Fin del cierre perimetral por provincias Tarifa despierta del letargo tras un largo invierno

  • El municipio recupera sensaciones con la llegada de turistas de otros puntos de Andalucía tras la apertura del cierre perimetral por provincias

  • El tiempo acompaña en una jornada de alegría para los comerciantes de la localidad

Varias personas pasean por la entrada a la Isla de Tarifa con Tánger Med al fondo

Varias personas pasean por la entrada a la Isla de Tarifa con Tánger Med al fondo / M. C. I. C.

Tarifa amaneció este sábado 1 de mayo, Día del Trabajadores, con una extraña sensación. La ciudad del viento, en la que un Poniente moderado aportaba un poco de frescor a una jornada muy soleada, parecía desperezarse y encarar la jornada con una sonrisa y mucha ilusión tras un largo letargo. Tras cuatro meses de cierre perimetral, el municipio podía por fin recibir turistas de otras provincias de Andalucía, tras la relajación de las restricciones de movilidad decretadas por la Junta de Andalucía.

La localidad recibía, por vez primera desde diciembre, a visitantes de otras partes de la comunidad autónoma, como Antonio, que afirma que solo va a pasar unas horas: "Venimos de Sevilla y nos quedaremos el tiempo de bucear. Ya hemos venido en tres ocasiones anteriores para lo mismo. La verdad es que no hemos visto la ciudad. Del puerto a bucear y de bucear para casa. Hace buen tiempo, pero el agua va a estar fría", afirma riendo antes de partir a la inmersión.

Los restaurantes han sido uno de los sectores más afectados durante las restricciones de movilidad, y los empleados de la restauración, como Xavi, esperan que este sábado sea el preludio de un buen periodo estival: "Se ve más animada la cosa este fin de semana. Antes, con las restricciones y el mal tiempo estaba más parada, pero ahora se ve un cambio, caras nuevas, y se empieza a ver la luz al final del túnel. Abrimos a mediados de marzo y si nos portamos bien y no nos encierran otra vez, hay buenas sensaciones de cara al verano".

Los residentes se contagian de la alegría de sus vecinos al ver que el turismo andaluz volverá a las calles de la localidad, y con él el empleo, como afirma María, una canaria que vive a caballo entre Tarifa y Alemania con su hija Alma, de dos años, y su pareja Tim, un periodista alemán enamorado de la zona: "Las camareras nos han  dicho que tienen más trabajo desde que han abierto las provincias. El viernes me encontré con un amigo que reparte flyers y me comentó que al fin tenía trabajo gracias a la apertura de hoteles. Hacía meses que no trabajaba, así que la gente está volviendo a conseguir empleos y los restaurantes están volviendo a contratar".

"La gente está volviendo a conseguir empleo y los restaurantes están volviendo a contratar".

Manuel, propietario de dos restaurantes en la localidad, también es optimista ante el que parece que va a ser un buen fin de semana: "Se nota. Hay mucha más afluencia de público. Tenemos toda la terraza reservada y con 12 mesas en espera. Estos meses han sido duros, pero los fines de semana, con el público del Campo de Gibraltar nos defendimos. Ahora, con la apertura de las provincias, se notará un subidón. Si Dios quiere, como mínimo tendremos un verano tan bueno como el 2020, que fue bueno".

En los mismos términos se expresa Alejandro, cocinero en un restaurante de la localidad: "Durante la pandemia trabajamos, pero sin cubrir gastos. Esto ha estado muerto, salvo algunos puentes y días de muy buen tiempo. Ya este viernes y este sábado se nota que hay más gente. En un día así, la gente aprovecha el día para estar en la playa y luego se vienen para los restaurantes del centro".

No faltan los visitantes de la comarca, y procedentes directamente de Gibraltar, como el matrimonio llanito formado por Cristian y Geri: "Nosotros estamos ya acostumbrados a estar sin mascarillas, por lo que es un poco una vuelta al pasado", afirma él, y añade: "Nos quedaremos todo el fin de semana en un hotel. Es un sitio accesible para nosotros. Está muy animado, con la gente dando sus vueltecitas.  El tiempo este fin de semana, ¡mejor no podía estar!". "Me gusta mucho Tarifa. No está igual que antes de la pandemia, pero se ve que las cosas están progresando poquito a poco", añade su pareja.

Los comerciantes esperaban como agua de mayo a los visitantes de las provincias limítrofes, como Ángeles y su pareja, de Málaga:  "Hemos aprovechado la apertura y hemos venido a pasar el fin de semana. Hacía años que no veníamos. Hace buen tiempo, con su solecito, la gente muy agradable, todo el mundo con mascarilla y guardando la distancia... Parece un ambiente muy seguro. Habíamos venido con la intención de observar y si no estaba la cosa bien nos íbamos, pero parece muy seguro".

Las tiendas de souvenirs reciben con esperanza la llegada de los turistas que tanto tiempo les faltaron. "Esto estuvo muy parado, salvo los fines de semana con la gente de la comarca. Ahora puede venir gente de otras provincias y eso cambiará las cosas. Si esto seguía así, en unos meses tenía que cerrar", afirma Eric, un francés que regenta un tienda de artesanía.

"Si esto seguía así, en unos meses teníamos que cerrar"

Deborah, una chica brasileña de extraordinaria simpatía y propietaria de un establecimiento de moda, también ve con buenos ojos el futuro próximo: "Se nota que hay más gente por la calle. Todo el mundo se porta bien, con sus mascarillas y cumpliendo el distanciamiento social. Estos últimos meses han sido muy parados, pero también lo necesitamos para tener más control. Somos optimistas y creemos que será un buen verano. La gente está cansada de estar en casa y tiene ganas de salir".

"En temporada baja ya se sabe como está Tarifa, pero con el cierre provincial... Ahora han venido gente de Málaga, Sevilla... Se nota que hay movimiento de gente que tiene ganas de venir a la playita...", añade con una amplia sonrisa.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios