Algeciras

Condenado un yihadista que quiso comprar armas en Algeciras

  • La Audiencia Nacional acepta la petición de la Fiscalía y eleva la pena a ocho años de cárcel

Ahmed Samsam, el yihadista condenado, fotografiado en Siria sobre un carro de combate. Ahmed Samsam, el yihadista condenado, fotografiado en Siria sobre un carro de combate.

Ahmed Samsam, el yihadista condenado, fotografiado en Siria sobre un carro de combate. / e. s,

La Audiencia Nacional condenó en una sentencia hecha pública ayer a Ahmed Samsam, un danés de origen sirio al que efectivos policiales detuvieron en Estepona. El tribunal acredita su comisión de un delito de integración en organización terrorista. El condenado había intentado comprar armas en el barrio de La Bajadilla de Algeciras horas antes de su arresto, según considera probado la Audiencia. Samsam había viajado hasta en 3 ocasiones a Siria donde participó, integrado en las filas de Daesh, en batallas consideradas "cruciales" por el Estado Islámico como la toma del aeropuerto de la ciudad de Raqqa, en agosto de 2014.

Al yihadista se le condena también por participar en actividades de financiación del terrorismo, por difundir a través de las redes sociales mensajes para justificar la yihad y convencer a otros de las bondades de las acciones violentas, así como por tratar de hacerse con una partida de armas de fuego en España.

Ahmed Samsam usaba las redes sociales para publicar proclamas del Daesh y amenazas

La sentencia de la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal considera probado que Ahmed Samsam, cuya familia es de origen sirio, tras culminar su proceso de radicalización, se desplazó a Siria entre 2012 y 2014, una vez cada año, para combatir en las filas de las organizaciones armadas precursoras del Estado islámico.

A pesar de su regreso, continúa la sentencia, el acusado seguía manteniendo el contacto con otros miembros y combatientes de Daesh en Siria y otras zonas de conflicto. Se creó un perfil de Facebook y un canal de Youtube donde hacía constante proselitismo de la actividad de la organización terrorista mediante la difusión y glorificación -entre numerosas personas de su entorno personal y familiar- de sus postulados, de sus líderes y sus acciones criminales, "siendo públicamente conocida se plena adhesión a la doctrina de dicha modalidad del terror".

El acusado también coayudaba, de forma activa y regular, en la financiación de actividades vinculadas al terrorismo de Daesh, así como en la realización de gestiones dirigidas a la adquisición de armas y material militar. Samsam obtuvo una sólida formación en el uso de armas de guerra, según arroja los hechos probados de la sentencia.

"En las acciones del acusado y en sus expresiones se denota claramente la total interiorización que efectúa del ideario yihadista radical y violento propugnado por Daesh, su acrítica adhesión a las premisas que proclama, su afán por alabar a la mencionada organización terrorista y sus logros y su pretensión de difundir sus presupuestos ideológicos, así como su predisposición a colaborar desde dentro y muy activamente con la formación terrorista de muy diversas y significativas formas", explicó el tribunal.

Entre esas formas se mencionan la lucha en el campo de batalla, la financiación de su actividad o la pedagogía de sus postulados a través de las redes sociales con el fin de incorporar nuevos miembros y convencer a otros de las bondades de la yihad violenta.

Los magistrados relatan cómo en septiembre de 2012, con solo 22 años, el acusado viajó a Siria, donde regresó en 2013 y 2014. Allí participó en las filas del Daesh en batallas consideradas "cruciales" por la propia organización terrorista, entre ellas la toma del aeropuerto de la ciudad de Raqqa, en agosto de 2014.

Durante su última estancia conocida en España, a partir de mediados de junio del año pasado, trató de hacerse con una partida de armas de fuego. Un mes antes había subido un tutorial a su canal de Youtube relativo al uso del subfusil checo Scorpion, sostiene la sentencia.

Dentro de su actividad en redes sociales, la sentencia explica que en su perfil de Facebook el acusado hizo una publicación en la que manifestaba: "Me duele el corazón. Que Allah nos guíe". Al mensaje le unió un vídeo apocalíptico titulado en inglés Signs of the last day (Señales del último día) en el que se elucubraba acerca de la condición de los "últimos días" en relación a los que estamos viviendo en la actualidad, indica la Sala. También desde ese mismo perfil vertió amenazas contra otros internautas a los que acusaba de haberle difamado, diciendo que los ejecutaría.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios