Algeciras CF | Crisis deportiva e institucional El Algeciras, en la encrucijada

  • La afición aguarda la decisión de una directiva que se debate entre seguir o adelantar las elecciones

  • Con el equipo ya en descenso y sin secretario técnico, el club precisa medidas y pensar en enero

La Tribuna del Nuevo Mirador, con la directiva en el palco. La Tribuna del Nuevo Mirador, con la directiva en el palco.

La Tribuna del Nuevo Mirador, con la directiva en el palco. / Erasmo Fenoy

La derrota del pasado domingo ante el UCAM no ha hecho más que azuzar la convulsión que rodea al Algeciras CF. El equipo de Emilio Fajardo pisa por primera vez esta temporada la pantanosa zona de descenso, el entrenador pasa por un momento complicado tras siete partidos sin ganar y hasta los mismos cimientos de la institución se tambalean después de que la directiva abriese la puerta a un adelanto electoral. Ricardo Alfonso Álvarez y su junta tienen previsto tomar una decisión en firme lo antes posible. Y en el horizonte aparece ya la visita del próximo domingo al Romano de Mérida (17:00) en una final por adelantado.

El algecirismo está preocupado. Entre la cautela y el pesimismo, la masa debate y difiere con opiniones de todo tipo, pero la mayoría coincide en un punto en común: ¿elecciones la vista, sí o no? El presente y el futuro de la entidad se juegan en esta pregunta que marca todo lo que pueda suceder lo que resta de campaña en el regreso del club a Segunda B. Ese ascenso que tanto trabajo y sacrificio costó hasta tocar la cima en Socuéllamos.

La directiva tiene que deshojar si convoca elecciones ya o si se mantiene al frente de la nave y toma las decisiones necesarias, empezando por cubrir la plaza vacante de secretario técnico tras la salida de Mané. Y es que la marcha del algecireño parece que fue la chispita que terminó por prender el ánimo de una junta bastante quemada, entre otras cosas, por las críticas. La trituradora algecirista desgasta y mucho, tanto es así que Ricardo Alfonso Álvarez y los pocos que se sostienen junto a él sopesan seriamente adelantar unas elecciones que estaban previstas para mayo o junio, una vez finalizase el campeonato. La actual junta cumple cuatro años en febrero, cuando aterrizó como gestora también en Segunda B, pero es en verano cuando se constituyó en directiva.

Cualquier movimiento en la parcela deportiva pende de la postura que tome la directiva esta semana ya que en su ánimo no está el dejar lastres como sería traer a otro entrenador, otro secretario técnico o fichajes y bajas. Una responsabilidad que recaería en la junta que entrase llegado el caso. Pero la realidad clasificatoria y sobre todo las sensaciones que desprende el equipo albirrojo empujan a pensar que van a hacer falta medidas.

Entre los socios, por lo que se palpó en la pasada asamblea, el deseo es que sigan los actuales dirigentes más allá de puntuales desacuerdos. La gestión económica respalda a estos rectores. Lo que la masa sí demandó es la toma de decisiones en una parcela deportiva que ha quedado desgobernada y agilidad a la hora de prepararse para el mercado de invierno, decisivo hace un año y seguramente vital en este 19/20.

El Algeciras tiene que estar preparado en todos sus estamentos para lo que pueda venir. La responsabilidad, con casi 2.500 abonados y con un presupuesto cercano al millón de euros, es la mayor de las últimas temporadas. Ni el equipo iba a pelear por la liguilla en septiembre ni ha descendido en noviembre. Hay tiempo, hay margen y una hinchada que a pesar de todo siempre está al pie del cañón. Todo el mundo dice que con una victoria el panorama cambiaría por completo... Pero ¿y si no llega esa victoria en Mérida? 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios