Algeciras CF - Sevilla Atlético | Pretemporada (0-1) Al Algeciras todavía le queda

  • Los albirrojos, de más a menos tras la lesión de Yago, caen por la mínima ante un rival tan joven como descarado

  • Debuta el mediocentro Corbalán y Ubis está desacertado en dos claras ocasiones

Yago e Iván, encima del sevillista Carlos. Yago e Iván, encima del sevillista Carlos.

Yago e Iván, encima del sevillista Carlos. / Erasmo Fenoy

El Algeciras CF sigue en periodo de rodaje y parece que todavía le queda un trecho para llegar a ser lo que se espera. El equipo de Salva Ballesta saldó con una derrota por la mínima (0-1) su test ante el Sevilla Atlético en el Nuevo Mirador, en un ensayo con cartel de Segunda B y aforo limitado a 800 espectadores. Los albirrojos, sumidos en el particular laboratorio de pruebas de su técnico, fueron de más a menos, con especial desacierto arriba y, durante un buen tramo, a merced de un rival tan joven como descarado.

El quinto partido de la pretemporada deja la segunda derrota de los algeciristas, pero, más allá de un resultado anecdótico, evidencia los muchos ajustes que el entrenador debe realizar y la transición hacia un estilo que para muchos aficionados aún no queda lo bastante definido. El Algeciras, partiendo de la identidad con la que paró la pasada temporada -esa garra, esa intensidad- quiere ir hacia un nuevo concepto de fútbol que no va a ser cosas de dos días ni de dos semanas.

Vaya por delante que hubo un Algeciras con Yago Pérez y otro Algeciras sin el gallego. El mediocentro se tuvo que retirar con molestias a los 24 minutos y su ausencia marcó un punto de inflexión. No fue hasta el último tramo, cuando debutó el recién llegado (y todavía no anunciado) Corbalán, que los albirrojos volvieron a tener algo parecido a un timón en la zona ancha, donde Salva está experimentando con Juanma Justo, con Raúl Hernández y con casi todos los centrocampistas de la nómina.

Las bandas volvieron a suponer un dolor de cabeza para los locales, como la tarde del Córdoba. El filial sevillista hizo bastante daño, sobre todo en el segundo acto y pudo haberse llevado una renta más amplia. Nada ocurre por casualidad -suele repetir el técnico- y queda el consuelo de que estos encuentros están para eso, para atreverse, para tantear a los futbolistas fuera de su zona de confort, para ver hasta dónde llegan los límites.

El Algeciras comenzó ante el Sevilla Atlético con buenos compases. Con un once desplegado en 1-4-4-2 en rombo: Vallejo en la portería; Melchor y Llinares en los laterales y Robin y Benítez como centrales; Yago Pérez en el mediocentro, con Dani Sales e Iván al lado y Yelko por delante; y arriba con los delanteros Edu Ubis y Marcos Mendes. Pintaba bien.

Un disparo de Sales y una falta lanzada por Yago fueron los primeros avisos albirrojos, pero la ocasión más clara la tuvo Edu Ubis en el minuto 12 tras el error del meta sevillista al sacar el balón. El goleador intentó una vaselina que se le fue por alto. La réplica de los cachorros de Nervión llegó en el minuto 19 en una transición rápida que Casas remató a un palo. El primer desajuste y la primera concesión.

El Algeciras se encontraba bien plantado pero entonces Yago sintió molestias y pidió el cambio. No era cuestión de arriesgar con el vigués tras su larga inactividad. Entró Rául Hernández a la medular, pero el Algeciras fue perdiendo las manijas hasta que en el minuto 37 una rápida contra del filial del Sevilla acabó en el 0-1. Hasta tres veces remataron a puerta los de Paco Gallardo: la primera la salvó Vallejo, la segunda se topó con Benítez y la tercera la enganchó a la red Zarzana. Un remate de Ubis fue el último conato de los albirrojos antes del descanso.

Con el segundo periodo empezaron a llegar los cambios en uno y otro bando. Salva insistió con Justo en una zona donde no se le vio cómodo y dio aire al ataque con Álvaro Romero. El sevillano fabricó en el minuto 54 la segunda oportunidad clara de los algeciristas con un pase entre líneas a Ubis, que marró. No era el día del riojano.

El Sevilla Atlético, un incordio constante con chavales como Carlos, Simo o Paco Fernández, aprovechó los espacios, sobre todo por los costados y pudo hacer bastante daño. Vallejo sacó una mano providencial en el 56' a Nacho Quintana y Vázquez casi marca en el 58'.

Esta vez Juan Serrano fue el único canterano que tuvo unos minutos -no lo hizo mal- y la grada presenció el estreno del último ¿fichaje?, el mediocentro Armando Corbalán, que se coló en esa zona ancha y lo hizo fácil. Volvieron a agradar gente joven como Llinares o Alcázar, sub-23 que van a aportar desde el primer momento. No salió Fulton Medina, convocado por primera vez, ni tuvo un minuto el algecireño Pablo de Castro ni los otros dos porteros.

¿Cómo marcha el Algeciras? Sigue siendo una incógnita. En poco más de dos semanas empezaremos a salir de dudas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios