Algeciras CF | El rival El Cádiz B, el candidato que no hace ruido

  • El líder recibe el domingo al tercero, que viene de su segunda derrota

  • El filial encarna la contundencia de su entrenador, el exalgecirista Juanma Pavón

  • Flere y Nieto, convocados este sábado con el primer equipo ante el Barça

El filial del Cádiz celebra un gol esta temporada en El Rosal. El filial del Cádiz celebra un gol esta temporada en El Rosal.

El filial del Cádiz celebra un gol esta temporada en El Rosal. / Cantera Cádiz

El líder recibe este domingo (12:00, a puerta cerrada) al tercero. Dicho de otra forma, el Algeciras CF se las verá con el Cádiz B en un pulso directo por los puestos de privilegio del grupo IV-A de la Segunda B. Seis puntos separan al invicto equipo de Salva Ballesta del que tutela Juanma Pavón.

El Algeciras, tras su quinta victoria consecutiva de la temporada, vuelve a casa para cerrar el 2020 con dos encuentros seguidos. El primero trae en la séptima jornada al Cádiz B, un filial que es el fiel reflejo de su entrenador y que sigue al pie de la letra la doctrina que ha conducido al éxito al primer equipo, el de Álvaro Cervera. El meta Juan Flere y el atacante Nieto han sido convocados por Cervera este sábado para el duelo con el FC Barcelona en Carranza.

Los amarillos visitan el Nuevo Mirador, una plaza en la que no pierden desde 2010, después de haber sufrido su segunda derrota del curso. El filial perdió su condición de invicto en la tercera jornada ante la Balona (1-2) y el pasado domingo cayó en el último suspiro en el campo del Tamaraceite (1-0). Tres victorias (Las Palmas Atlético, San Fernando y Marino) y un punto de mérito en Marbella hacen que el Cádiz B se mantenga en la zona noble con 10 puntos, como una de las agradables sorpresas del inicio liguero.

El filial del Cádiz mantiene buena parte de la columna vertebral de la pasada andadura y su mentor, el exalgecirista Pavón, el hombre que logró el histórico ascenso hace dos veranos, junto al Algeciras.

Baró, Flere, Nieto, Saturday... nombres que destacan

La plantilla dispone de varios jugadores que sobresalen a primera vista: el meta catalán de origen argentino Juan Flere o el lateral zurdo Marc Baró (internacional sub-16, que pasó las canteras de Valencia y Barcelona y por el Girona) que la temporada pasada llegó a participar en dos jornadas con el equipo que entonces militaba en Segunda. Otro que ya estaba en el plantel cuando terminó el curso es el central nigeriano Saturday Keigo, que incluso sonó en pretemporada como posible cesión para algún equipo de Segunda, pero el Cádiz prefirió dejarlo en la recámara. El centrodelantero cordobés Manolo Nieto (ex del Betis B), el artífice del último empate cadista en La Menacha, tardó en aclimatarse, pero esta temporada ya la comenzó abriendo el triunfo sobre Las Palmas Atlético. Siguen también promesas currantes como Javi Pérez, Javi Duarte, Chapela o Jordi Tur.

El Cádiz B se reforzó con Albert Vázquez (Cartagena B), Javi Martín (La Nucía), Joel Jorqueras (Club Esportiu Europa,) el camerunés Toussaint Berenger (Union Sportive Douala, equipo de la Primera división de Camerún), el internacional serbio Dragiša Gudelj (Vitória Guimarães, llegó a jugar una treintena de partidos en la Segunda Suiza con el Ajax B y el FC Wohlen), Carlos Blanco (que tras formarse en la cantera del Barça llegó a debutar con la Juve esta pretemporada), el panameño Cristian Martínez (que regresa tras estar cedido en el Recre), Álvaro Espínola (Huétor Vega), el uruguayo Juan Manuel Boselli (Atlético Mineiro y Girona) y posiblemente el que hizo más ruido, Kike Carrasco (canteras de Rayo, Alavés) que en la 2019-20 llegó a debutar y marcar con el Extremadura en Segunda.

El filial cadista, pese a su condición de filial, despliega un fútbol muy similar al que ha llevado al éxito a Álvaro Cervera en la primera plantilla. Pavón dibuja un 1-4-1-4-1 en el que su parte de atrás no tiene reparos en mostrarse muy contundente, para que sean los jugadores de arriba los que tratan de rentabilizar segundas jugadas. Tras pérdida, presión asfixiante sobre el rival que conduce el balón y, si se complica, ningún futbolista duda en cometer una falta táctica para frenar al contrincante. El precepto es crear jugadores que sepan competir.

El duelo provincial entre Algeciras y Cádiz ya se ha convertido en habitual en las últimas temporadas, primero en Tercera división y ahora en Segunda B. El de este domingo llega con las espadas en todo lo alto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios