Algeciras

Muere en Algeciras Salvador Romero 'el del Chic' a los 86 años

  • Durante 41 años, hasta 2011, fue el propietario del bar Chic, frente a la capilla de Europa

Salvador Romero 'el del Chic', en 2002. Salvador Romero 'el del Chic', en 2002.

Salvador Romero 'el del Chic', en 2002.

Salvador Romero, más conocido como Salvador el del Chic, ha fallecido este martes en Algeciras a los 86 años. Hostelero desde los 15 años, hasta 2011 fue el propietario y el hombre tras la barra durante 41 años del bar Chic, situado en la calle Radio Algeciras -anteriormente José Antonio- frente a la capilla de Europa, donde además de una fiel clientela se formalizó la peña taurina Los Amigos del Chic.

Durante años han sido innumerables los cafés que sirvió Salvador en su bar hasta febrero de 2011, cuando a los 76 años decidió dedicar su tiempo a los más necesitados. 

En 2002, Europa Sur publicó un artículo escrito por Anselmo F. Caballero para la sección El mostrador sobre el Chic que reproducimos a continuación.

El 'Chic', un pequeño parlamento en la calle José Antonio

Un bar clásico español requiere de una parroquia fiel y gárrula, de un entorno adecuado para la charla y la controversia y de una nómina de argumentos para el debate que, fundamentalmente, se alimente de heroicidades taurinas y virtuosismos balompédicos. Las paredes de un establecimiento tal requieren estar adornadas por fotografías de los maestros de la tauromaquia, captados en lances de plástica belleza, y por banderines del equipo de fútbol local, con lo que se dejará a la claras para cualquier visitante extraño la inequívoca adscripción de los parroquianos con los colores del fútbol patrio.

El 'Chic' es un pequeño establecimiento situado en la calle José Antonio, un bar angosto pero con suficiente espacio como para convertirse en tribuna diaria de un buen número de tertulianos. "El bar se abrió en el año 78, aunque yo empecé a explotarlo dos años después explica su propietario, Salvador Romero Yo era maitre de hotel y un día vi el bar, me gustó el sitio y decidí quedarme. Si podía trabajar para que otro ganara dinero, por qué no podía hacerlo para ganarlo yo".

El 'Chic' es, a diario, un exiguo parlamento donde las controversias sobre fútbol y toros son pan de cada día. Con un patrono fundamentalmente merengue, la clientela barcelonista sabe de sus puntos flacos, y a fe que los explota. "Sí, pero cuando el Madrid gana, por aquí no aparecen", sonríe ufano Salvador. El Algeciras C.F. es, probablemente, una de las instituciones más veneradas en el bar de Romero. De hecho, una de las glorias del fútbol local, el desaparecido Andrés Mateo, era uno de los contertulios fijos en el 'Chic' y gran amigo de su propietario.

Salvador recuerda con nostalgia cómo hace tan sólo unos años Mateo enfermó gravemente para preocupación de sus amigos. Recuperado, su primera salida al centro de la ciudad fue para rendir visita, primero, a la Capilla de Europa, después, al 'Chic'. "Aún recuerdo un día en que, tomando un café, perdió el equilibrio y cayó al suelo desde el taburete cuenta Salvador Se levantó muy serio, y me dijo: 'Es la primera vez en mi vida que me caigo al suelo. Me ha tenido que pasar aquí lo que no me pasó nunca en un campo de fútbol".

La pasión por el Algeciras no obnubila, sin embargo, el entendimiento de los parroquianos del 'Chic'. Su propietario es el primer crítico ácido crítico con el equipo. "Aquí somos todos del Algeciras, pero yo no voy al campo, y eso que tengo el carné. Además, he hecho el carné a otros 16 amigos, que, por cierto, tampoco van. ¿Que por qué no vamos? Porque la verdad es que lo que se ve en el campo no invita", afirma Salvador.

El segundo de los pilares fundamentales sobre los que se asientan las conversaciones del 'Chic' es la tauromaquia. El bar de Salvador ha recibido a un buen número de maestros entre los que aún sigue siendo fiel el director de la Escuela de Tauromaquia de Algeciras, Ruiz Miguel. "Aquí he visto yo muy tempranito por la mañana a los chavales de la Escuela esperando a que el maestro viniera a recogerlos. Por eso, porque sé lo que trabajaban, siento un gran respeto por esos chavales", asegura Salvador.

Las cosas han cambiado mucho en la calle desde que hace más de 20 años Salvador se hiciera cargo del establecimiento. Un día, quizá para favorecer ese ambiente de tertulia que es la seña característica del 'Chic', su propietario dejó de servir vinos. "Sólo nos dedicamos al desayuno y al cafelito de por las tardes. Todo ha cambiado mucho, desde luego, aunque aquí sigo teniendo los mismos clientes. Clientes a los que, personalmente, prefiero llamar amigos", asevera Salvador.

El 'Chic', pequeño y modesto como es, sigue siendo uno de los más grandes parlamentos de toda la ciudad. 

Salvador Romero es desde hace 22 años el propietario del bar 'Chic', un modesto establecimiento ubicado en la calle José Antonio. A Romero, amante de la charla y el trato con sus clientes, le gusta recordar a todos aquellos personajes célebres que un día visitaron su casa. Viejas glorias del deporte como los futbolistas Julio Alberto y Stielike, atletas como Antonio Corgos que fuera durante muchos años el mejor saltador de longitud español e incluso bellas, hoy olvidadas, como Jeanette Rodríguez, la mofletuda protagonista del que fuera celebérrimo culebrón televisivo 'Cristal'. Otras estrellas del espectáculo, como el andalucista Pedro Pacheco, también estuvieron en el 'Chic'. "Y mi amigo Manolo Paulete, el mejor político que conozco", apostilla Salvador.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios