Disturbios en La Atunara La Línea despierta en calma tras una madrugada sin incidentes

  • Un dispositivo de 70 policías nacionales se desplegó en el municipio para hacer frente al vandalismo en la tarde del lunes

  • Medio centenar de guardias civiles refuerzan el servicio en prevención de posibles incidentes

  • Los Bomberos denuncian haber sido apedreados y amenazados

El antiguo restaurante La Marina, quemado en la tarde del lunes

El antiguo restaurante La Marina, quemado en la tarde del lunes

La Línea de la Concepción ha despertado esta mañana en calma tras una madrugada sin incidencias de importancia. Los graves disturbios que se produjeron en la tarde de ayer en la zona de La Atunara y San Bernardo no tuvieron continuidad en la madrugada tras desplegar la Policía Nacional hasta 70 efectivos en el municipio y reforzar la Guardia Civil sus servicios hasta llegar a medio centenar de agentes.

Según la información recopilada por la Policía Nacional y la Guardia Civil, a lo largo de la noche solo ha habido alguna pequeña quema en la zona de Palomeras; el Ayuntamiento linense ha confirmado que se han quemado una decena de contenedores durante la madrugada. El resto ha transcurrido sin incidentes.

Por el momento no ha habido detenidos por los altercados ocurridos en la tarde de ayer tras la muerte de dos personas, ahogadas después de que aparentemente abandonasen su embarcación tras quedar averiada. Un elevado número de personas se concentró en el puerto de la Atunara, a donde se llevaron los cuerpos, y se enfrentaron a los cuerpos de seguridad tras difundirse información falsa sobre su actuación. En esos altercados, en los que la Policía Nacional se vio obligada incluso a disparar al aire, dos agentes resultaron heridos leves y algunos vehículos sufrieron daños en la carrocería y rotura de lunas por el lanzamiento de piedras.

Daños en la ciudad

Tras el levantamiento de los cadáveres, comenzó una tarde de disturbios en las zonas de La Atunara y San Bernardo. Los vándalos prendieron fuego al antiguo restaurante La Marina, a la nave que la delegación municipal de playas usa de almacén junto al centro de salud de La Atunara, una torreta de vigilancia de la playa de Levante y un módulo de servicios. El mobiliario urbano también sufrió importantes daños.

En el paseo de Levante se instalaron barricadas con contenedores ardiendo y en la rotonda entre la Ronda Norte y la carretera del Higuerón fueron arrancados de cuajo bloques de hormigón de la glorieta para intentar cortar el tráfico.

Los Bomberos de La Línea han denunciado que también ellos fueron apedreados y amenazados cuando acudieron a apagar los fuegos que iban surgiendo. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios