Gibraltar

La Royal Navy hostigó a Salvamento Marítimo cuando trataba de frenar el vertido del 'AM Ghent'

  • Una lancha y una patrullera impidieron durante más de media hora que la Salvamar Denébola se aproximase al buque en aguas de la Bahía de Algeciras

El 'AM Ghent', fondeado en la Bahía de Algeciras. El 'AM Ghent', fondeado en la Bahía de Algeciras.

El 'AM Ghent', fondeado en la Bahía de Algeciras. / Erasmo Fenoy

Dos embarcaciones de la Royal Navy hostigaron el pasado viernes durante más de media hora a un barco de Salvamento Marítimo, el Salvamar Denébola, cuando este trataba de aproximarse al AM Ghent con la intención de frenar el vertido incontrolado de combustible a las aguas de la Bahía de Algeciras que se estaba produciendo desde ese mercante de bandera liberiana.

El incidente, ocurrido en aguas jurisdiccionales españolas que la colonia reclama como propias, tuvo lugar pasadas las 10:00, cuando la Salvamar Denébola intentaba acercarse al AM Ghent con medios para controlar el vertido contaminante. Fue en ese momento cuando le salió abruptamente al paso la lancha de la Royal Navy IB22, cruzándose una y otra vez de forma temeraria en su rumbo para impedir que se aproximase al buque.

Minutos después y ante la insistencia de la tripulación española para controlar el vertido, una patrullera la Royal Navy, la HMS Pursuer salió del puerto de Gibraltar y se dirigió directamente hacia la Salvamar Denébola para reforzar el hostigamiento. La tripulación española se vio obligada en varias ocasiones a maniobrar para evitar una colisión con las embarcaciones militares británicas.

El incidente continuó varios minutos más hasta que hizo acto de presencia en la zona una segunda embarcación de Salvamento Marítimo, el remolcador Luz de Mar, más grande que las tres anteriores y que, finalmente, sí pudo desplegar el dispositivo para frenar el vertido y evitar que este llegase a tocar el litoral de La Línea y del núcleo de Campamento, en el término municipal de San Roque.

Un tweet publicado por el gibraltareño Michael J. Sanchez, que se define como observador del movimiento de barcos en el Estrecho y la Bahía de Algeciras, recoge imágenes del hostigamiento de las dos embarcaciones de la Royal Navy a la Salvamar Denébola.

La Salvamar Denébola es una embarcación de alta velocidad y 21 metros de eslora, de gran maniobrabilidad y poco calado, ideal para actuar en circunstancias de emergencia en las que la rapidez de respuesta es fundamental. El Luz de Mar cuenta con 56 metros de eslora y está preparado especialmente para contener vertidos marinos. Tanto el RHIB22 como el HMS Pursuer son embarcaciones militares, la primera una semirrígida de 8 metros de eslora y la segunda una patrullera.

Sin aviso

Como adelantó el pasado viernes esta redacción, las autoridades de Gibraltar no dieron oficialmente aviso a las españolas del vertido de combustible hasta pasadas más de cuatro horas. La alerta por el derrame se produjo a las 6:50, pero el capitán responsable del puerto gibraltareño no telefoneó a su homólogo en Algeciras hasta las 11:00, cuando ya había tenido lugar el incidente narrado y cuando se había perdido un tiempo clave para detener el vertido.

Los expertos consultados por esta redacción indican que Salvamento Marítimo cuenta en la Bahía de Algeciras con más y mejores medios que Gibraltar para actuar ante situaciones de emergencia como las sucedidas. La asociación ecologista Verdemar cifra en 130 las toneladas de combustible vertidas, sin que las autoridades de Gibraltar hayan difundido información hasta el momento de la cantidad derramada.

La actitud de las autoridades llanitas se agrava puesto que, según fuentes españolas, habrían incumplido el convenio internacional para prevenir la contaminación por los buques, el Marpol, que versa sobre la prevención de la contaminación del medio marino por los barcos a causa de factores de funcionamiento o accidentales.

En su articulado, este convenio indica que las autoridades de los países adheridos al mismo deben informar de manera inmediata a sus vecinos de todo accidente o incidente que pudiera afectar a las aguas de terceros, como fue el caso ocurrido ayer. Las autoridades españolas subrayan que, gracias a la rapidez y eficacia de Salvamento Marítimo y de la Capitanía de Algeciras a la hora de activar los medios de contención, se evitó que el combustible tocase la costa española.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios