Gibraltar

El petrolero iraní deja Gibraltar tras 46 días rumbo al puerto griego de Kalamata

  • El buque zarpa a las 23:49 tras haber situado al Peñón en el centro del conflicto internacional generado después de que Trump rompiera el pacto nuclear con Irán

Vista del superpetrolero iraní 'Adrian Darya 1'. Vista del superpetrolero iraní 'Adrian Darya 1'.

Vista del superpetrolero iraní 'Adrian Darya 1'. / Efe

Cuarenta y seis días después de que el Gobierno de Gibraltar lo retuviera bajo la acusación de que infringía las sanciones de la Unión Europea (UE) que prohíben transportar petróleo a Siria, el Grace 1, ahora renombrado como Adrian Darya 1, navega a través del Mar de Alborán rumbo al puerto griego de Kalamata, capital de la región de Mesenia, en la periferia del Peloponeso. 

El buque abandonó las aguas que rodean a la Roca a las 23:49 de este domingo después de que la Autoridad Central de Gibraltar rechazara una solicitud de EEUU para que se prolongara la retención. El Gobierno gibraltareño explicó que la incapacidad para aplicar órdenes requeridas es el resultado del funcionamiento de la legislación de la UE y de las diferencias en los regímenes de sanciones sobre Irán en Europa y EEUU. 

Atrás quedan dos meses y medio en los que la presencia del buque a situado al Peñón en el centro de un conflicto internacional que obligó al Gobierno gibraltareño a afrontar tensiones políticas sin precedentes en los últimos años. Gibraltar se vio envuelto en la polémica por las sanciones impuestas por el Gobierno de Donald Trump tras su abandono del pacto nuclear con Irán. En abril, el presidente de EEUU designó como grupo terrorista la Guardia Revolucionaria iraní, una medida sin precedentes contra los militares de otro país.

El 19 de julio, el ministro principal de Gibraltar, Fabián Picardo se reunió con funcionarios del Gobierno iraní en Londres, a los explicó que la retención obedecía únicamente a la obligación de cumplir el artículo 14 del Reglamento de la UE sobre sanciones a Siria. Hubo después más reuniones hasta que el 13 de agosto, Gibraltar afirma que recibió una garantía por escrito de la República de Irán de que, de ser liberado, el destino de Grace 1’ no sería una entidad sujeta a esas medidas coercitivas. 

Picardo subrayó que Gibraltar había privado al régimen del presidente Assad de Siria de unos 140 millones de dólares en valor de petróleo crudo. El ministro principal escribió a los presidentes del Consejo y de la Comisión de la Unión Europea (Donald Tusk y Jean-Claude Juncker), así como a la Alta Representante de la Unión Europea, Federica Mogherini, informándoles del éxito de Gibraltar en la aplicación del Reglamento 36/2012 de la Unión Europea sobre las sanciones contra Siria.

La República de Irán negó que hubiera alcanzado acuerdo alguno y manifiestó que el petróleo (2,1 millones de barriles) no iba rumbo a Siria, pese a la insistencia de Estados Unidos de que asistía a la Guardia Revolucionaria de Irán. Ese país calificó la retención del Grace 1 de "acto de piratería marítima" y advirtió de que su país respondería "en el momento apropiado". Días después, capturó en el estrecho de Ormuz al petrolero británico Stena Impero, que aún no ha sido liberado. Ormuz es un angosto paso entre Irán y Omán por el que cruza una quinta parte del petróleo mundial y que las autoridades iraníes han amenazado con bloquear si las sanciones de EEUU les impiden exportar su crudo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios