Crónicas Levantistas

Juan Manuel Marqués Perales

jmmarques@diariodecadiz.com

El centro izquierda puede votar a Moreno

No es una milonga de los populares que votantes progresistas puedan votar, esta vez, a Juanma Moreno

Desde que Alfonso Fernández Mañueco se coaligara con Vox en Castilla y León, quedó claro que el PSOE no se plantearía salvar a Juanma Moreno si, a consecuencia de las elecciones del 19 de junio, necesitase el voto de los parlamentarios socialistas. Su candidato Juan Espadas lo ha explicitado esta semana: no habrá apoyo al PP para evitar que Vox entre en el Gobierno de la Junta, de modo que Juanma Moreno queda configurado como el baluarte que puede frenar a los nacional populistas mediante un éxito en las urnas. Si suma más que las izquierdas y el PSOE, Moreno gobernará en solitario, y aplicará la misma geometría que desarrolló en el Parlamento andaluz en los últimos meses; unas veces, se apoyará en Vox, otras, en los socialistas.

A diferencia de Isabel Díaz Ayuso, que arrolló a Vox desde la mimetización, Juanma Moreno ha sido un presidente de centro que no ha disgustado al centro izquierda, por lo que no es una milonga popular que votantes progresistas vayan a escoger, esta vez, la papeleta del PP, ante el convencimiento de que su éxito frenará al partido de Santiago Abascal.

Los votantes no pertenecen a los partidos ni dejan congeladas sus lealtades durante cuatro años para activarlas el 19 de junio. Aquellos 400.000 abstencionistas de Susana Díaz no tienen por qué votar a Espadas o, como alternativa, volver a quedarse en su casa. También podrían apoyar a Moreno para que la Junta siga gobernada por un Ejecutivo moderado, sin Vox, sin sobresaltos ni excentricidades populistas.

Esto ha ocurrido en otros casos, aunque ha sido más común en los ámbitos municipales que en los regionales. Alcaldes populares a quienes votan los progresistas y regidores de izquierdas que gustan a la derecha. Cada elección tiene su afán.

Que esto ocurra, que Moreno abarque desde el centro izquierda a la derecha, va a depender de su campaña electoral, pero también de la de Juan Espadas y la de Vox. El socialista no ha comenzado mal, intenta convencer a las bases del PSOE que es posible una victoria por votos y está movilizando a cada uno de los militantes y sus entornos. Esto no es poco. Vox, sin embargo, anda perdido con su candidata, lo que no es extraño. A ninguna formación se le hubiera ocurrido presentar a alguien sin relación previa con la política andaluza. No se trata de nacer aquí o allá, ni de residir en Madrid o en Burguillos, es que Olona carece de una mínima vocación de política andaluza.

Moreno podría buscar a algún apoyo público de alguna figura de la izquierda, pero no se atreve, teme que eso sea aprovechado por Vox, su verdadero contrincante el 19-J.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios