La Línea REE defiende que la ubicación de la subestación es la de menor impacto ambiental y estudiará "todas las aportaciones"

  • Desde la compañía se remarca que la tramitación del proyecto está en "un momento muy inicial" y que se harán las mejoras "que sean necesarias"

Zona de Los Portichuelos, en La Línea Zona de Los Portichuelos, en La Línea

Zona de Los Portichuelos, en La Línea / Erasmo Fenoy (La Línea)

La ubicación propuesta para la subestación de la interconexión eléctrica con Ceuta, en la zona linense de Los Portichuelos, se ha seleccionado por ser la de menor impacto ambiental de todas las alternativas existentes. Así lo defiende Red Eléctrica, su promotora, que ante la polémica generada por el proyecto remarca que este se encuentra en "un momento muy inicial" y todavía tiene que pasar por un proceso de información pública en el que "se tendrán en cuenta todas las aportaciones y se harán las mejoras que sea necesario".

El delegado de REE en Andalucía y Extremadura, Jorge Jiménez, recuerda que el proyecto de conexión de Ceuta con el sistema eléctrico de la Península se recogió en la Planificación de la red de transporte de energía eléctrica 2015-2020, aprobada por el Consejo de Ministros. El Gobierno hizo el encargo a REE y desde su aprobación se ha venido trabajando en diversos estudios para encontrar la fórmula para ejecutar esa conexión, que permitirá garantizar el suministro a la ciudad autónoma y reducir las emisiones de CO2 al poder sustituir el uso de la central de diésel que la surte ahora mismo.

La propuesta de edificar la subestación eléctrica en Los Portichuelos y el trazado del cable submarino que conectará Ceuta con la red eléctrica de la Península es el resultado de esos trabajos. En el documento inicial del proyecto se analizaron distintas opciones para la infraestructura, en la zona de Tarifa, en El Pelayo y Alcaidesa. Y se optó por esta última "tras estudios de muchísimo nivel" al constatar que era la que causaba una menor afección medioambiental al fondo marino dentro de las posibilidades que da el Estrecho, donde hay cañones de gran profundidad entre otros obstáculos.

Una vez determinada el área de Alcaidesa, se analizaron cuatro posibles opciones, tres de ellas en el término municipal de San Roque y una en La Línea, y la escogida finalmente ha sido esta. De nuevo, explica Jiménez, porque "es la opción con menor impacto". Por un lado porque "la subestación queda escondida" en una hondonada y se propone también una solución con arbolado, evitando la afección paisajística. También es la alternativa con un menor movimiento de tierras y aprovecha un camino existente y vías de servicio para los 4 kilómetros de líneas eléctricas que conectarán con la playa (soterrada) y con la red de transporte (aérea). "En otras zonas sería más complicado, con más movimiento de tierras, más kilómetros de línea aérea".

Pero esta es, remarca, "una propuesta", que se ha querido presentar al Ayuntamiento de La Línea antes de que la conociese el público en general. "Ahora viene un proceso muy largo, con un trámite de información pública en el que todo el mundo podrá hacer sus alegaciones y Red Eléctrica está abierta a todas las aportaciones vengan de donde vengan. Abierta a estudiarlo todo, para que lo que se haga sea la mejor alternativa para todos", asegura. Por otra parte, destaca que "este tipo de proyectos son tractores de inversión, al final en la zona donde se ubican traen inversión. Hay que verlo como una oportunidad para La Línea".

El delegado de Red Eléctrica detalla también que este proyecto va a emplear "la tecnología más avanzada que hay ahora mismo para el soterramiento del cable submarino". Este cable, de 58 kilómetros de longitud, será seco, a diferencia del que cruza a Marruecos por Tarifa, evitando así los problemas que se han producido en este último por los daños producidos en el cable con el consecuente derrame del aceite que lo recubre. "Es un proyecto muy ambicioso", apostilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios