Algeciras CF - Real Jaén | Fase de ascenso a Segunda B De superior categoría

  • El Algeciras-Real Jaén dobló con seis mil espectadores al segundo partido con más público de las eliminatorias a Segunda B, el Arandina-La Nucía

  • El Nuevo Mirador sólo fue batido el pasado domingo por el Rico Pérez y el Cartagonova, dos estadios de dos colosos que aspiran a subir a Segunda

Los jugadores del Algeciras y el Real Jaén se saludan con el fondo sur lleno de colorido. Los jugadores del Algeciras y el Real Jaén se saludan con el fondo sur lleno de colorido.

Los jugadores del Algeciras y el Real Jaén se saludan con el fondo sur lleno de colorido. / Erasmo Fenoy

El Algeciras CF y el Real Jaén CF disputan una eliminatoria de muchos quilates. Todo el mundo coincidió cuando el sorteo de Las Rozas emparejó a estos dos clubes históricos y el Nuevo Mirador lo confirmó el pasado domingo en el partido ida con 6.000 espectadores en las gradas que brindaron un ambiente de lujo, impropio de la Tercera división y de muchos campos de la Segunda B. De hecho, el triunfo de los albirrojos dobló en público al segundo encuentro con más público entre los que pelean por subir a la categoría de bronce. Es más, el templo algecirista sólo fue batido por el Rico Pérez y el Cartagonova, dos colosos que aspiran a subir a Segunda.

Lo del Algeciras y el Nuevo Mirador en las tardes grandes ha llenado muchas páginas a lo largo de la historia, pero no por ello deja de ser llamativo. A su rival, el Real Jaén le pasa lo mismo a estas alturas. Por afición se le queda chica la división. Los de la ciudad del Santo Reino metieron diez mil almas la última vez en la Nueva La Victoria y confían en repetirlo el próximo domingo en el duelo de vuelta (20:30).

El Algeciras-Jaén registró unas seis mil gargantas, muy cerquita del lleno que el estadio de La Menacha alcanza con unos siete mil quinientos asientos. Aunque pueden entrar más, como el día del Tropezón, porque son muchos los que suelen ver el fútbol de pie. Las costumbres que en algunos casos nunca cambian. Pues bien, el segundo partido con más público de todos los jugados en la segunda ronda por el ascenso a Segunda B fue el Arandina-La Nucía con unos 3.000 espectadores en El Montecillo. Se le acercó otro duelo de gallitos, el Moralo-Linares con unos 2.800 hinchas. En ambos casos, la mitad de la atmósfera que congregó el coliseo albirrojo.

El Alcobendas-Zamora reunió unos 2.000 espectadores en Madrid, con medio millar de forofos zamoranos, y el Móstoles-Socuéllamos llegó a los 1.800 aficionados en El Soto porque el Yugo arrastró casi la mitad. Muy cerca de esas cifras anduvieron los envites entre el Villarrubia-Bergantiños en Ciudad Real y el Alondras-Portugalete en Cangas del Morrazo.

Por encima de los mil espectadores se vivió el playoff en el Prat-Tamaraceite (con el verdugo del Ceuta como local), el Unión Viera-Lorca Deportiva, el Numancia B-Cádiz B en la Ciudad del Fútbol Francisco Rubio Garcés, el Utrera-Mallorca B en el San Juan Bosco, el Villarrobledo-Gimnástica Segoviana o Las Rozas-Logroñés.

Por debajo del millar de público también hubo varios encuentros como el Alavés B-Escobedo, el Poblense-Sestao, el Mutilvera-Marino de Luanco, el Formentera-Lealtad y El Palo-Tarazona, éste último con unos quinientos incondicionales en el campo San Ignacio de la barriada malagueña. Todos tienen derecho a soñar con la Segunda B.

El templo algecirista superó el aforo del Mirandés-Recre y el Melilla-Baleares, de la categoría de bronce

La fiesta vivida en el Nuevo Mirador, con su éxtasis en el minuto 87, superó también a dos de los cuatro encuentros que se jugaron en la fase de ascenso a Segunda ya que el Mirandés-Recreativo en Anduva y el Melilla-Baleares en el Álvarez Claro sólo congregaron a unos 4.000 espectadores cada uno, aunque el Decano a buen seguro que duplicará o triplicará esa cifra en la vuelta.

Únicamente dos estadios batieron los registros del feudo algecirista: el Rico Pérez de Alicante con 18.500 gargantas en el Hércules-Logroñes y el Cartagonova con 14.000 almas en el Cartagena-Ponferradina. Eso sí, hablamos de dos de las plazas más potentes de la Segunda B, con dos grandes ciudades a la espalda y con un pasado muy reciente en la categoría de plata.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios