Puerto de Algeciras 2020: El verano sin OPE

  • Los puertos de Algeciras y Tarifa atraviesan una campaña de verano atípica sin los viajeros del Paso del Estrecho

  • Embarcar en Francia o Italia con más de 40 horas de navegación, única vía habilitada por Marruecos para atravesar sus fronteras cerradas

Un niño observa las explanadas vacías del Muelle de Galera del Puerto de Algeciras. Un niño observa las explanadas vacías del Muelle de Galera del Puerto de Algeciras.

Un niño observa las explanadas vacías del Muelle de Galera del Puerto de Algeciras. / Erasmo Fenoy

Desde una valla publicitaria del acceso norte a la ciudad de Algeciras, una sonriente mujer árabe asegura que siempre utiliza la misma naviera por su puntualidad para cruzar el Estrecho. Y así habrá sido durante varios años de fidelidad para salvar el salto entre Europa y África hasta este verano, en el que la pandemia de coronavirus ha truncado las esperadas vacaciones de centenares de miles de magrebíes en su tierra de origen. Y también la parte más esperada del tráfico anual de viajeros para las navieras y el resto de servicios complementarios del Puerto.

Las carpas para la sombra del Llano Amarillo, otros años atestadas y bulliciosas durante días completos, aguardan hoy vacías una llegada de coches y usuarios de una Operación Paso del Estrecho (OPE) que no se producirá. Fueron montadas ante la posibilidad de la apertura de las fronteras de Marruecos de un día para otro, casi con el mismo nivel de sorpresa y desconcierto que supuso el cierre total de las entradas al país vecino en marzo. En la terminal de pasajeros, las taquillas permanecen con muy poca actividad para atender a los viajeros hacia Ceuta. El muelle de Galera, lugar de concentración previo al embarque, es prácticamente un páramo.

Marruecos ha anunciado recientemente la ampliación del estado de emergencia sanitaria en otro mes más, hasta el 10 de septiembre, en una nueva prórroga que supone dar la puntilla final a una malograda OPE que se preparó pero que nunca se llegó a poner en marcha. Es la primera vez en más de 30 años de historia que el dispositivo conjunto entre España y Marruecos no se activa.

Los empleados de las navieras, buena parte en desempleo bajo Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) ante la caída en picado de la actividad, confiaban en que las fronteras se reabrieran a partir del 10 de julio, coincidiendo con el final de la desescalada en España y el libre tránsito entre los países europeos, para volver a navegar. E incluso el Gobierno preparó su parte de la OPE para atender la posible llegada de viajeros en tránsito. Maruecos también diseñó medidas para compatibilizar el trasiego de los usuarios con las medidas sanitarias de control de la pandemia. Pero finalmente no ha sido así dejando un verano atípico en los puertos del Estrecho.

Así son los viajes a Marruecos

Ante el cierre de las fronteras y la negativa de Marruecos a organizar su parte de la OPE de este año, el país vecino solo acepta desde el 14 de julio viajeros nacionales (aunque sean residentes en Europa) procedentes de los puertos de Sète (Francia) y Génova (Italia).

Se trata de travesías regulares hacia Tánger y Nador que superan ampliamente las 30 horas de viaje, cuyo precio se dispara hasta rozar el millar de euros para dos personas y un turismo frente a la hora y media de navegación entre Algeciras y Tánger-Med y la imbatible rapidez de la ruta Tarifa-Tánger, con 35 minutos sobre el mar.

Entrada a la terminal marítima de Algeciras. Entrada a la terminal marítima de Algeciras.

Entrada a la terminal marítima de Algeciras. / Erasmo Fenoy

El puerto de Sète mira al Mediterráneo con un muelle comercial equipado con terminales para graneles, contenedores, líquidos o carga refrigerada, entre otros. Más de 3,3 toneladas de productos pasan por sus instalaciones al año, así como unos 180.000 viajeros.

Desde Sète, el viaje a Tánger-Med dura 39 horas y 45 minutos. Los ferris de la naviera GNV (Grandi Navi Veloci) están equipados con camarotes y otras dependencias para una travesía de este tipo y hay una expedición por sentido a la semana. A lo sumo dos, si el tiempo de tránsito se acomoda en el calendario para dar lugar a salidas los lunes y sábados.

El precio para un viaje tipo (dos adultos y un turismo) en las salidas de lo que resta de agosto va de 850 a 1.435 euros, según ha comprobado Europa Sur.

La ruta Sète-Nador es más económica. El mismo perfil de viaje supone un desembolso de unos 750 euros, aunque una hora y cuarto más de navegación. La ruta es cubierta por GNV y por Baleària en 41 horas, si bien la compañía española solo tiene tres salidas hacia Marruecos programadas en lo que queda de agosto. GNV oferta cuatro expediciones por semana.

La dársena italiana de Génova es algo más parecida en dimensiones a Algeciras. Cada año transitan 2,5 millones de viajeros y 700.000 coches por un puerto que despachó 68,1 millones de toneladas de mercancías el año pasado, así como 2,7 millones de contenedores.

Los transbordadores a Tánger-Med tardan 53 horas y media con una salida a la semana operada por GNV. El precio, igualmente abultado, parte de 705 euros hasta 1.026 para la pareja de viajeros en un turismo. Además de esta ruta, hay conexiones con Argelia y Túnez, entre otros destinos.

Medidas de seguridad

A los viajeros se les exige una serie de requisitos para el embarque en estos muelles. El primero, tener el justificante de un test PCR negativo realizando como máximo en las 48 anteriores al embarque; o bien un justificante de test serológico realizado en las últimas 48 horas.

A la vuelta, tanto para entrar en Francia como en Italia, a los viajeros se les exige un test PCR con menos de 72 horas.

Ninguno de los dos puertos tiene en sus respectivas páginas en internet información sobre cómo está discurriendo esta atípica campaña o datos estadísticos de viajeros que permitan comparar la campaña de 2020 con las precedentes.

Un ferry atracado en el Puerto de Algeciras. Un ferry atracado en el Puerto de Algeciras.

Un ferry atracado en el Puerto de Algeciras. / Erasmo Fenoy

A su vez, comparar en Algeciras carece de sentido ante la elocuencia de los embarques vacíos y lo atípico de la situación. Para estas fechas del año pasado, por el Puerto de Algeciras habían embarcado 894.891 pasajeros y 230.498 vehículos, mientras que por el de Tarifa lo hicieron 271.554 pasajeros y 38.632 vehículos entre el 15 de junio y 15 de agosto.

En 2019 un total de 3.242.970 pasajeros y 760.215 vehículos tomaron parte en la OPE el año pasado, un 3% más que el año anterior, según las cifras del ministerio español del Interior. Los puertos de Algeciras y Tarifa canalizan casi el 72% del total.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios