Elecciones municipales

Los Barrios: gestión y obras frente a la pesada losa de la deuda

  • El gobierno barreño resalta el control del agujero económico como un factor decisivo para poder desarrollar inversiones

Varios niños juegan en el parque del tren de Los Barrios, rehabilitado durante el mandato. Varios niños juegan en el parque del tren de Los Barrios, rehabilitado durante el mandato.

Varios niños juegan en el parque del tren de Los Barrios, rehabilitado durante el mandato. / Erasmo Fenoy

Comentarios 2

Podrían contarse casi con los dedos de una mano las sesiones de Pleno de estos últimos cuatro años en el Ayuntamiento de Los Barrios en las que no se ha hablado de la deuda municipal. Ha sido uno de los temas recurrentes del debate entre el gobierno municipal del Partido Andalucista y el Partido Socialista, como principal grupo de la oposición.

Los primeros consideran que a lo largo de su segundo mandato al frente de la localidad han logrado parar la bola y mantener los números rojos bajo control, además de poner en marcha numerosas obras y una mejora de los servicios públicos mediante una férrea disciplina de gasto.

Los segundos, por el contrario, sostienen que a día de hoy el agujero es aún mayor como consecuencia de decisiones del alcalde, Jorge Romero, entre las que citan el despido de personal de 2012 anulado el pasado año en la mayoría de los casos por el Tribunal Supremo, la disolución de las empresas municipales de 2011 aún pendiente de resolverse judicialmente y una pérdida general de patrimonio.

El mandato de 2015 a 2019 que ahora llega a su fin echó a andar con diez concejales para el grupo andalucista como formación mayoritaria, a uno de la mayoría absoluta. Los mismos ediles que logró en 2011, aunque en esta ocasión los andalucistas han gobernado en solitario. El Partido Popular –en coalición con el PA de 2011 a 2015– optó esta vez por apoyar un acuerdo de gobernabilidad con su correspondencia en la Mancomunidad de Municipios. Una fórmula distinta pero, en esencia, con el mismo efecto: lograr la aprobación sin sobresaltos de los principales asuntos del mandato y los presupuestos.

En estos cuatro años, el equipo de gobierno se ha acogido a las iniciativas del Gobierno central para agrupar y ordenar el ingente agujero municipal cifrado en unos 220 millones de euros. De una estructura de débitos dispersa en 2011, con deuda a entidades públicas como Hacienda y la Seguridad Social (59 millones), a entidades bancarias (21 millones), a proveedores (33 millones) y por litigios perdidos (casi 30) sin contar con las empresas municipales (otros 100 millones), el segundo mandato del PA concluye con estas cifras agrupadas bajo un tipo de interés inferior al 1% y un calendario de pagos a varios años vista.

El “balón de oxígeno” de la ordenación de la deuda ha permitido, según el gobierno local, afrontar en estos cuatro años obras y mejoras en la localidad. Entre ellas, la recuperación del parque del tren (260.000 euros), la reconstrucción de la carretera de acceso este (1,28 millones de los que el Ayuntamiento aportó 780.000) y más de 25 kilómetros de calles reasfaltadas. Son algunos de los ejemplos de más de una treintena de actuaciones en calles y plazas junto con la compra de equipamientos y una reforma del propio edificio consistorial. También reabrió la piscina municipal (en 2017), se han construido nuevos viales, ampliado el cementerio y mejorado las infraestructuras deportivas.

La gestión del personal municipal ha sido otro de los asuntos afrontado por el equipo andalucista en su segundo mandato. En 2012, el gobierno local despidió a 115 empleados públicos (mediante amortización de plazas) de los que más de 70 han acabado ganando en los tribunales. De ellos, un total de 59 se han reintegrado en el Ayuntamiento. El PSOE considera este largo episodio (social y judicial) como un fracaso de la gestión del PA. Los andalucistas, por su parte, apuntan que pese a las indemnizaciones pagadas a este personal (por unos 13,4 millones de euros), el Ayuntamiento se ahorró 30,6 en siete años.

Una vez acomodada la plantilla, el gobierno andalucista se cierra con un nuevo convenio colectivo para el personal laboral del Ayuntamiento y un acuerdo regulador para los funcionarios prácticamente cerrado. Una situación que dista mucho de las tensiones, negociaciones rotas y manifestaciones sindicales que marcaron el primer mandato de Romero.

Otro de los hitos del periodo corporativo que ahora llega a su fin lo constituye el nuevo convenio para rebajar el precio del agua y mejorar los servicios de basura que presta la empresa pública comarcal Arcgisa. Largamente negociado incluso desde el primer mandato de Romero, el acuerdo fue aprobado a principios de año y sigue sus trámites para entrar en vigor en los próximos meses.

En esencia, se basa en una minoración del precio del agua de hasta el 15% (condicionado al superávit en el servicio local), 300.000 euros anuales en mejoras para la red de suministro, modernización de la recogida de basuras y el pago de un canon de 2 euros por cada tonelada de basuras que llegue a la planta de tratamiento y vertedero de Los Barrios. También se ha puesto en marcha la redacción de un plan estratégico para definir el modelo de ciudad y principales actuaciones hasta el año 2031.

La reapertura del acceso este a Los Barrios, en julio de 2018. La reapertura del acceso este a Los Barrios, en julio de 2018.

La reapertura del acceso este a Los Barrios, en julio de 2018. / Erasmo Fenoy

El nuevo gobierno barreño tendrá como principal reto mantener la deuda bajo control para evitar los incumplimientos del rígido calendario de pagos. Y mejorar el nivel de calidad de los servicios públicos sin disparar el nivel de gasto.

La promoción de viviendas sociales es una de las grandes cuestiones pendientes y reconocida por el gobierno saliente. El municipio cuenta con suelos disponibles pero carece de capacidad financiera para la construcción directa, por lo que el futuro equipo tendrá entre sus tareas lograr el apoyo de otras administraciones como la Junta de Andalucía, a la que también se le demanda desde hace años la construcción de al menos un nuevo colegio.

Como obras e infraestructuras pendientes, el Paseo de la Constitución requiere de una rehabilitación a fondo (la última fue en los años 80) junto con la terminación de la plaza de toros La Montera. Así lo decidieron los ciudadanos en una consulta popular celebrada en abril de 2016 y todo está prácticamente listo para que la Diputación comience las obras.

Ante las elecciones del próximo domingo 26, los barreños tendrán opción de elegir entre cinco candidaturas. La del PA se ha reconvertido, ante el ocaso andalucista, en la formación local Los Barrios 100x100 y estará encabezada por el hasta ahora portavoz Miguel Alconchel. Jorge Romero, quien se comprometió en 2011 a no estar más de ocho años como alcalde, va en las listas en sexta posición. Salvador Puerto (PSOE), David Gil (PP) y Rubén Castillo (Podemos), repiten como alcaldables frente a Pedro González (Ciudadanos) como única cara nueva en los carteles. El PIBA 2000 del recientemente fallecido Miguel Domínguez se ha integrado en el PSOE mientras que Solución Ciudadana (un partido local que rozó un edil en 2015) no concurre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios