Camino del Brexit Reino Unido entierra los acuerdos firmados con España sobre Gibraltar

  • El ministro de Boris Johnson para el Brexit lanza un mensaje en Madrid: ayúdennos a quitar la salvaguarda irlandesa del acuerdo de salida porque sin él no se activarán los memorandos

Stephen Barclay, en el desayuno informativo de ayer en Madrid. Stephen Barclay, en el desayuno informativo de ayer en Madrid.

Stephen Barclay, en el desayuno informativo de ayer en Madrid. / Efe

El Gobierno de Reino Unido enterró ayer los memorandos que firmó con España en noviembre del año pasado para regir las relaciones entre el Campo de Gibraltar y el Peñón al menos durante el periodo de transición tras la salida de la Unión Europea (UE). Lo hizo a través de Stephen Barclay, el ministro británico para el Brexit, al que el primer ministro, Boris Johnson, envió ayer a Madrid para lanzar amenazas veladas sobre lo que mucho que se juega España en el acuerdo de salida, en lo que se refiere Gibraltar y su entorno entre otros aspectos.

“Hay 10.000 españoles que cruzan la Verja. No está en el interés de esas personas que no haya una negociación constructiva y positiva. Nosotros apoyamos a Gibraltar indudablemente”, dijo en un desayuno informativo organizado por Europa Press, donde remarcó por si a alguien no le había quedado claro: “Gibraltar muestra lo importante que es tener un acuerdo. No podemos ponerlo en cuestión por falta de flexibilidad”.

Con estas palabras, el enviado de Boris Johnson evidenció la intención del Gobierno británico de ignorar los memorandos de entendimiento alcanzados con España para que se respeten los derechos a uno y otro lado de la Verja, a menos que se supediten a la firma de un gran acuerdo de salida que solvente el escollo de la salvaguarda irlandesa, el famoso backstop. Es decir, en el subtexto del discurso de Barclay no es difícil vislumbrar un mensaje: España debe ayudarnos a convencer a la UE de que suspenda ese punto por el que Irlanda del Norte permanecerá sometida a las reglas del mercado único mientras la UE y el Reino Unido negocian una relación permanente, o lo pagarán los trabajadores españoles en Gibraltar.

Es exactamente lo contrario que viene repitiendo desde hace semanas el ministro de Exteriores español, Josep Borrell, e incluso el ministro principal de Gibraltar, Fabián Picardo. Ambos defienden la conveniencia para la zona de poner en funcionamiento esos memorandos al margen de cómo se produzca la salida, sea el 31 de octubre o después. Picardo consideró el pasado viernes que Gibraltar es “un socio fiable para cualquier acuerdo que se pueda llegar en este momento difícil del Brexit”. “Lo hemos demostrado en relación a los memorandos que son parte del Acuerdo de Retirada que, aunque aún no son vinculantes, porque el Acuerdo no ha entrado en vigor, Gibraltar ya demuestra que estamos dispuestos a cumplir lo que serían nuestras obligaciones si lo hicieran. Y creo que por ahí pasa el futuro. De ser socios y de tener buenos pactos que sean en beneficio de las poblaciones de ambos lados de la frontera”, manifestó.

Stephen Barclay prosiguió con su discurso sobre el Peñón: “Si no hay acuerdo... ¿va en interés de la economía nacional? Estamos dispuestos a seguir negociando como hemos hecho hasta ahora para defender los derechos de los ciudadanos. No pongamos en riesgo estas cosas por falta de flexibilidad”. La flexibilidad a la que se refiere se refiere a lo que llamó una solución “creativa” sobre el backstop. “Necesitamos una solución ingeniosa. Si hay salvaguarda ahora no podremos llegar al acuerdo. Eso no lo podemos cumplir y nos movemos en una zona sin salida”, reiteró Barclay, quien dejó claro en Madrid el mensaje: “El Reino Unido quiere un acuerdo, pero queda poco tiempo”.

Barclay advirtió además que la economía española en general acusaría el impacto de un Brexit duro y expresó sus dudas de que las pequeñas y medianas empresas españolas estén preparadas para este escenario. “La Comisión Europea asegura estar totalmente preparada ante esta eventualidad, pero no todas las medianas y pequeñas empresas de Europa lo están. Dudo que las pymes españolas estén preparadas para un no acuerdo”, incidió. El 7,2% de las exportaciones españolas (unos 19.000 millones) tienen como destino Reino Unido, mientras que el 4% de las importaciones españolas (unos 11.400 millones) proceden de este país, según datos de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios