferta muy suculenta para aceptar el traspaso y prescindir del futbolista. De hecho el club no le busca relevo y le ha comunicado a su entrenador que lo más probable es que pueda contar con el centrocampista de Burkina Faso. La entidad señala la permanencia del mediocentro en la caseta como la muestra de que su proyecto será muy ambicioso. Al final de la temporada aún le quedará un año por delante de contrato. Doce meses para lograr una compensación económica por él.

Diecisiete de enero de 2018. Raffaele Pandalone comparece por primera vez en rueda de prensa como presidente de la Real Balompédica Linense. Como si de un recién nacido se tratase, el empresario italiano llega con un regalo bajo el brazo, la renovación del entonces jugador más pretendido del equipo de La Línea, el sanroqueño Juan Diego Molina Stoichkov, hasta 2020. Y eso que Real Murcia estaba dispuesto a poner el dinero sobre la mesa antes de que acabase el mercado de invierno.

La jugada le salió redonda.  Stoichkov contribuyó, entre otras cosas con dos goles decisivos en Murcia en la última jornada, a la permanencia de los albinegros. Más tarde fue traspasado al Mallorca, con el que ascendió a Primera y a la vista de su rendimiento en el Alcorcón, donde juega cedido por los bermellones, es más que probable que aún proporcione más beneficios económicos la centenaria entidad de La Línea.

Algo muy similar, por cierto, sucedió en la ventana de invierno de la andadura siguiente. La Balompédica sujetó a Kibamba en un equipo que por entonces caminaba por la parte alta de la tabla. No abrió la puerta de salida al congoleño hasta que finalizó la campaña, cuando fichó por el Sevilla.

Junio de 2020. Raffaele Pandalone pretende casi repetir la jugada. Su decisión es que Abdaoul Bandaogo comience la próxima andadura con los albinegros. Así se lo ha hecho saber a su técnico, Antonio Calderón, como prueba de que pretende construir una plantilla ambiciosa, que aspire a jugar la campaña 2021-22 en la ansiada Liga-Pro.

Nadie duda de que Bandaogo, que se despidió de la interrumpida competición con una espectacular actuación en el campo del Recreativo de Granada, es, a día de hoy, el jugador más exportable de la Balompédica. Tal y como se han desarrollado los acontecimientos, puede el que el único.

La realidad es que aunque ha habido clubes de superior categoría que a lo largo tanto de la campaña como del periodo de confinamiento han preguntado por la situación del mediocentro burkinés no existe una sola oferta apetecible encima de la mesa para su traspaso. Y para que la Balona acepte ceder sus derechos no bastará un pellizquito. Será necesario una cantidad muy importante. Como sucedió con Stoichkov en 2018.

Pandalone no quiere que tras la marcha de Javi Montoya, Manu Molina y Tomás Sánchez, todos ellos a petición propia, dé la sensación de que la entidad está desvencijando el plantel y que a Antonio Calderón le corresponde empezar casi de cero. Bandaogo es el símbolo del proyecto. O llega un ofertón, del que de momento nada se sabe, o se queda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios