Tamaraceite - Algeciras CF Un partido casi redondo que deja a medias (1-1)

  • El Algeciras domina, pone las ocasiones y se adelanta, pero concede el empate en su único descuido cuando ya tenía la victoria bajo el brazo

  • Ubis marca en el 59' después de que Nauzet amargue la mañana a Canillas

  • Los de Ballesta mantienen la ventaja sobre sus perseguidores

Edu Ubis bate a Nauzet en Tamaraceite. Edu Ubis bate a Nauzet en Tamaraceite.

Edu Ubis bate a Nauzet en Tamaraceite. / UD Tamaraceite

El Algeciras CF estuvo a punto de bordarlo, de cuajar el partido perfecto, pero ese casi no alcanzó para ganar en el todavía inexpugnable Juan Guedes. El líder firmó un empate ante la Unión Deportiva Tamaraceite en el duelo por todo lo alto entre primero y segundo del grupo IV-A de la Segunda B. Un punto que muchos habrían dado por bueno antes del viaje a Las Palmas, pero que, visto lo visto, supo a poco con todo lo que hizo la escuadra de Salva Ballesta. ¿Qué más tiene que hacer un equipo para redondear un partido tan completo? Algo que el Algeciras hacía de lujo en la primera vuelta: eliminar errores fatales.

Un fallo a la hora de sacar el balón desde atrás dejó sin dos puntos al Algeciras en el Juan Guedes. Un solo descuido. Por contra, los de Ballesta gozaron de más de media docena de ocasiones de gol claras y solo transformaron una. Es verdad que Nauzet García se vistió de héroe en la primera parte, pero el líder tiene que ser mucho más eficaz con todo lo que genera.

El líder sigue siendo líder, que quede claro, con las mismas distancias sobre sus perseguidores tras la 14ª jornada de las 18 que tiene el grupo. Los resultados acompañaron -todo empates- y en la recámara está la bala extra del aplazado ante Las Palmas Atlético. Por eso, los más exigentes saben lo que habría significado una victoria en Tamaraceite, un golpe casi definitivo para asegurarse un sitio entre los tres mejores. Puntito a puntito va a tocar sufrir hasta que la manzana caiga del árbol por sí sola.

El Algeciras sorprendió en Tamaraceite con un once novedoso en la forma y también en el contenido. Salva Ballesta apostó por un centro del campo con Armando, Álex Barrera -titular por primera vez-, Yelko Pino y Raúl Hernández. Barrera y Armando hacían de visagra con la zaga, Yelko dio mucho sentido a la zona de tres cuartos y Raúl se vació a la hora de currar. Arriba, una dupla inédita con Edu Ubis y el también debutante de inicio Canillas. Los dos delanteros se combinaron a la perfección para crear todo tipo de oportunidades. La retaguardia por delante de Vallejo, la esperada.

Los visitantes salieron mordiendo, con actitud, con la intensidad requerida en un campo tan peculiar como el del Tamaraceite. El Juan Guedes, que parece incrustrado en un paisaje como el de Pelayo, es casi un futbolín con un césped artificial impropio para practicar el fútbol, con un bote la mar de peligroso.

El Algeciras, que dio el primer recadito a David González a los pocos segundos, fijó su idea pronto de salir con paciencia desde atrás, tocando a veces en exceso en su área pequeña, buscando la presión de los canarios. El Tamara, incómodo en ese papel de ir tras la pelota, protagonizó el primer acercamiento con un disparo de Toni Segura en el 8', desviado pero con bastante intención, y poco después con otro blandito de López Silva.

Pero la primera gran oportunidad del encuentro la tuvo el Algeciras en el minuto 17 con una llegada rápida en la que Canillas se topó con Nauzet después de Raúl y Ubis no acertasen a disparar. El protagonismo del portero del Tamaraceite se incrementó en el 20' con un remate de Ubis que iba para adentro en una jugada que impulsó Melchor, muy activo por el costado derecho de los albirrojos. Eran los minutos de un Algeciras que en el 23' la volvió a tener con un gran disparo de Canillas desde lejos que despejó Nauzet. No hay tres sin cuatro por eso en el minuto 38, un robo de Yelko, propició una clarísima ocasión de Canillas que desbarató Nauzet. Cuatro, cuatro oportunidades claras, tuvo el Algeciras para plasmar su superioridad.

El Tamara solo llevó peligro en el primer acto cuando el mariscal de campo David González pudo levantar la cabeza y conectar arriba, casi siempre con López Silva o Casais, pero es que el aparato defensivo algecirista no concedía ni una. La última, antes del descanso, fue para el Tamaraceite con una falta de Toni Segura que se marchó fuera por poco.

A la vuelta del intermedio, los de casa movieron el banquillo pero el Algeciras continuó con su plan de batalla. Raúl lo intentó con un disparo alto en el 48' y en el minuto 54 Nauzet volvió a interponerse en el camino del gol de Canillas. Es increíble lo que generó el malagueño, beneficiado también por el trabajo sucio de Ubis.

Estaba al caer y cayó del lado del que más achuchaba, en parte gracias a un error del Tamaraceite que el Algeciras convirtió en una contra letal en la que Canillas cedió generoso a Ubis para que superase al imbatible Nauzet en el minuto 59.

A partir del 0-1 comenzó otro partido, con un Algeciras más canchero, jugando inteligente con el tiempo y la ventaja. Ballesta empezó a introducir cambios, entre ellos la esperada reaparición de Yago Pérez. Fueron saliendo jugadores que lo habían hecho de maravilla como Yelko, Ubis, Canillas... El reloj corría y era lo natural.

El Tamaraceite quemó las naves y Trujillo sacó todo el arsenal que le quedaba. Daba la sensación de que si el Algeciras se mantenía firme, los tres puntos estaban en la buchaca. Sin embargo, poco después de una falta lanzada arriba por Quintero en el minuto 81, se produjo el error fatal a la hora de salir con el balón jugado desde el marco de Vallejo. La pérdida habilitó a Asdrúbal cerca de la frontal con un chutazo imparable para el burgalés. Un gol totalmente evitable, una concesión que el Algeciras infalible de la primera vuelta rara vez hacía, y que costó dos puntos ante el Marino.

Con las tablas se abrió un nuevo asalto, con el Tamara envalentonado y el Algeciras sin respuesta porque los últimos minutos estaban planeados para buscar las cosquillas más que otra cosa, con Alvarito Romero y Llinares como hombres más adelantados. La tuvo Quintero en el minuto 90 para el Tamara pero salvó Vallejo. El pitido final del árbitro fue lo mejor que pudo pasar en el Juan Guedes, donde a unos le sabía a gloria y otros se les quedaba cierta cara de perplejidad después de semejante derroche. Así es el fútbol, aciertos y errores, por encima de todo.

El Algeciras, que solo ha ganado un partido en 2021 y encadena cuatro desplazamientos sin vencer, se mantiene aferrado al liderato, ahora con 26 puntos, dos más y un partido menos que el Tamaraceite. El resto de resultados acompañaron ya que el San Fernando igualó sin goles con Las Palmas Atlético (sigue a tres) y la Balona firmó tablas con el Recreativo (a tres y con un partido más). El Sanluqueño revivió al ganar en el descuento a un Marbella que ya queda casi desahuciado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios