La Línea

La Línea se sumerge en una ola de disturbios vinculados al narcotráfico

Graves disturbios en La Atunara: enfrentamientos con la Policía e incendio de edificios y mobiliario urbano

La zona de Levante de La Línea, especialmente las barriadas de La Atunara y San Bernardo, vivieron este lunes una jornada de graves disturbios originados desde el mediodía tras la muerte de dos hombres ahogados después de que su embarcación naufragase.

Según explicó la Subdelegación del Gobierno, los altercados se iniciaron en el interior del Puerto de La Atunara debido al gran número de personas (familiares y amigos de las victimas) que se acercaron al lugar de los hechos. Las autoridades vinculan los disturbios al mundo del narcotráfico y apuntan a que el barco hundido se dedicaba a suministrar gasolina a las lanchas que transportan el hachís desde Marruecos a la costa española.

Fue al tratar de establecer un cordón de seguridad en el puerto cuando tuvieron lugar los primeros enfrentamientos con efectivos de la Policía Nacional y la Guardia Civil, por lo que el muelle fue desalojado.

Ya en el exterior, los agentes de la Policía Nacional fueron increpados e incluso agredidos con piedras a la salida del coche fúnebre. Varios vehículos policiales sufrieron daños, con la rotura de sus lunas. La tensión llegó a tal punto que los agentes, incluso, se vieron obligados a hacer uso de sus armas reglamentarias con disparos al aire para disuadir a la masa de gente congregada en la zona. 

Incendio del antiguo restaurante La Marina durante los disturbios en La Línea Incendio del antiguo restaurante La Marina durante los disturbios en La Línea

Incendio del antiguo restaurante La Marina durante los disturbios en La Línea

Un portavoz policial se apresuró a desmentir la información difundida ampliamente a través de un mensaje de audio en el que se indicaba que la Policía Nacional no había hecho nada para auxiliar a los dos fallecidos. “Al igual que en otras ocasiones, los agentes han intentado por todos los medios auxiliar a los fallecidos intentando localizar los medios adecuados para su rescate. El mensaje malintencionado no hace más que aumentar el estado de crispación entre los familiares, amigos y vecinos de los fallecidos”, indicó.

Posteriormente, los disturbios se extendieron por la barriada de La Atunara hasta San Bernardo, además de por todo el paseo de Levante, donde se levantaron barricadas, con 18 contenedores a los que los exaltados prendieron fuego. Las llamas afectaron igualmente a una torreta de vigilancia de la playa de Levante y a un módulo de servicios. También fue pasto de las llamas el antiguo restaurante La Marina y la nave que la delegación municipal de playas usa de almacén junto al centro de salud de La Atunara. 

La circulación de coches fue imposible por esta zona de la ciudad desde primera hora de la tarde. Un nudo importante, la rotonda entre la Ronda Norte y la carretera del Higuerón, fue uno de los puntos conflictivos. Allí fueron arrancados de cuajo bloques de hormigón de la glorieta para intentar cortar el tráfico, lo que obligó a muchos conductores a tener que atravesar la mediana para volver atrás. 

La Policía Nacional movilizó inicialmente a 40 agentes, aunque estaba prevista la llegada de refuerzos antidisturbios en prevención de incidentes que pudieran extenderse por el resto de La Línea. Por el momento, no hay detenidos.

Las Coordinadoras Antidroga mostraron su preocupación por los incidentes y pidieron que se actuase en previsión de que los disturbios se agravasen, especialmente durante la madrugada.

La Policía Local también participó en el dispositivo de seguridad, con un despliegue especial para tratar de restaurar y mantener el orden público.

La Rotonda entre la Ronda Norte y la carretera del Zabal, cortada.

Naufragio

El naufragio tuvo lugar en la mañana del lunes frente a la costa de La Línea. Los dos hombres, cuyos cuerpos fueron hallados a una dos millas, se ahogaron después de que su embarcación volcase, posiblemente a causa de un golpe de mar, según apuntan algunas fuentes, aunque otras sugieren que ambos se lanzaron voluntariamente al agua tras perder el motor de la embarcación, creyendo que podrían llegar a nado a la costa. No lo consiguieron debido a la fuertes corrientes que había en la zona.

Los cadáveres de ambos fueron identificados por sus familiares y, una vez realizadas las autopsias, sus funerales se celebrarán previsiblemente el miércoles por la mañana.

En la embarcación podría haber estado una tercera persona, según han informado a esta redacción fuentes policiales y, de hecho, un helicóptero de Salvamento Marítimo rastreaba la zona en busca de supervivientes.

La embarcación a la deriva fue avistada por la Policía Nacional, según informa un portavoz de este cuerpo, y por una patrulla de la Guardia Civil, según la Subdelegación del Gobierno, a la altura del brazo largo del Puerto de la Atunara.

Juan Franco: "Siento una tremenda vergüenza por lo que está pasando en La Atunara"

Los agentes observaron que otra embarcación tipo patera, con tres tripulantes saliendo desde la playa linense del Tonelero, próxima al puerto de La Atunara, se aproximaba a los dos cuerpos, flotando ya en el agua, para subirlos a su embarcación.

Alertado el Servicio Marítimo de la Guardia Civil, una patrullera se aproximó al lugar de los hechos. Sus miembros comprobaron que a bordo de la patera estaban los dos cuerpos inconscientes, por lo que un miembro de la patrulla realizó intensas maniobras de recuperación, aunque sin éxito.

Una vez trasladados los cuerpos al puerto de la Atunara, los miembros de una ambulancia del O61 continuaron con las maniobras de reanimación durante 25 minutos, dándolas por finalizadas a las 15.00 sin resultado positivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios