EUROPA SUR En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Fútbol | Crisis del coronavirus Y la próxima liga ¿para cuándo?

  • La Española fija la disputa del play-off exprés a finales de julio

  • Muchos clubes barajan mediados de octubre como arranque de la próxima campaña

  • El temor a un rebrote del coronavirus propicia que otros hablen de diciembre

El balono Albisua sujera al algecirista Karim en el Algeciras-Balona del pasado mes de diciembre El balono Albisua sujera al algecirista Karim en el Algeciras-Balona del pasado mes de diciembre

El balono Albisua sujera al algecirista Karim en el Algeciras-Balona del pasado mes de diciembre / E.S.

El anuncio por parte de la Federación Española de Fútbol de que el denominado play-off exprés tanto en Segunda B como en Tercera división se jugará, en caso de que las limitaciones sanitarias lo permitan, entre el 18 y el 26 de julio ha dado lugar a innumerables hipótesis sobre cómo y cuándo se jugará la temporada próxima en las dos categorías. La fecha de comienzo es, de momento, una absoluta incógnita y mientras hay expertos que vaticinan que la primera jornada se disputará durante el mes de octubre, los más pesimistas hablan de diciembre… e incluso enero de 2021.

Los clubes de Segunda B, categoría en la que militan la Real Balompédica Linense y el Algeciras Club de Fútbol, y Tercera división, en la que lo hace la Unión Deportiva Los Barrios, que tienen derecho a jugar la peculiar fase de ascenso de la presente andadura ya están en ello. En lo que respecta al grupo IV el Marbella ha sido el último en sumarse a los entrenamientos. Con medidas incómodas para el trabajo. Y también muy costosas.

En el caso de que la curva de infectados por el Covid-19 (coronavirus) permanezca a la baja y, por ende, el Gobierno no decrete un nuevo confinamiento, las fases de ascenso, con eliminatorias a un solo partido y en sede única darían pie a que se conociesen los equipos que dan el salto de categoría con un mes de retraso con respecto a campañas precedentes. Nada que resultase insalvable de cara al futuro.

Sin embargo, el repetido anuncio de que podría producirse un rebrote de la crisis sanitaria en otoño y las exigencias de que los partidos se disputen a puerta cerrada provocan en el fútbol no profesional más que una incertidumbre, una angustia. La pregunta que los directivos se hacen de momento en privado, es ¿pueden los clubes, que no tienen el soporte de las televisiones como sucede en Primera y Segunda, hacer frente a la competición (nóminas, desplazamientos...) sin ingresos por taquillas?

El problema va más allá. Todas las entidades presumen que su número de abonados va a sufrir un importante recorte y lo mismo sucederá con su publicidad, tanto la de patrocinio como la estática. Por un lado las empresas que suelen ayudar a los clubes no atraviesan, en la mayor parte de los casos, su mejor momento. Y por otro ¿es productivo poner un anuncio en un estadio que estará vacío casi con total seguridad al menos hasta diciembre?

Una fase regular de solo 18 jornadas

Ante este cúmulo de dudas sin resolver diversos medios –Europa Sur se hizo eco de ello- ya desvelaron que el sistema de competición de la campaña próxima será diferente, con lo que se ha dado en llamar subgrupos de diez, que en realidad no son más que un mayor número de grupos (10) con menos participantes (también 10).

Una de las intenciones de ese modelo es que si apareciese el temido rebrote no fuese necesario cancelar la competición regular, como ha sucedido esta temporada, sino que existiese margen para un parón, ya que la fase regular sólo tendría 18 jornadas.

Quienes defienden esta teoría entienden que lo oportuno –siempre que las condiciones lo permitan- es conceder un mes (agosto) de descanso al término de las esta vez más que nunca mal llamadas liguillas.

A partir de ahí, con pretemporadas de seis/siete semanas y pretemporadas en septiembre las competiciones podrían arrancar a mitad de octubre y, si no surgiese adversidad alguna, incluso llevar a cabo un breve paréntesis durante la Navidad.

Enfrente se sitúan los más radicales, que apelan a la economía. Estos teóricos entienden que en caso de arrancar en octubre los clubes deben abonar como mínimo ocho nóminas a sus jugadores en una andadura con escasos ingresos.

Ante eso proponen aplazar el arranque de la competición a diciembre, jugar la primera fase (18 jornadas) hasta mayo y en junio, un play-off de ascenso a la Segunda B Pro, que parece que acabará por llamarse Liga Federación Española. En esa hipótesis incluso barajan la opción de que ya se hubiese abierto la mano y se pudiesen disputarse los partidos con público en las gradas. Al final, aunque nadie se atreve a decirlo todavía, la palabra la tiene el coronavirus.

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios